Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

A pesar de sus afirmaciones en la ONU, Abbas no tiene voluntad política de cumplir

Mahmoud Abbas, presidente de la Autoridad Palestina, habla durante la Asamblea General de las Naciones Unidas (AGNU) en Nueva York, Estados Unidos, el viernes 23 de septiembre de 2022 [Jeenah Moon/Bloomberg via Getty Images].

Si el líder de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, se tomara en serio lo de responsabilizar a la comunidad internacional y a Israel de la actual colonización de Palestina, su discurso en la Asamblea General de la ONU habría sido más definitivo. "Hoy, en nombre del pueblo palestino, al que me siento orgulloso de pertenecer, les digo que nuestra confianza en lograr una paz basada en la justicia y el derecho internacional está disminuyendo, debido a las políticas de ocupación israelíes", dijo. "¿Quieren matar lo que queda de esperanza en nuestras almas?".

Comenzar cualquier discurso importante con una ambigüedad retórica no augura nada bueno, especialmente cuando se trata de una organización internacional dominada por antiguas potencias coloniales y que ha utilizado su poder colectivo para mantener la existencia colonial de Israel.

Día de la Nakba de 1948 - Caricatura [Carlos Latuff/Monitor de Oriente]

En su discurso, Abbas hizo una petición formal para que se apliquen las resoluciones 181 y 194 de la Asamblea General: el Plan de Partición de 1947 y el derecho al retorno de los palestinos, respectivamente. "Les pedimos que, en caso de que Israel se niegue a cumplir y no aplique estas dos resoluciones, le impongan sanciones y suspendan su pertenencia a la organización internacional", declaró. Aparte de que ambas resoluciones protegen el proyecto colonial de Israel, la normalización por parte de la comunidad internacional del colonialismo de los colonos israelíes, así como su propia existencia, hace que la petición de Abbas se quede corta para que los palestinos tengan una oportunidad de reclamar su tierra y tener autonomía política. El apoyo internacional a Israel fue posible, en parte, gracias al retraso en el reconocimiento de los derechos políticos de los palestinos, una medida que sigue siendo apoyada hasta hoy por el paradigma humanitario.

Muy tardíamente, Abbas está reconociendo la continua y sistemática expansión de Israel sobre la tierra palestina, pero su contradictoria adhesión al compromiso de los dos Estados destacó en su discurso en la ONU. Abbas enumeró un repertorio muy detallado de las violaciones de Israel, pero su negativa a romper con las imposiciones internacionales sobre Palestina es un respaldo silencioso a todo lo que está mal con la política de dos Estados, que la comunidad internacional alaba e Israel rechaza. El resultado ha sido claro durante décadas: la normalización de la existencia colonial de Israel ha dado lugar a que sus violaciones diarias del derecho internacional sean tratadas simplemente como acciones abusivas, explotadoras y violentas. Éstas son debidamente condenadas, pero Israel se libra de tener que rendir cuentas, no porque falten pruebas de sus violaciones, sino porque la comunidad internacional ha participado en la creación de Israel y lo ha sostenido diplomática y económicamente.

LEER: ¿De qué lado está la AP?

La AP, por el contrario, ha garantizado su continuidad al plegarse a las exigencias israelíes e internacionales. De ahí que el discurso de Abbas, aunque tardío, carezca de la repercusión que podría haber tenido si los dirigentes palestinos hubieran sido inequívocos sobre la necesidad de la descolonización.

Aunque se habla menos de ello en los medios de comunicación internacionales, los relatos palestinos sobre la AP incluyen la represión; la "sagrada" (descripción de Abbas) coordinación de la seguridad con Israel; la explotación de los prisioneros palestinos; la imposición de sanciones a Gaza en un intento de coaccionar a Hamás para que ceda el control; la tortura por parte de los servicios de seguridad de la AP, a veces hasta la muerte; y la prevención de que los palestinos expresen cualquier oposición a Abbas. Si los propios dirigentes palestinos trabajan en contra de los intereses del pueblo palestino, ¿qué miembro de la ONU va a tomar en serio a Abbas?

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

MEMO Staff Writer

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines