Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Israel teme un enfrentamiento con Rusia si arma a Ucrania

El presidente ruso Vladimir Putin y el primer ministro israelí Naftali Bennett se reúnen en Sochi, Rusia, el 22 de octubre de 2021 [Oficina de Prensa del Gobierno israelí/Anadolu Agency].

La guerra de Ucrania sigue teniendo efectos negativos en las relaciones ruso-israelíes, en las que, recientemente, el ex presidente ruso, Dmitri Medvédev, advirtió a Israel de que si ofrecía ayuda militar a Ucrania, perjudicaría gravemente las relaciones con Moscú. Esta advertencia se produjo a la luz de las continuas presiones occidentales para que Tel Aviv proporcione a Kiev sistemas de defensa aérea, y de un llamamiento de los ministros israelíes para que le proporcione ayuda militar, tras las acusaciones de que Teherán proporcionó a Moscú misiles balísticos tierra-superficie.

Las amenazas de Medvédev se producen mientras Europa y Estados Unidos presionan cada vez más a Israel para que se sume al apoyo militar a Ucrania, al menos en forma de sistemas de defensa. Hasta ahora, Israel se ha abstenido de prestar esa ayuda porque no quiere perjudicar las relaciones estratégicas con Moscú, lo que, a su vez, puede afectar negativamente a los ataques del ejército israelí en Siria.

La advertencia de Medvédev se produjo en respuesta a las declaraciones del ministro israelí de la Diáspora, Nachman Shai, que pidió ayuda militar a Ucrania

tras las informaciones de que Irán se está preparando para transferir misiles balísticos tierra-superficie a Rusia, mientras que actualmente le proporciona drones. El ministro Shai afirmó que ha llegado el momento de que Israel proporcione ayuda militar a Ucrania, como están haciendo Estados Unidos y la OTAN. Los informes han revelado que Israel ya está proporcionando a Ucrania información básica sobre los drones iraníes utilizados por Moscú.

A los israelíes les preocupa cruzar una línea roja rusa cuando se trata de armar a Ucrania. Sin embargo, el principal dilema al que se enfrenta Israel es que resulta difícil mantener un debate estratégico sobre la evolución de la guerra en medio de una acalorada campaña electoral, sobre todo porque los recientes bombardeos rusos sobre Ucrania, en los que se han utilizado drones iraníes, han causado preocupación en Tel Aviv. Mientras tanto, estos bombardeos no parecen mejorar significativamente los logros de Moscú en los distintos frentes de batalla en Ucrania, sino que, más bien, sólo mejoran sus capacidades para reunir información y, sobre todo, le ayudan a localizar la artillería ucraniana, las baterías antiaéreas y las rutas de sus grandes vehículos blindados.

LEER: ¿Qué será de la revisión de las relaciones entre EE.UU. y Arabia Saudí?

La continua escalada de la guerra en Ucrania está causando un dilema para Israel, especialmente después de que Irán se involucrara a nivel militar y proporcionara a Rusia sus drones y, posiblemente, misiles balísticos. Esto ha llevado a los oficiales militares de Tel Aviv a discutir seriamente su posición sobre la situación, alegando que representa una muestra del creciente poder de Teherán y de la sorprendente debilidad de Rusia, que está importando tecnología que debería haber poseído hace muchos años.

Todo esto aumentaría la tensión entre Israel y Rusia, que probablemente se vio coronada por la reciente condena pública israelí del bombardeo ruso de Kiev y por eso los israelíes esperan un serio enfrentamiento con Putin. Aunque más del 80% de los israelíes, según las encuestas de la embajada ucraniana en Tel Aviv, apoyan a Kiev, no hablan de ayuda militar por temor a las fuerzas rusas en Siria, que retiraron todo su ejército, incluidos los sistemas de defensa aérea, a causa de la guerra de Ucrania, y sólo dejaron un número limitado de soldados en algunas bases militares.

Mientras tanto, algunos líderes israelíes empezaron a exigir ayuda militar adicional a Ucrania, especialmente tras el ataque ruso con misiles a Kiev y Lviv, y pidieron equipar a Ucrania con la Cúpula de Hierro. Oficialmente, Israel se opuso por temor a la reacción de Rusia en Siria, y el Ministerio de Asuntos Exteriores israelí emitió una advertencia a los israelíes en Ucrania pidiéndoles que se fueran.

El presidente ruso Vladimir Putin ha reconocido dos territorios escindidos en el este de Ucrania - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente].

A medida que las batallas en Ucrania se vuelven más feroces con el ejército ruso, Israel se involucra más. Cada vez hay más llamamientos internos israelíes para apoyar a Kiev en el plano militar, aunque sea en secreto, y también aumenta la tensión debido a que Irán suministra a Rusia aviones no tripulados y equipos de combate. Ucrania ha solicitado a Israel que le suministre sistemas de defensa contra los misiles y los ataques de drones iraníes, mientras que Israel ha expresado su profunda preocupación por la cooperación militar entre Moscú y Teherán.

El mensaje ucraniano incluía una petición para obtener sistemas específicos, los más importantes de los cuales eran los sistemas Iron Beam, Barak 8, Patriot, Iron Dome, David's Sling y Arrow, así como la formación de operadores ucranianos, pero Israel anunció que seguiría apoyando a Ucrania según sus límites.

Lo que llama la atención de las llamadas secretas israelíes para ofrecer ayuda militar a Ucrania es que Israel tiene un largo historial de proporcionar ayuda militar fuera del radar a los países, aunque siempre se descubre. Sin duda, esto está causando a Israel un verdadero dilema. Si apoya a Ucrania con las armas solicitadas, es seguro que Putin responderá reduciendo -o al menos perturbando- la libertad de acción del ejército israelí en Siria y Líbano, y el resultado será un aumento de la amenaza estratégica para el frente interno israelí.

A los israelíes les preocupa que la ayuda militar a Ucrania pueda arrastrarla a un conflicto con una potencia mundial. A Israel también le preocupa el futuro de los judíos rusos. Por lo tanto, las prioridades israelíes pueden ordenarse de la siguiente manera: en primer lugar, la libertad de acción del ejército israelí en Siria, y luego el deseo de ayudar a Ucrania. Se trata de una decisión nacida de profundos debates en el estamento militar, y aceptada por el primer ministro, el gabinete e incluso el líder de la oposición, Benjamin Netanyahu.

LEER: La inutilidad de la guerra

Existen grandes dudas sobre cuál debe ser la mejor decisión israelí, teniendo en cuenta las limitadísimas opciones que tiene a medida que pasa el tiempo. Israel está obligado a adoptar una posición que vaya más allá de la oposición verbal a la guerra rusa contra Ucrania, dado que tiene interés en conocer los puntos fuertes y débiles de los drones y misiles iraníes que actualmente sobrevuelan Ucrania. Israel estima que su rendimiento mejorará gracias a la asistencia científica y técnica rusa y que Ucrania servirá como un enorme campo de pruebas para Irán.

A pesar de los sucesivos llamamientos para que Israel ofrezca apoyo militar a Ucrania, de forma abierta o encubierta, Israel sigue teniendo miedo de provocar al oso ruso; porque sigue siendo peligroso, incluso cuando hace daño. Rusia todavía puede perjudicar a Israel económica, política y militarmente. Sin embargo, a Israel le interesa asegurarse de que Ucrania posea sistemas de interceptación aérea sin involucrarse en un conflicto directo con Rusia, sobre todo porque Israel tiene un largo historial de transferencias secretas de apoyo militar, incluyendo armas y sistemas de entrenamiento, a estados y organizaciones que tiene interés en fortalecer.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEuropa y RusiaIsraelOriente MedioRegiónRusiaSmall SlidesUcrania

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines