Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Recordando la crisis de Suez y la invasión tripartita de Egipto

Puerto Said visto desde el aire durante la crisis de Suez [snl.no].

Qué: La invasión de Egipto y la ocupación de la zona del Canal de Suez por una alianza tripartita de fuerzas británicas, francesas e israelíes.

Dónde: Canal de Suez, Egipto

Cuándo: 29 de octubre de 1956 - marzo de 1957

¿Qué ocurrió?

Tras la Segunda Guerra Mundial y el reajuste de los papeles de las potencias coloniales, la década de 1950 fue un decenio de grandes luchas anticoloniales en las restantes colonias europeas de todo el mundo. El legado contaminado de la era colonial seguía estando muy presente.

Egipto era una de esas antiguas colonias, que sólo había obtenido la independencia 34 años antes, y el presidente Gamal Abdel Nasser era su campeón en la causa anticolonial. Uno de sus primeros actos como presidente fue la nacionalización del Canal de Suez el 26 de julio de 1956. Esta vía fluvial era esencial para los envíos de carga y petróleo a Europa Occidental desde el Golfo y más allá.

La medida de Nasser puso fin a la propiedad del canal por parte de la Compañía del Canal de Suez, con sus accionistas británicos y franceses, y despertó el temor de que el líder egipcio pudiera cortar los envíos de petróleo para ganar influencia política.

La nacionalización del canal fue una respuesta a la decisión de Estados Unidos y Gran Bretaña de no financiar la construcción de la presa de Asuán, tal y como habían prometido. Nasser y su gobierno calcularon que los peajes recaudados de los barcos que utilizaban el canal serían suficientes para pagar los costes de construcción de la presa en cinco años.

Las naciones occidentales estaban entonces cada vez más preocupadas por el giro de Egipto hacia la Unión Soviética y las armas que recibía de la Checoslovaquia comunista. Se creía que el incumplimiento de la promesa de financiar la presa provocaría que El Cairo dependiera aún más de Moscú.

Tras fracasar los intentos diplomáticos de resolver la cuestión, Gran Bretaña se unió a Francia e Israel -que tenía agravios con Egipto debido a los enfrentamientos fronterizos y a su falta de derechos de navegación a través del Estrecho de Tirán- para planificar una operación militar para recuperar el control del Canal de Suez. Según su plan, Israel debía invadir la península egipcia del Sinaí en un intento de distraer a Nasser, lo que permitiría a las fuerzas británicas y francesas pedir un alto el fuego antes de ocupar la zona del canal bajo la apariencia de pacificadores.

LEER: Egipto destruye árboles en El Cairo para construir un restaurante flotante y un aparcamiento

La operación se puso en marcha el 29 de octubre, cuando las fuerzas israelíes invadieron Egipto y avanzaron por el Sinaí hacia el Canal de Suez, desbordando a las fuerzas egipcias en el camino. El Consejo de Seguridad de la ONU, Gran Bretaña y Francia pidieron un alto el fuego y la desmilitarización de la zona del canal. Como era de esperar, Nasser se negó a escuchar.

Durante la primera semana de noviembre de 1956, las tropas británicas desembarcaron en Port Said, como estaba previsto, después de que la Royal Navy bombardeara la ciudad. Mientras tanto, las fuerzas francesas lanzaron un ataque anfibio contra Puerto Fuad. Los dos ejércitos superaron las defensas egipcias y ocuparon debidamente la zona del canal.

¿Qué ocurrió después?

Mientras los soldados egipcios, los guerrilleros y los agentes de inteligencia seguían coordinando la resistencia activa contra las fuerzas de ocupación, Gran Bretaña se enfrentó a una creciente oposición a la invasión en su país en forma de protestas y divisiones parlamentarias.

Al mismo tiempo, la ONU y Estados Unidos condenaron la "agresión tripartita". El presidente estadounidense Dwight Eisenhower lanzó severas advertencias a franceses, británicos e israelíes para que pusieran fin a su campaña y se retiraran de Egipto. La oposición de Washington fue tan seria que amenazó a las tres naciones con sanciones si se negaban a retirarse.

Eisenhower se dirigió en particular a Gran Bretaña con su condena porque Westminster había omitido informar a su administración del plan con antelación. Esto hizo que Estados Unidos amenazara con vender sus bonos en libras esterlinas y devaluar así la moneda británica.

Como resultado de esta presión, las tropas británicas y francesas fueron evacuadas con la ayuda de la ONU el 22 de diciembre. La retirada de las fuerzas israelíes se produjo en marzo de 1957.

Toda la operación no logró los objetivos de la alianza tripartita: Egipto mantuvo el control del Canal de Suez con el apoyo de la ONU y Estados Unidos; el acceso de Gran Bretaña al combustible y al petróleo se limitó y provocó escasez; e Israel no llegó a utilizar el canal, aunque sí obtuvo derechos de navegación en el Estrecho de Tirán, que estaba controlado por Egipto.

La crisis convirtió a Nasser en un héroe en Egipto y en el resto del mundo árabe, y su gobierno estrechó aún más los lazos con la Unión Soviética. En última instancia, la crisis de Suez supuso un impulso para la causa nacionalista árabe. Y lo que es más importante, también significó el gran declive de la influencia británica y francesa en Oriente Medio, donde fueron sustituidas por Estados Unidos, que fue reconocido a partir de entonces como la fuerza occidental predominante en sucesión de las antiguas potencias coloniales europeas. La rivalidad de Estados Unidos con la Unión Soviética se erigió como la nueva dinámica de poder en la región, que desempeñó un papel destacado en la Guerra Fría.

LEER: ¿Está la COP27 haciendo un lavado de cara a la dictadura egipcia?

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónEgiptoRegión

Muhammad Hussein actualmente lee política en una universidad en Londres Muhammad Hussein actualmente lee política en una universidad en Londres Muhammad Hussein actualmente estudia política en una universidad de Londres. Tiene un gran interés en la poliítica de Oriente Medio e internacional.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines