Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Se avecinan meses difíciles: por qué Israel teme la Guarida de los Leones

El grupo armado Lions' Den en la ciudad vieja de Nablus, foto publicada el 3 de septiembre de 2022 [Lions' Den/Telegram].

Este titular del periódico israelí Jerusalem Post sólo cuenta una parte de la historia: "La Guarida de los Leones y otros grupos palestinos son un dolor de cabeza sin fin para Israel y la AP".

Es cierto que tanto el gobierno israelí como la Autoridad Palestina están igualmente preocupados por la perspectiva de una revuelta armada generalizada en la Cisjordania ocupada, y que la recién formada brigada con sede en Nablus, la Guarida de los Leones, es el epicentro de este movimiento dirigido por jóvenes.

Sin embargo, la creciente resistencia armada en Cisjordania está causando más que un mero "dolor de cabeza" a Tel Aviv y Ramallah. Si este fenómeno sigue creciendo, podría amenazar la propia existencia de la AP, a la vez que colocaría a Israel ante su elección más difícil desde la invasión de las principales ciudades palestinas de Cisjordania en 2002.

Aunque los mandos militares israelíes siguen minando el poder del grupo recién formado, no parecen tener una idea clara sobre sus raíces, su influencia y su futuro impacto.

En una reciente entrevista con el periódico israelí Yedioth Ahronoth, el ministro de Defensa israelí, Benny Gantz, afirmó que la Guarida de los Leones es un "grupo de 30 miembros", que acabará siendo alcanzado y eliminado. "Pondremos nuestras manos sobre los terroristas", declaró.

Sin embargo, la Guarida de los Leones no es un caso aislado, sino que forma parte de un fenómeno más amplio que incluye a las Brigadas de Naplusa, las Brigadas de Yenín y otros grupos, ubicados en su mayoría en el norte de Cisjordania.

LEER: El traslado de embajada a Jerusalén podría acabar con la influencia mundial que le queda a Gran Bretaña

El grupo, junto con otras unidades militares palestinas armadas, ha respondido activamente al asesinato de palestinos, incluidos niños, ancianos y, el 14 de octubre, incluso un médico palestino, Abdullah Abu Al-Teen, que sucumbió a sus heridas en Yenín. Según el Ministerio de Sanidad palestino, más de 170 palestinos fueron asesinados en Cisjordania y Gaza desde principios de año.

La respuesta palestina incluyó el asesinato de dos soldados israelíes, uno en Shuafat el 8 de octubre y otro cerca de Nablus el 11 de octubre.

Tras el ataque de Shuafat, Israel selló completamente el campo de refugiados de Shuafat como forma de castigo colectivo, similar a los recientes asedios a Jenin y otras ciudades palestinas.

Citando a los medios de comunicación hebreos de Israel, el diario árabe palestino Al Quds informó de que el ejército israelí centrará sus operaciones en las próximas semanas en el objetivo de la Guarida de los Leones. Es probable que se desplieguen miles de soldados de ocupación israelíes en Cisjordania para la próxima batalla.

Es difícil imaginar que Israel movilice gran parte de su ejército para luchar contra 30 combatientes palestinos en Nablus. Pero no sólo Israel, también la AP está terriblemente preocupada.

La Autoridad ha intentado, sin éxito, atraer a los combatientes ofreciéndoles un "trato" de rendición, en el que entreguen las armas y se unan a las fuerzas de la AP. Este tipo de acuerdos se ofrecieron en el pasado a combatientes pertenecientes a las Brigadas de los Mártires de Al Aqsa de Fatah, con un éxito desigual.

Reconciliación palestina: escena uno, toma diez

Esta vez, la estrategia no funcionó. El grupo rechazó las propuestas de la AP, lo que obligó al gobernador de Nablus, afiliado a Fatah, Ibrahim Ramadan, a atacar a las madres de los combatientes llamándolas "desviadas" por "enviar a sus hijos a suicidarse". El lenguaje de Ramadan, que es similar al utilizado por israelíes y pro-israelíes en su descripción de la sociedad palestina, pone de manifiesto las enormes diferencias entre el discurso político de la AP y el de los palestinos de a pie.

La AP no sólo está perdiendo el control de la narrativa, sino que también está perdiendo los vestigios de control que le quedan en Cisjordania, especialmente en Nablus y Jenin.

Un alto funcionario palestino declaró a Media Line que la "calle palestina ya no confía en nosotros", ya que "nos ven como una extensión de Israel". Es cierto, pero esta falta de confianza se viene gestando desde hace años.

Sin embargo, la "Intifada de la Unidad" de mayo de 2021 supuso un importante punto de inflexión en la relación entre la AP y los palestinos. El surgimiento de la Guarida de los Leones y de otros grupos armados palestinos no son más que algunas manifestaciones de los drásticos cambios que se están produciendo en Cisjordania.

De hecho, Cisjordania está cambiando. Una nueva generación que apenas recuerda la Segunda Intifada (2000-2005), que no vivió entonces la invasión israelí, pero que creció bajo la ocupación y el apartheid, se alimenta de los recuerdos de la resistencia en Yenín, Nablús y Hebrón.

A juzgar por su discurso político, sus cánticos y sus símbolos, esta generación está harta de las divisiones paralizantes y a menudo superficiales de los palestinos entre facciones, ideologías y regiones. De hecho, se cree que las brigadas recién creadas, incluida la Guarida de los Leones, son grupos multifaccionales que reúnen, por primera vez, a combatientes de Hamás, Fatah y otros en una sola plataforma. Esto explica el entusiasmo popular y la falta de recelo entre los palestinos de a pie hacia los nuevos combatientes.

Por ejemplo, Saed Al-Kuni, un combatiente palestino muerto recientemente por soldados israelíes en una emboscada en las afueras de Nablus, era miembro de la Guarida de los Leones. Algunos han afirmado que Al-Kuni era un miembro destacado de las Brigadas de Fatah, y otros dicen que era un conocido combatiente de Hamás.

Esta falta de certeza sobre la identidad política de los combatientes asesinados es bastante exclusiva de la sociedad palestina, al menos desde la creación de la AP en 1994.

Como es de esperar, Israel hará lo que siempre hace: acumular más tropas de ocupación, atacar, asesinar, aplastar las protestas y asediar las ciudades rebeldes y los campos de refugiados. Lo que no entienden, al menos por ahora, es que la creciente rebelión en Cisjordania no es generada por unos pocos combatientes en Nablus y unos pocos más en Jenin, sino que es el resultado de un verdadero sentimiento popular.

En una entrevista con Yedioth Ahronoth, traducida por Al-Quds, un comandante israelí describió lo que ha presenciado en Yenín durante una redada:

LEER: La AP y la ONU deben dejar de ser cómplices de la violencia colonial de Israel

"Cuando entramos (en Yenín), nos esperan combatientes armados y lanzadores de piedras en cada esquina. Todo el mundo participa. Miras a un anciano... y te preguntas, ¿lanzará piedras? Y lo hace. Una vez vi a una persona que no tenía nada que lanzar (sobre nosotros). Corrió hacia su coche, cogió un cartón de leche y nos lo tiró".

Los palestinos están sencillamente hartos de la ocupación israelí y de sus dirigentes colaboradores. Están dispuestos a jugárselo todo; de hecho, en Yenín y Nablús ya lo han hecho. Las próximas semanas y meses son críticos para el futuro de Cisjordania y, de hecho, para todos los palestinos.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides
Ramzy Baroud

Ramzy Baroud es periodista, autor y editor de Palestine Chronicle. Es autor de varios libros sobre la lucha palestina, entre ellos "La última tierra": Una historia palestina' (Pluto Press, Londres). Baroud tiene un doctorado en Estudios Palestinos de la Universidad de Exeter y es un académico no residente en el Centro Orfalea de Estudios Globales e Internacionales de la Universidad de California en Santa Bárbara. Su sitio web es www.ramzybaroud.net.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines