Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Brasil: Lula, favorito de Palestina, y Bolsonaro, amigo de Israel, se dirigen a la segunda vuelta presidencial

Jair Bolsonaro, presidente de Brasil (izq.) y Lula, ex presidente brasileño (der.)

Todas las miradas estaban puestas ayer en Brasil cuando el pueblo acudió a las urnas para elegir un presidente en uno de los momentos más cruciales de la historia del país. Desde hace meses, las encuestadoras y los analistas afirman que el izquierdista Lula da Silva (conocido universalmente como Lula) será el próximo presidente brasileño después de cuatro años caóticos bajo el mandato del ultraderechista Jair Bolsonaro, durante los cuales murieron cerca de 700.000 brasileños por Covid-19 y más de 30 millones quedaron sumidos en la pobreza.

Alrededor de 156,4 millones de brasileños votaron en los colegios electorales desde las 8 de la mañana hasta las 5 de la tarde de ayer para elegir al presidente de la república, 27 gobernadores, 583 representantes a la Cámara Baja, un tercio de los miembros del Senado y representantes de los parlamentos regionales. El resultado fue inesperado, ya que Bolsonaro y Lula se dirigen a una segunda vuelta después de que este último recibiera el 48,4% de los votos emitidos, y el actual mandatario obtuviera el 43,23%. Ambos eran las cifras con el 99,87 por ciento de los votos escrutados. Ambos se enfrentarán ahora el 30 de octubre en lo que se considera una prueba de que Brasil es realmente una de las grandes democracias del mundo.

"Hace cuatro años no pude votar porque fui víctima de una mentira en este país", dijo Lula tras depositar su voto en São Bernardo do Campo, la ciudad donde comenzó su legendaria carrera política como funcionario sindical en los años 70. "Fui detenido por la policía federal el día de las elecciones. Intenté que me trajeran una urna a mi celda para votar, pero no lo permitieron. Hoy estoy aquí votando en reconocimiento de mi total libertad". Lula estuvo detenido durante 580 días por un intento judicial de apartarlo de las elecciones presidenciales de 2018. Poco después, el Supremo Tribunal Federal anuló todas las decisiones del proceso que lo condenaban. El tribunal determinó que el ex juez Sérgio Moro era incompetente. Lula recuperó sus derechos políticos y pudo presentarse a las elecciones de este año.

LEER: EE.UU. prepara al heredero del socio en seguridad de Israel, Abbas

En su cargo, Lula tomó muchas decisiones a favor de Palestina, incluido su reconocimiento como Estado independiente dentro de las fronteras de 1967. Elevó el estatus de la representación diplomática entre los dos países y asignó un terreno cerca del palacio presidencial brasileño para la Embajada de Palestina. De los 716 votos emitidos en el colegio electoral dentro del Consulado de Brasil en Ramala por ciudadanos brasileños que viven y trabajan en la Cisjordania ocupada, Lula recibió 592, mientras que Bolsonaro solo obtuvo 52 votos. En la Embajada de Brasil en Israel, sin embargo, Bolsonaro fue el más votado. Aun así, el resultado de esos votos de los expatriados fue mucho más equilibrado que el resultado equivalente en 2018.

Según el responsable del Instituto Brasil-Palestina en el país sudamericano, que Lula obtuviera la mayoría de los votos palestinos en la tierra ocupada no fue una sorpresa. "Cada voto por Lula, al fin y al cabo, es un voto por el caso palestino", explicó el doctor Ahmed Shehada. "Votar a Lula en Palestina en unas elecciones brasileñas refleja el despertar del pensamiento de los brasileños palestinos. Además, el actual presidente Jair Bolsonaro ha mostrado una clara hostilidad hacia los palestinos, y ni siquiera reconoce la existencia de un pueblo palestino."

El expresidente estadounidense Donald Trump respaldó a Bolsonaro en la víspera de la votación del domingo con un mensaje de vídeo dirigido a los brasileños a través de Twitter: "[Bolsonaro ha] hecho un trabajo absolutamente increíble con los asuntos nacionales, la economía y la política", afirmó Trump, que calificó a su compañero de la derecha como "uno de los grandes presidentes de cualquier país del mundo" Dio su "fuerte" respaldo a Bolsonaro. "Ojalá sea el líder [de Brasil] durante mucho tiempo. Ha llevado a su país a grandes alturas de nuevo. Pueblo de Brasil, su país es ahora respetado gracias a él en todo el mundo."

Bolsonaro es muy amigo de Israel, como lo son, paradójicamente, muchos políticos de extrema derecha en todo el mundo. El Estado ocupante también se apresuró a apoyarlo con un mensaje de vídeo a través de Twitter: "Gracias presidente Jair Bolsonaro por su liderazgo en el fortalecimiento de la alianza entre el pueblo de Israel y el pueblo de Brasil. Esa relación nunca ha sido más fuerte". El ex primer ministro israelí Benjamín Netanyahu dijo que los lazos entre el pueblo de Israel y el de Brasil se fortalecían cada vez que visitaba el país.

Según Arlene Elizabeth Clemesha, profesora de Historia Árabe en la Universidad de São Paulo, la segunda vuelta electoral fue inesperada. "Los sondeos sugerían que Lula da Silva tenía posibilidades de ganar con más del 51% de los votos emitidos", me dijo, "pero si miramos los resultados estado por estado, podemos ver que Bolsonaro ganó en estados conocidos por su lealtad a él". A nivel internacional, añadió, el mundo reconoce que hay un ex presidente y actual candidato, Lula, que es un verdadero líder con una visión que puede llevar a Brasil a grandes lugares. "En el otro lado, tenemos un presidente actual que ha sido un desastre para las relaciones internacionales de Brasil".

A nivel internacional, una victoria de Lula da Silva representaría el último de una serie de triunfos de una izquierda resurgente en América Latina, tras la elección de líderes de izquierda en Argentina, Bolivia, Colombia y Chile. Hoy, la mayoría de los brasileños y, de hecho, muchas personas en todo el mundo, esperan una victoria de Lula el 30 de octubre.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

 

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaBrasilIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

Eman Abusidu is MEMO’s correspondent in Brazil.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines