Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Los agricultores egipcios temen que aumenten las tensiones sociales por la escasez de agua

Los agricultores inspeccionan las plantas de trigo durante su proceso de producción en la provincia del Delta del Nilo de al-Minufiyah, Egipto, el 25 de marzo de 2022. [Stringer - Agencia Anadolu]

Durante tres décadas, los hermanos Ramadan y Mamdouh Othman han cultivado maíz, aceitunas y pepinos en sus tierras del Delta del Nilo, en la gobernación septentrional de Fayoum.

Pero, en el último año, la cantidad de agua del canal que abastece su granja de 1,2 hectáreas en la aldea de El-Shawashna ha disminuido un 40%.

Los hermanos culpan a las granjas más grandes situadas río arriba, que, según ellos, están tomando más agua de la que les corresponde para compensar las carencias causadas tanto por las sequías recurrentes como por el llenado de una nueva presa hidroeléctrica etíope en el río Nilo.

"Es un completo desastre para nosotros", dijo Ramadan, de 44 años, señalando que se ha perdido la mitad de la cosecha de verano.

"La situación está empeorando", añadió Mamdouh, de 51 años, mientras él y su hermano regaban cuidadosamente sus cultivos con el limitado suministro de ese día. "Si perdemos más agua, no podremos vivir".

Egipto se enfrenta a una escasez de agua cada vez mayor a medida que el cambio climático provoca más calor extremo y sequía, y ahora muchos agricultores egipcios y expertos en cambio climático temen que la nueva presa aguas arriba no haga más que agravar la amenaza.

LEER: La revolución está en el aire en la conferencia climática de Al-Sisi

En general, en gran parte de Oriente Medio y el Norte de África, las reservas de agua dulce están disminuyendo, en parte debido a la intensificación de los efectos del cambio climático, y los analistas temen que aumenten las tensiones por la escasez.

Según el científico medioambiental iraní Kaveh Madani, el suministro de agua dulce es limitado y se necesita para muchos fines (agricultura, uso doméstico, industria, generación de energía y naturaleza), por lo que la creciente competencia podría llevar al límite a personas que ya luchan contra la pobreza, el envejecimiento de las infraestructuras hídricas y la mala gestión del agua.

"El cambio climático... hace que el agua sea más escasa, seca los humedales y hace que la agricultura sea más difícil", dijo Madani, recientemente nombrado Director entrante del Instituto de Agua, Medio Ambiente y Salud de la Universidad de las Naciones Unidas.

"Esto, a su vez, provocará desempleo, tensiones y migraciones forzadas y, en última instancia, más conflictos", predijo.

Más calor y más peligro

Las temperaturas globales han aumentado más de 1,2 grados Celsius (2,2 Fahrenheit) desde la época preindustrial y ahora se están acercando rápidamente a la marca de 1,5 grados de calentamiento, que los científicos temen que pueda anunciar una transición hacia impactos del cambio climático mucho más costosos y mortales.

El Acuerdo de París de 2015, un pacto entre casi 200 naciones, estableció el objetivo de limitar el calentamiento global a "bastante menos" de 2 grados Celsius (3,6 Fahrenheit) mientras se "persiguen los esfuerzos" para alcanzar los 1,5C.

Sin embargo, los principales científicos del clima afirman que, dado que el uso de combustibles fósiles sigue aumentando en todo el mundo, a pesar de las promesas de reducir las emisiones, el calentamiento de 1,5ºC podría superarse en una década.

Temen que esto pueda desencadenar puntos de inflexión ecológicos irreversibles, desde la subida del nivel del mar al derretirse el hielo polar hasta el aumento de las temperaturas cuando el metano -un potente factor de calentamiento- se escape del permafrost en proceso de descongelación.

También se prevé que un planeta más caliente provoque un clima más extremo, pérdidas de cosechas, extinción de especies, migraciones, conflictos y un aumento de las pérdidas personales y financieras para muchas personas en todo el mundo.

Mientras los negociadores se reúnen en Egipto a principios del mes que viene para la conferencia de la ONU sobre el cambio climático COP27, cuyo objetivo es avanzar en la ralentización del calentamiento global y hacer frente a sus impactos, los agricultores egipcios dicen que ya están sintiendo el calor.

Según los analistas, el aumento de las temperaturas, la mala gestión del agua y el crecimiento de la población son los principales factores que agravan la crisis del agua en el país.

En la actualidad, Egipto dispone de 560 metros cúbicos de agua por persona al año, menos de un tercio de la cantidad disponible hace 50 años, según datos del gobierno.

La invasión rusa de Ucrania podría provocar escasez de pan en algunas partes del mundo árabe - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente].

Esto sitúa al país muy por debajo de los 1.000 metros cúbicos por persona que las Naciones Unidas utilizan para definir a un país como escaso en agua.

Casi toda el agua dulce de Egipto procede del Nilo y el 85% de la parte del río que le corresponde es consumida por su industria agrícola, una de las razones por las que muchos agricultores egipcios ven la presa del Gran Renacimiento Etíope (GERD) como una amenaza.

Cuando Etiopía comenzó a llenar el embalse para su proyecto de 4.000 millones de dólares en 2020, dijo que pretendía terminarlo en cinco años. Egipto ha pedido un llenado más lento, a lo largo de 10 años, para que el agua siga circulando río abajo.

Pero los países -junto con Sudán, que ha expresado su preocupación por la seguridad de la presa y el impacto en sus propias presas y estaciones de agua- no han llegado hasta ahora a un acuerdo.

Según los expertos, hasta ahora Egipto ha podido compensar cualquier déficit en el suministro de agua del Nilo como resultado del llenado del GERD utilizando el agua almacenada en su propia presa de Asuán, así como impulsando el reciclaje de agua.

Pero esa no es una solución a largo plazo, afirma Abbas Sharaky, profesor de geología de minerales de valor económico en la Universidad de El Cairo.

"Si la gente no siente el impacto ahora mismo... lo sentirá, sin duda, cuando la presa de Asuán se agote o cuando una gran sequía afecte al país, lo que es normal en medio del grave cambio climático", predijo.

Si la presa de Asuán se llena rápidamente antes de 2025, el acceso de Egipto al agua podría disminuir tan drásticamente que el Delta del Nilo podría perder permanentemente la mitad de sus tierras agrícolas, dijo Karim Elgendy, experto en clima del Instituto de Oriente Medio, con sede en Washington.

"Esto podría afectar a la productividad agrícola, aumentar el desempleo y provocar desplazamientos y migraciones", añadiendo presión a los países vecinos que sufren su propia escasez de agua, afirmó.

Colgando de un hilo

El pequeño pueblo de Fedemen, en la gobernación de Fayoum, solía estar repleto de huertos de mangos, pero el agricultor Hossam Abu Zeid ve ahora cómo su única fuente de ingresos se marchita ante sus ojos.

El año pasado, casi toda su cosecha fue aniquilada por el calor extremo, y este año, el 80% se perdió después de que las granjas más grandes río arriba tomaran más agua de lo habitual del canal local para compensar el clima más seco.

Las pérdidas le costaron unas 200.000 libras egipcias (10.260 dólares) en ingresos perdidos, según sus cálculos.

Abu Zeid dijo que ha oído hablar de agricultores locales que se pelean por la escasez de agua.

"Algunos están tomando más agua que los otros, y esto está provocando tensiones. Si esto continúa, no será un buen augurio para la estabilidad social", predijo, mientras se sentaba junto a sus árboles de mango marchitos, con sus frutos arrugados y marrones.

LEER: ¿Está la COP27 haciendo un lavado de cara a la dictadura egipcia?

En un informe publicado en febrero, el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático advirtió que el calentamiento del clima podría agravar las tensiones en los países incapaces de adaptarse a los cambios.

"La variabilidad y los extremos climáticos se asocian a conflictos más prolongados a través de las subidas de precios de los alimentos, la inseguridad alimentaria y del agua, la pérdida de ingresos y la pérdida de medios de vida", decía el informe.

Algunos analistas creen que la actual guerra civil en Siria se desencadenó en 2011 por una sequía relacionada con el cambio climático, aunque esta opinión ha sido discutida en los últimos años.

Pero Madani dijo que no hay duda de que Siria, Irak e Irán están luchando por el suministro constante de agua dulce debido a la combinación de la creciente sequía, la mala gobernanza y la gestión deficiente del agua.

Los tres países están ahora en "bancarrota hídrica", dijo.

Esto hace que los sistemas vitales que proporcionan a los ciudadanos alimentos, agua y energía "pendan de un hilo", dijo Madani.

Lucha contra el cambio climático

Para intentar solucionar sus problemas de agua, Egipto está poniendo en marcha una estrategia de gestión del agua a nivel nacional, que se extenderá hasta 2037. Incluye la construcción de sistemas de desalinización y estaciones de tratamiento de aguas residuales para convertir el agua salada y las aguas residuales en agua dulce.

El año pasado, el país también puso en marcha un proyecto de 300.000 millones de libras egipcias (15,3 millones de dólares) para desarrollar una zona agrícola costera de casi un millón de feddans (1 millón de acres), a pocos kilómetros al oeste del actual Delta del Nilo.

Las autoridades afirman que el objetivo es aliviar la presión sobre el actual granero del país, donde la subida del nivel del mar y la construcción sin restricciones están mermando las tierras de cultivo.

Pero Sharaky, el profesor de geología, dijo que estos esfuerzos podrían acabar empeorando las tensiones sociales.

El coste de los proyectos -que probablemente se pagará en parte con impuestos y con el aumento de los precios de los productos básicos- podría afectar a los egipcios de a pie con la misma dureza que cualquier pérdida de agua del Nilo debida al cambio climático o al GERD, predijo.

LEER: "¡Egipto está bien!"

"Sí, el aumento de las temperaturas reducirá el agua dulce y, sí, la presa de Etiopía afectará a la cuota de agua del Nilo de Egipto", dijo.

Pero las medidas para combatir la reducción de la disponibilidad de agua también "tienen un coste enorme", dijo.

Además, si la región sigue calentándose rápidamente, Egipto y otros países de Oriente Medio podrían no ser capaces de adaptarse con la suficiente rapidez para seguir el ritmo de los cambios que se avecinan, advirtió.

Las infraestructuras vitales que no se construyeron para el probable calor extremo del futuro significan que los edificios, las carreteras, los puentes y los sistemas de agua y electricidad podrían empezar a fallar, lo que exigiría nuevos y cuantiosos gastos y podría agravar la pobreza, el hambre y las tensiones.

"Si nos acercamos a los 2 grados centígrados de calentamiento, es de esperar que se produzca el caos", predijo. "Será un completo desastre".

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónEgiptoRegiónSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines