Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La Asociación UE-Israel expone la dependencia del bloque del Estado de ocupación

La presidenta de la Comisión de la UE, Ursula von der Leyen (izq.), se reúne con el ministro de Asuntos Exteriores israelí, Yair Lapid (izq.), en Jerusalén Oeste el 13 de junio de 2022. [Ministerio de Asuntos Exteriores de Israel - Anadolu Agency]

El artículo 2 del Acuerdo de Asociación UE-Israel establece que "las relaciones entre las Partes, así como todas las disposiciones del propio Acuerdo, se basarán en el respeto de los derechos humanos y los principios democráticos, que guían su política interna e internacional y constituyen un elemento esencial del presente Acuerdo". Sin embargo, cuando se trata de Israel, el desprecio de la UE por los derechos humanos y la democracia se vuelve aún más flagrante. Según esa cláusula, el acuerdo debería suspenderse porque Israel incumple claramente ese requisito a diario.

Sin embargo, tras prohibir las importaciones de gas ruso, la UE necesitaba un proveedor de sustitución. En junio, firmó debidamente un memorando de entendimiento con Israel y Egipto que fue descrito por la jefa de la Comisión Europea, Ursula Von Der Leyen, como "un paso excepcional que lleva nuestra cooperación energética al siguiente nivel". En julio, la UE anunció que convocaría un consejo de la Asociación UE-Israel. El jefe de Asuntos Exteriores de la UE, Josep Borrell, la describió como una oportunidad para "comprometerse con Israel" en relación con Palestina. ¿De verdad? En realidad, Palestina es el tema más alejado de las mentes y expectativas tanto de Israel como de la UE.

No es la primera vez que Israel interviene para mitigar los daños y reforzar sus vínculos diplomáticos en el proceso. Desde la ayuda a las dictaduras militares en América Latina cuando Estados Unidos consideraba prudente retirarse a un lado, hasta las misiones humanitarias, Israel ha estado al frente, construyendo una falsa imagen benévola incluso mientras oprime a la población palestina colonizada e invita a la comunidad internacional a ser cómplice de esa opresión.

LEER: La ONU debe insistir en la celebración de una conferencia de paz internacional

Incluso mientras la UE se prepara para la reunión, Israel trata a los diplomáticos de la UE con desprecio. Al representante especial para el proceso de paz en Oriente Medio, Sven Koopmans, se le han vuelto a negar las reuniones con funcionarios israelíes, especialmente con el primer ministro israelí, Yair Lapid, el presidente Isaac Herzog y el ministro de Defensa, Benny Gantz.

A principios de este mes, cuando la UE anunció sus preparativos para la reunión del Consejo de Asociación UE-Israel, Koopmans escribió un artículo de opinión en el que justificaba el desprecio de la UE por los términos del acuerdo, en lugar de buscar formas de responsabilizar a Israel por su expansión colonial y su violencia. "Como vecino de Israel, amigo histórico y mayor socio comercial, disfrutando de una excelente cooperación en tecnología, educación y mucho más, nos importa", escribió Koopmans. "Los europeos entienden las preocupaciones de seguridad de Israel. La UE apoya firmemente el derecho de Israel a luchar contra el terrorismo, dentro del pleno respeto de sus obligaciones internacionales en materia de derechos humanos." Si no es consciente de que Israel viola constantemente el derecho internacional y además ha cometido crímenes de guerra, entonces se ha equivocado de trabajo.

Ahora que la metedura de pata de la UE al sancionar a Rusia ha provocado una crisis energética, los palestinos se enfrentan a más humillaciones por parte de la UE. El supuesto apoyo de la UE a las ONG palestinas y a las familias en riesgo de desplazamiento forzoso por parte de Israel seguirá proporcionando unas relaciones públicas oportunistas al bloque y a su diplomacia de los dos Estados. Se trata de una fachada, un fino barniz de respetabilidad que sólo sigue siendo relevante porque no hay voluntad política de oponerse a Israel. Con los Acuerdos de Abraham en el bolsillo, la normalización del colonialismo de los colonos, la violencia y el apartheid de Israel se ha convertido en algo aceptable, garantizando así que más países se comprometan diplomática y económicamente con Israel, siempre a expensas del pueblo de la Palestina ocupada.

Si esta reunión del Consejo de Asociación UE-Israel sigue adelante -por primera vez desde 2012- cualquier posible mención a los palestinos en el orden del día será sólo superficial. Sólo podemos esperar que la Autoridad Palestina no tome una retórica tan insignificante como prueba del apoyo de la UE. El bloque no necesita más estímulos para seguir sin hacer nada.

OPINIÓN: A pesar de sus afirmaciones en la ONU, Abbas no tiene voluntad política de cumplir

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEuropa y RusiaIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall SlidesUnión Europea

MEMO Staff Writer

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines