Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El apoyo popular al hijo de Mubarak podría preocupar a Al-Sisi

(De izquierda a derecha) Alaa y Gamal Mubarak, hijos del ex presidente egipcio Hosni Mubarak, sentados dentro de la jaula de los acusados en el tribunal de la Academia de Policía en El Cairo el 22 de febrero de 2020 [AFP/Getty Images].

Las muestras de apoyo popular al hijo del ex presidente egipcio Hosni Mubarak podrían ser motivo de preocupación para el actual presidente Abdel Fattah Al-Sisi. Gamal Mubarak asistió esta semana al funeral de un conocido abogado y la noticia de su presencia se hizo viral en las redes sociales.

Por segundo día consecutivo, el hashtag #GamalMubarak ha encabezado las redes sociales, con fotos y vídeos que muestran a la gente corriendo para estrechar su mano. Esto ha llevado a los observadores a sugerir que este apoyo es una expresión de descontento público sobre la situación política y económica de Egipto.

"Las imágenes pueden leerse desde dos ángulos", explicó el periodista Massad Al-Barbary. "El primero es que el pueblo egipcio estuvo bajo el gobierno de Mubarak durante tres décadas y fue influenciado por él. Su hijo tenía posibilidades de suceder a su padre, por lo que no es extraño que algunos acudan a él. La segunda es que el escenario puede haber sido montado por un grupo que apoya la era Mubarak".

Barbary dijo a Arabi 21 que esas escenas preocupan al régimen de Sisi, que es impopular y débil. "La evidencia es que Sisi dio varios discursos durante la conferencia económica que duró más de dos horas. Además, en un hecho sin precedentes, habló por teléfono en un programa de televisión durante casi 90 minutos para defender sus políticas."

Por otra parte, dijo Al-Barbary, los informes de seguridad presentados al régimen indican el resentimiento popular contra la pobreza y los altos precios. "La gente está ansiosa por el futuro debido a las difíciles condiciones que vive Egipto. También ha habido llamamientos a protestas contra el régimen el próximo mes".

Gamal Mubarak estuvo a punto de asumir el poder al final de la era de su padre, cuando ocupó un puesto destacado en el gobernante Partido Nacional. Sin embargo, esta medida alimentó la ira de la opinión pública y molestó al ejército.

Políticos, activistas y periodistas señalan que gran parte del apoyo de Sisi se ha desvanecido tras el golpe de julio de 2013, y que no ha cumplido ninguna de sus promesas de mejorar el nivel de vida.

LEER: "¡Egipto está bien!"

Categorías
ÁfricaEgiptoNoticiasSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines