Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Los palestinos necesitan equilibrio en sus alianzas internacionales

Los palestinos sostienen pancartas y banderas palestinas se reúnen durante una protesta contra el apoyo del presidente estadounidense Joe Biden a Israel en el Parque Memorial del Soldado Desconocido en la ciudad de Gaza, el 14 de julio de 2022. [Ali Jadallah - Anadolu Agency]

Desde la fundación de Israel en Oriente Medio en 1948, Estados Unidos ha desempeñado un papel importante en los asuntos israelíes-palestinos, incluso en la política. Durante la mayor parte de la Guerra Fría, EEUU intentó mantener el equilibrio de poder en la región y no defraudar a las naciones árabes en favor de Israel. Además de esta política de contención, Estados Unidos era consciente de la importancia de mantener relaciones cordiales con las naciones árabes. Las sucesivas administraciones estadounidenses han hecho del compromiso con los Estados árabes una prioridad en la política de Oriente Medio.

Sin embargo, la victoria de Israel en la Guerra de los Seis Días de 1967 supuso un cambio significativo en esa política, ya que Washington empezó a darse cuenta del potencial de Israel como actor estratégico en la región frente al mundo árabe. La alianza estratégica entre Estados Unidos e Israel tomó forma y la seguridad de Israel se convirtió en el núcleo de la política exterior regional de Estados Unidos. Como consecuencia, la alianza diplomática entre los palestinos y Estados Unidos cobró importancia.

Estados Unidos da importancia a su alianza diplomática con el movimiento Al Fatah para encontrar una solución al conflicto acorde con su política exterior con el objetivo de proteger sus propios intereses nacionales y los de sus aliados, especialmente Israel. El petróleo y la seguridad energética son fundamentales, así como la seguridad del importante Canal de Suez. Todo esto hizo que la designación de "terrorista" de la Organización para la Liberación de Palestina de los años 70 y 80 se dejara de lado cuando Washington encontró en Yasser Arafat un socio dispuesto a la paz en los años 90.

La alianza palestino-estadounidense es una estrategia importante para que los palestinos construyan una relación oficial con Israel. Palestina, representada por la OLP primero, controlada por Al Fatah, y la Autoridad Palestina después de Oslo, también controlada por Al Fatah, llegó a creer que Estados Unidos podía mediar para resolver el conflicto mediante la creación de un Estado palestino independiente. La administración estadounidense del presidente Jimmy Carter puso fin a décadas de enemistad entre Egipto e Israel mediante los Acuerdos de Camp David en 1978. A esto le siguieron los Acuerdos de Oslo en 1993, con la mediación del presidente Bill Clinton entre Israel y la OLP. Al año siguiente, se materializó un tratado entre Israel y Jordania. Mientras los palestinos esperaban que su Estado y los demás supuestos beneficios de Oslo se hicieran realidad, el Primer Ministro israelí Isaac Rabin fue asesinado en 1995, lo que supuso un revés para los Acuerdos.

LEER: Colonos apuñalan a una activista que se solidarizaba con los palestinos y arrancan 300 árboles

El proceso de paz se ha enfrentado a una serie de retos, con la oposición de Hamás, los ataques de la resistencia en Israel, la Segunda Intifada en 2000, la victoria electoral de Hamás en 2006 -el resultado de las elecciones democráticas "libres y justas" no fue aceptado por Al Fatah e Israel y sus aliados- y los cambios en la política de Estados Unidos. El marco de dos Estados fue apoyado por los presidentes estadounidenses George W Bush y Barack Obama, pero fue abandonado por el presidente Donald Trump y su "Acuerdo del Siglo". En 2020, Trump estuvo detrás de la normalización de las relaciones entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos, y después con Bahréin, Marruecos y Sudán. La mayoría de los palestinos están frustrados con la administración estadounidense y estos estados árabes por abandonar su causa, según ellos. La alianza entre Fatah -que ahora controla la Autoridad Palestina además de la OLP- y Estados Unidos se ha roto desde entonces. Según el líder de la AP, la OLP y Al Fatah, Mahmud Abbas, los palestinos ya no confían en Estados Unidos como intermediario honesto para la paz.

En este momento, la AP está intentando formar una nueva alianza con Rusia, otro actor importante en Oriente Medio. Durante la Guerra Fría, la antigua Unión Soviética apoyó a las naciones árabes en el conflicto con Israel. En los últimos años, su participación ha sido como miembro del Cuarteto internacional de Oriente Medio: Rusia, Estados Unidos, la Unión Europea y la ONU. La posición de Moscú sobre Palestina se ha reforzado desde que Rusia invadió Ucrania en febrero de este año. Israel ocupa una posición desfavorable en la política exterior de Moscú porque es un aliado de Estados Unidos; tiene lazos estratégicos con la OTAN; ha condenado la invasión rusa de Ucrania; y está pensando en suministrar armas a Ucrania dado que, al parecer, Irán ha suministrado drones a Rusia.

En la reunión entre Abbas y el presidente ruso Vladimir Putin la semana pasada, el líder de la AP-Fatah-OLP expresó su aprecio por el papel de Rusia en el Cuarteto. También expresó su desconfianza hacia Estados Unidos en los esfuerzos por resolver el conflicto. Putin dijo que Rusia quiere una solución justa en el conflicto entre Israel y Palestina, de acuerdo con las resoluciones de la ONU.

¿En qué medida puede beneficiar a Palestina una alianza con Rusia? Rusia puede utilizarla como una cuestión estratégica contra la supremacía de Estados Unidos en Oriente Medio. Moscú utilizó el conflicto Israel-Palestina para responder cuando Israel condenó el ataque ruso a Ucrania como una violación del orden internacional. Rusia también tiene aliados en Oriente Medio, concretamente Siria e Irán, mientras que la mayoría de las naciones árabes están alineadas con Estados Unidos por razones de seguridad y económicas. Sin embargo, aparte de todo lo demás, la AP necesita al Cuarteto de Oriente Medio para mediar en el proceso de paz.

La AP también necesita competir con Hamás en la construcción de una fuerte alianza con Rusia; el Movimiento de Resistencia Islámica forjó una fuerte relación con Moscú antes que la AP. De hecho, Hamás tiene tal relación con Rusia que pudo obtener misiles antiaéreos Strela de fabricación rusa para hacer frente a los cazas de Israel. La alianza entre Hamás y Rusia no es una sorpresa, dado el supuesto "eje de resistencia" Irán-Siria-Hamás-Hezbolá. Puede que el movimiento no tenga vínculos directos, pero puede acercarse a Moscú a través del eje.

LEER: Palestina niega un acuerdo con Israel y Egipto sobre el campo de gas de Gaza

Hamás no tiene nada que perder y todo que ganar en este "matrimonio de conveniencia" con los rusos, mientras que la AP bajo el mando de Abbas necesita utilizar su juicio racional en cualquier alianza con Moscú, sobre todo porque la AP recibe un considerable apoyo financiero de Estados Unidos. El presidente estadounidense, Joe Biden, tiene previsto proporcionar 235 millones de dólares de ayuda a los palestinos a través de la administración controlada por Fatah en la Cisjordania ocupada por Israel.

Por lo tanto, cualquier alianza entre Ramala y Moscú corre el riesgo de perder el apoyo de Estados Unidos y sus aliados, especialmente la UE. Del mismo modo, la AP se arriesga a alienar a sus partidarios en todo el mundo mientras Rusia esté inmersa en su propia guerra en Ucrania.

Por lo tanto, los palestinos deben tratar de desarrollar relaciones con todas las potencias para lograr sus objetivos; necesitan un equilibrio en sus alianzas internacionales. Para ello, una diplomacia hábil es esencial si la lucha palestina tiene alguna posibilidad de éxito.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónOriente MedioSmall Slides

La Dra. Nor Aishah Hanifa es profesora titular del Departamento de Relaciones Internacionales, Derecho y Seguridad de la Facultad de Estudios y Gestión de la Defensa de la Universidad Nacional de Defensa de Malasia.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines