Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Qué es la NOPEC, el proyecto de ley estadounidense para presionar al grupo petrolero OPEP+?

Edificio de la OPEP [Zamoto Media/Facebook]

La legislación estadounidense que podría exponer a los miembros del grupo productor de petróleo OPEP+ a demandas antimonopolio ha surgido como una posible herramienta para hacer frente a los altos precios del combustible, después de que el organismo dijera que reduciría la producción a pesar de las presiones de la administración Biden.

El proyecto de ley "No Oil Producing and Exporting Cartels" (NOPEC), que fue aprobado por un comité del Senado por 17 votos a favor y 4 en contra el 5 de mayo, pretende proteger a los consumidores y a las empresas estadounidenses de las subidas del petróleo.

Pero algunos analistas advierten que su aplicación podría tener también algunas peligrosas consecuencias imprevistas.

La OPEP+, que agrupa a la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y a sus aliados, entre los que se encuentra Rusia, acordó el miércoles un fuerte recorte de la producción, lo que supone un freno a la oferta en un mercado ya de por sí tenso.

Tras la decisión, la Casa Blanca dijo que consultaría con el Congreso sobre "herramientas y autoridades adicionales" para reducir el control del grupo sobre los precios de la energía, una aparente referencia a un posible apoyo a la OPEP. La Casa Blanca ya había expresado su preocupación por el proyecto de ley.

A continuación, algunos detalles sobre la legislación.

¿QUÉ ES EL PROYECTO DE LEY NOPEC?

El proyecto de ley bipartidista de la OPEP modificaría la legislación antimonopolio de Estados Unidos para revocar la inmunidad soberana que ha protegido a los miembros de la OPEP+ y a sus compañías petroleras nacionales de las demandas.

Si se convierte en ley, el fiscal general de EE.UU. tendría la opción de demandar al cártel petrolero o a sus miembros, como Arabia Saudí, en un tribunal federal.

No está claro exactamente cómo un tribunal federal podría hacer cumplir las decisiones judiciales antimonopolio contra una nación extranjera. Estados Unidos también podría enfrentarse a las críticas por sus intentos de manipular los mercados mediante, por ejemplo, su prevista liberación de 165 millones de barriles de petróleo de la reserva de petróleo de emergencia entre mayo y noviembre.

Pero los diversos intentos de aprobar la NOPEC durante más de dos décadas han preocupado durante mucho tiempo a Arabia Saudí, líder de facto de la OPEP, lo que ha llevado a Riad a ejercer una fuerte presión cada vez que se ha presentado una versión del proyecto de ley.

Tras la aprobación del proyecto de ley por parte del Comité Judicial del Senado en mayo, es necesario que el Senado y la Cámara de Representantes en pleno lo aprueben y que el presidente lo firme para que se convierta en ley. ClearView Energy Partners, un grupo de investigación no partidista, dijo que el NOPEC, si se presentara en el Senado, probablemente obtendría los 60 votos necesarios para aprobar la cámara de 100 miembros.

¿QUÉ HA CAMBIADO AHORA?

Las versiones anteriores del proyecto de ley NOPEC fracasaron debido a la resistencia de los grupos de la industria petrolera, incluido el principal grupo de presión petrolero estadounidense, el Instituto Americano del Petróleo (API).

Sin embargo, en el Congreso ha aumentado el enfado por los precios de la gasolina, que a principios de año contribuyeron a que la inflación alcanzara su nivel más alto en décadas.

Arabia Saudí ha rechazado las reiteradas presiones de los funcionarios de Biden para que no recorte la producción. En lugar de ello, la OPEP+ acordó el miércoles un recorte de la producción que es el mayor desde el inicio de la pandemia de COVID-19.

LEER: Consecuencias geopolíticas del acuerdo OPEP+

LA INDUSTRIA PETROLERA ESTADOUNIDENSE SE OPONE

El grupo de presión API se opone desde hace tiempo a la NOPEC, alegando que podría perjudicar a los productores estadounidenses de petróleo y gas. Mike Sommers, presidente y director ejecutivo de API, dijo que NOPEC "crearía más inestabilidad en el mercado y exacerbaría los desafíos existentes en el comercio internacional. Esta legislación no sería útil en ninguna condición de mercado pasada, presente o futura".

Una de las preocupaciones de la industria es que la legislación de la OPEP podría conducir en última instancia a la sobreproducción de la OPEP, haciendo que los precios sean tan bajos que las empresas energéticas estadounidenses tengan dificultades para aumentar la producción. Arabia Saudí y otros países de la OPEP tienen algunas de las reservas más baratas y fáciles de producir del mundo.

Una oleada de petróleo de los productores de la OPEP, incluso en un momento de preocupación por el suministro ruso, podría enfriar a los perforadores estadounidenses, algunos de los cuales ya son reacios a aumentar la producción a pesar del recorte.

POSIBLE CONTRAATAQUE

Algunos analistas han dicho que la OPEP podría provocar una reacción involuntaria, incluyendo la posibilidad de que otros países tomen medidas similares contra Estados Unidos por retener la producción agrícola para apoyar la agricultura nacional, por ejemplo.

"Siempre es una mala idea hacer política cuando se está enfadado", dijo en mayo Mark Finley, investigador de energía y petróleo global en el Instituto Baker de la Universidad de Rice y antiguo analista y director de la Agencia Central de Inteligencia, cuando el proyecto de ley avanzó.

Los países de la OPEP también podrían contraatacar de otras maneras.

En 2019, por ejemplo, Arabia Saudí amenazó con vender su petróleo en monedas distintas al dólar si Washington aprobaba una versión del proyecto de ley de la NOPEC. Hacerlo socavaría el estatus del dólar como la principal moneda de reserva del mundo, reduciría la influencia de Washington en el comercio mundial y debilitaría su capacidad para aplicar sanciones a los estados nacionales.

El reino también podría decidir comprar al menos algunas armas a países distintos de Estados Unidos, lo que supondría un lucrativo negocio para los contratistas de defensa estadounidenses.

Además, el reino y otros productores de petróleo podrían limitar las inversiones estadounidenses en sus países o simplemente aumentar los precios del petróleo que venden a Estados Unidos, lo que socavaría el objetivo básico del proyecto de ley.

Estados Unidos y sus aliados ya se enfrentan a grandes retos para garantizar las importaciones de suministros energéticos fiables, especialmente a medida que aumentan las sanciones a Rusia, uno de los mayores proveedores de petróleo y gas del mundo, por su invasión de Ucrania.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
Arabia SauditaArtículosArtículos de OpiniónEEUUOrganizaciones InternacionalesOriente MedioRegiónSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines