Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Reconciliación palestina: escena uno, toma diez

El presidente de Argelia, Abdelmadjid Tebboune (2º R), asiste a la reunión de reconciliación interpalestina para garantizar la unidad nacional de Palestina en el Palacio de Congresos de Argel, Argelia, el 12 de octubre de 2022. [Presidencia argelina - Anadolu Agency]

Ninguna persona en su sano juicio rechazará la reconciliación entre dos partes, especialmente si las partes en cuestión son de la misma tierra. Sin embargo, es igualmente difícil entender cómo puede producirse la reconciliación entre dos partes opuestas, con cada una de ellas en sentido contrario a la otra, aunque ambas deseen que el Todopoderoso cambie el rumbo del bando que está en contra de la historia, la geografía y la religión para que pueda haber un punto de encuentro. En ese momento, y sólo entonces, la reconciliación es posible y obligatoria para ambos.

Digo esto con motivo del esfuerzo de Argelia por apoyar la reconciliación palestina. El gobierno de Argel acaba de recibir a 16 facciones palestinas, las dos principales sin líderes de alto nivel, y las otras sólo como decoración de las facciones en la escena palestina. El diálogo terminó con la firma de la llamada Declaración de Argel para la Reconciliación Intra-Palestina, en presencia del Presidente de Argelia, Abdelmadjid Tebboune, y de altos funcionarios civiles y militares del Estado, así como de embajadores. No obstante, no estuvieron presentes el líder de la Autoridad Palestina y de Fatah, Mahmoud Abbas, ni el líder de Hamás, Ismail Haniyeh, ni su predecesor Khaled Meshaal. Si no asistieron a la ceremonia de la firma, ¿se trata de un acuerdo serio?

No cabe duda de que la elección del Centro Internacional de Conferencias por parte de los dirigentes argelinos para la ceremonia fue una elección inteligente, porque tiene un simbolismo especial. Fue en la misma sala donde el presidente Yasser Arafat anunció la creación del Estado de Palestina.

La Declaración de Argel incluía una hoja de ruta espacial y temporal que comienza con un llamamiento a la celebración de elecciones presidenciales y legislativas en Cisjordania, la Franja de Gaza y Jerusalén en el plazo de un año a partir de la fecha de la firma del acuerdo; la unificación de las instituciones nacionales palestinas; la combinación de esfuerzos y recursos para los proyectos de reconstrucción; y la renovación de las infraestructuras y la infraestructura social del pueblo palestino de forma que se apoye su firmeza para hacer frente a la ocupación israelí. También existe un plan de seguimiento y aplicación del acuerdo, supervisado por un equipo árabe bajo la dirección de Argelia.

Sin duda, los palestinos necesitan la reconciliación ahora más que nunca, ya que se enfrentan a grandes desafíos. La unidad palestina es necesaria contra la conspiración de Israel y de algunos regímenes árabes para liquidar la causa palestina; y para hacer frente a la normalización árabe con Israel antes de que se intensifique y consuma todo el mundo árabe.

Todavía no está claro qué papel puede desempeñar Argelia en la aplicación de este acuerdo en la práctica, y si trabajará para crear un clima y un entorno propicios para acabar con la división. No cabe duda de que esto hace recaer una gran responsabilidad sobre los hombros de Argelia y da cierta cobertura árabe a la causa palestina en un momento en que el pueblo de la Palestina ocupada está sometido a una fuerte presión israelí, que coincide con el proceso de normalización.

¿Tendrá éxito este acuerdo allí donde fracasaron otros firmados en El Cairo, La Meca, Moscú y Beirut?

LEER: Occidente se enfrenta a una crisis energética pero sigue apoyando a Israel mientras presiona a Gaza con la energía 

Un factor común entre todos los besos políticos y las dulces palabras es el anuncio de elecciones presidenciales y legislativas, que nunca llegan a celebrarse. Es como si la reconciliación palestina dependiera de las elecciones, pero la realidad es que es probable que creen aún más división en lugar de reconciliación.

Personalmente, no creo que los que firmaron la Declaración de Argel crean que vaya a conducir a algo positivo; ya se han firmado acuerdos de este tipo antes, y se olvidaron rápidamente. No hay nada nuevo que se haya acordado en Argel que sugiera que hay una intención seria de aplicar los términos de la declaración.

Esto debe ser muy frustrante para el pueblo palestino, que lleva sufriendo desde el violento enfrentamiento entre los dos principales signatarios en Gaza en 2007. Entonces, ¿alguien cree realmente que esta última declaración va a conducir a alguna parte y cambiar la realidad sobre el terreno en la Palestina ocupada?

Para saber por qué han fracasado todos los acuerdos de reconciliación anteriores entre las dos facciones principales, Al Fatah y Hamás, tenemos que hacer una pregunta obvia: ¿cuál es la base de la reconciliación entre las dos facciones ideológicamente opuestas? Hamás cree en la resistencia para liberar Palestina desde el río hasta el mar, mientras que Al Fatah se ha desviado de este camino, vendiendo la sangre de miles de héroes que sacrificaron sus vidas por Palestina, en el mercado de esclavos de los Acuerdos de Oslo.

El movimiento Fatah que negoció en Madrid y Oslo y que vive de sus amargos frutos no es el mismo Fatah que se fundó sobre la base de la lucha, la resistencia y la liberación. Sus fundadores lo convirtieron en un movimiento que criminaliza la resistencia. Es una dolorosa ironía y un desafortunado final para un gran movimiento de liberación. Antes estábamos orgullosos del heroísmo de sus fedayines y respetábamos a sus líderes, pero la dirección cambió y cayó en las garras de los sionistas y de su perniciosa ideología.

Desde que la OLP firmó los Acuerdos de Oslo con el enemigo sionista el 13 de septiembre de 1993, según los cuales se reconocía a Israel y se eliminaba de la Carta Nacional la cláusula relativa a la lucha armada para liberar Palestina desde el río hasta el mar, el pueblo palestino está perdido. Lo único que han cosechado de Oslo es la pérdida de más tierras y más sangre. Mientras tanto, Israel, bajo el paraguas del llamado proceso de paz, ha conseguido lo que no pudo obtener en la guerra: cada vez más tierra histórica de Palestina para construir asentamientos ilegales; y el asesinato y la detención de cada vez más palestinos, todo ello con la colaboración de los "hombres de Oslo". La principal tarea de las fuerzas de seguridad de la Autoridad Palestina es proteger los asentamientos ilegales y los colonos de Israel, y reprimir la resistencia palestina.

Entonces, ¿de qué reconciliación hablan los firmantes de la Declaración de Argel? El documento se unirá a la larga lista de otros acuerdos que le han precedido; uno más que se añade a la lista de acuerdos que no se han aplicado. La reconciliación palestina: escena uno, toma diez... y contando.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides
Show Comments
Show Comments

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines