Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Sheij Yusuf Al-Qaradawi: un hombre para todas las estaciones

Qatar's Egyption-born cleric Sheikh Yussuf al-Qaradawi on 26 March 2007 [FAYEZ NURELDINE/AFP via Getty Images]

Al igual que millones de musulmanes, me entristeció profundamente la noticia del fallecimiento del Dr. Yusuf Al-Qaradawi. Fue realmente uno de los más grandes eruditos islámicos contemporáneos, cuya vida y obra tuvieron un enorme impacto en todos nosotros, tanto en el siglo XX como en el XXI.

Como modernizador, ocupó un lugar especial en el corazón de muchos conversos al Islam que buscaron su consejo. A diferencia de algunos de los eruditos árabes de peso de hoy en día, comprendió los desafíos únicos a los que se enfrentan los musulmanes étnicamente diversos que surgen en Occidente. Con sabiduría y conocimiento, nos dio a los novatos el valor para enfrentarnos a nuestros críticos y defender el islam, así como la comprensión para equilibrar nuestros compromisos religiosos y nuestros agitados estilos de vida, y evitar así caer en trampas extremistas.

Uno de los mayores tópicos que se siguen propagando por el mundo sobre el jeque Al-Qaradawi es que era un extremista islámico que alimentaba el odio y avivaba las llamas de la intolerancia. Esto no podría estar más lejos de la verdad. Sí, hubo odio, pero dirigido a él por sus detractores dentro y fuera de la comunidad musulmana.

El primer tsunami de críticas le llegó en el momento en que calificó a Israel de Estado construido sobre el terrorismo de las bandas Irgun, Haganah y Stern. Mencionó las atrocidades cometidas por los terroristas sionistas durante la Nakba, y la expulsión asesina de los palestinos de su patria, en algunos de sus libros, sobre todo en Jurisprudencia de la Yihad. El jeque Al-Qaradawi se convirtió en un pararrayos del odio sionista desenfrenado alimentado por las mentiras, las distorsiones de los medios de comunicación y la manipulación por no hacer más que decir la verdad sin ambages.

Egipto: Sisi se compromete a resolver los problemas de abastecimiento en dos meses

Durante una visita a Gran Bretaña en 2004, el orador árabe fue acosado por periodistas que estaban tan mal informados sobre lo que realmente dijo y no dijo, que concedió una entrevista exclusiva a The Guardian y dejó muy claro que las declaraciones que se le atribuían sobre la homosexualidad y los golpes a las esposas eran "totalmente inexactas e injustas". Los investigadores de los medios de comunicación rara vez hacen referencia a este artículo, porque se opone a los tropos y relatos habituales sobre el llamado "predicador del odio".

Durante las dos últimas décadas, una máquina de propaganda pro-israelí ha vertido mentiras sobre él, distorsionando y armando sus palabras con la ayuda de periodistas perezosos y crédulos que se dejaron alimentar sin comprobar los hechos o atreverse a cuestionar la agenda de "atrapar a Qaradawi". Parte de la culpa puede atribuirse a las malas traducciones del árabe al inglés, pero esto no impidió que políticos igualmente ignorantes, presionados por los grupos de presión pro-israelíes, prohibieran sus visitas al extranjero.

Hace poco mencioné su nombre de pasada a una amiga y, sin pensarlo, se erizó automáticamente, llamándolo predicador del odio y simpatizante del terrorismo. Cuando le pregunté a qué se refería exactamente fue incapaz de dar una respuesta concreta. ¿Había leído alguno de los 120 libros escritos por él? Se quedó con la mirada perdida. Su única defensa fue: "Bueno, es lo que me han dicho. Sé que lo he leído en alguna parte".

Y así es exactamente como se difunde el veneno mal informado. La verdad es que la mayoría de los occidentales nunca habrían oído hablar del jeque Al-Qaradawi si no fuera por su firme defensa de los palestinos que, por si hace falta recordarlo, tienen todo el derecho, según el derecho internacional, a resistir la brutal ocupación israelí que se ven obligados a soportar a diario. Es este reconocimiento del derecho a resistir la ocupación lo que enfurece al Estado del apartheid y a sus aliados, por lo que cualquiera que intente justificar la resistencia palestina es atacado, como escribí en MEMO el día antes de la muerte del jeque. Compruébelo usted mismo: Busca en Google "Apartheid israelí" y lo primero que verás es un anuncio pagado por el gobierno israelí que dispara al mensajero y critica la denuncia de apartheid de Amnistía Internacional.

El jeque Qaradawi probablemente haya hecho más cosas entre bastidores luchando por la justicia para el pueblo palestino que los corruptos guerreros de sillón que se sientan en la Autoridad Palestina en Ramallah. Incluso me pregunto si la mezquita de Al-Aqsa seguiría en pie si él no hubiera denunciado hace años las amenazas sionistas contra el tercer lugar más sagrado del Islam y hubiera creado la Fundación Internacional de Jerusalén.

Gracias a la labor del jeque, toda una nueva generación de jóvenes musulmanes y conversos al islam de todo el mundo conoce la historia especial y el estatus de bendición que tiene Jerusalén para musulmanes y cristianos por igual. Su legado es asegurar la presencia a largo plazo de los jerosolimitanos palestinos en la que siempre rezó para que fuera la capital de una Palestina independiente.

Todo el mundo musulmán debería estar de luto por su fallecimiento, pero millones de musulmanes árabes tienen demasiado miedo para derramar una sola lágrima en público. ¿Por qué? Eso me lleva a sus otros detractores: Los déspotas árabes.

Muchos de estos tiranos habrían hecho arrestar, torturar y matar a Al-Qaradawi si hubieran podido ponerle las manos encima. Su sabiduría, popularidad, inmensos conocimientos y carisma lo convirtieron en una amenaza inmediata para sus regímenes. Y su capacidad para entrelazar la religión y la política, al tiempo que impulsaba la unidad y la reconciliación, lo convertía en una amenaza para quienes dependen de la inestabilidad en Oriente Medio para mantener su control del poder. No quiero ensuciar este homenaje al jeque mencionando sus nombres, pero todos sabemos quiénes son. Y lo que es más importante, su nombre pasará a ser uno de los grandes del Islam de todos los tiempos, mientras que el de ellos quedará en las mugrientas notas a pie de página de la historia.

Yusuf Abdullah Al-Qaradawi nació bajo el dominio colonial británico en 1926 en un pueblo del delta del Nilo antes de ir a El Cairo, donde estudió en la influyente Universidad de Al-Azhar. En sus primeros años como estudiante del Islam, Al-Qaradawi desempeñó un papel decisivo en la Hermandad Musulmana. El fundador del movimiento, Hassan Al-Banna, contribuyó a inspirar su comprensión del papel del Islam en la vida pública.

Casi inevitablemente, su papel activo en el movimiento sociopolítico le llevó a ser encarcelado en repetidas ocasiones durante las décadas de 1940 y 1950. Mientras que otros miembros de la Hermandad abandonaron la cárcel y pasaron a formar o unirse a grupos extremistas, Al-Qaradawi pudo sacudirse el trauma de la tortura en el famoso régimen penitenciario egipcio para continuar su desarrollo dentro del movimiento.

Sin embargo, como la persecución en Egipto continuaba, se dirigió al pequeño estado del golfo de Qatar para enseñar, y muy pronto sus conocimientos fueron solicitados por el jeque Ahmad Bin Ali Al-Thani. El Emir de Qatar falleció en 1977, momento en el que él y Al-Qaradawi se habían convertido en firmes amigos. Fue el Emir quien concedió al erudito la ciudadanía qatarí.

LEER: Miles de personas participan en las oraciones fúnebres por el sheij Yusuf Qaradawi

Sumergido en su trabajo en Qatar, el jeque se embarcó en una carrera editorial enormemente influyente y su estilo fácilmente accesible le granjeó la admiración de una generación de musulmanes en Occidente que encontraban sus escritos tan fáciles de entender. Cuando se lanzó el canal árabe Al Jazeera en 1996, Al-Qaradawi recibió un programa semanal llamado "Sharia and Life", que se convirtió en un programa de máxima audiencia con más de diez millones de espectadores en todo el mundo. A finales de la década de 1990, lanzó dos sitios web -Qaradawi.net e islamonline.net- para ofrecer orientación religiosa, especialmente a los conversos y a los curiosos que querían saber más sobre el Islam.

Hubo oportunidades para que ampliara su carrera fuera de Qatar, pero el jeque rechazó sabiamente un papel de liderazgo en la Hermandad Musulmana de Egipto en varias ocasiones. Como alguien que podía relacionarse fácilmente con quienquiera que estuviera en su mesa, utilizó el Islam para hablar de todo, desde la religión hasta la política, la democracia occidental y el cambio climático, así como de los retos a los que se enfrenta el mundo musulmán, incluida Palestina.

Todo ello le valió el título de "Mufti Global", que enfureció aún más a sus detractores. Empeñados en demonizarlo como extremista, sus detractores vieron desbaratada su misión cuando, tras los terribles sucesos del 11-S, el jeque Al-Qaradawi utilizó su plataforma para condenar los atentados, a Osama Bin Laden y a Al-Qaida. Ignorando su posición moderada, los detractores recurrieron a citar su apoyo al uso de terroristas suicidas para resistir la ocupación militar israelí de Palestina. En años posteriores, cambió su posición sobre los atentados suicidas debido a lo que, según él, eran nuevas circunstancias. Nunca consideró que cambiar de punto de vista u opinión fuera una debilidad, y aunque cada fatwa -opinión de la shari'ah- que emitía estaba respaldada y apoyada por un inmenso conocimiento y comprensión, también era flexible sin diluir su fe.

LEER: Un sacerdote de Jerusalén pide a los cristianos que protejan la mezquita de Al-Aqsa de las incursiones israelíes

No es de extrañar, pues, que cuando estalló la Primavera Árabe en 2011 los musulmanes buscaran su consejo y apoyo. Para alegría de los musulmanes de a pie, les dio su apoyo, pero los déspotas amenazados por las revueltas se enfrentaron a una nueva ola de animosidad. Como muchos de nosotros, el jeque Al-Qaradawi esperaba que la revolución pacífica pusiera fin a sus regímenes brutales y arrastrara la democracia musulmana que él había defendido durante mucho tiempo.

El fracaso generalizado de la Primavera Árabe y la caída del primer presidente democráticamente elegido de Egipto, el Dr. Mohamed Morsi, mediante un golpe militar en 2013, fueron momentos extremadamente dolorosos para el jeque. Lejos de ser una figura divisiva, no dejaba de instar a la reconciliación.

Otra gran decepción para él fue el fracaso de las revoluciones en Irak y Siria, que vieron surgir a los extremistas de Daesh que declararon su propio "califato". Sin ningún erudito intelectual de renombre, sus ambiciones quedaron vacías cuando la Unión Internacional de Eruditos Musulmanes, dirigida por Al-Qaradawi, lo declaró "legalmente nulo".

Voy a echar de menos la capacidad del jeque para comunicarse con los musulmanes recién llegados al redil del islam utilizando la teología y los textos sagrados, adaptándose a las necesidades de quienes, como yo, no hemos nacido en una familia musulmana ni en ninguna de las diversas culturas en juego en el mundo musulmán. Muchos de los conversos occidentales fuimos educados para elegir nuestra propia forma de vida, por lo que el enfoque de "talla única" adoptado por algunos eruditos no encajaba del todo bien, y el jeque Al-Qaradawi lo sabía. Para él, la ley islámica era más una cuestión de conciencia que de coacción, y como era capaz de abrazar la modernidad, era muy popular entre muchos musulmanes que deseaban vivir en el mundo moderno y al mismo tiempo conservar o abrazar una identidad islámica propia.

Como ocurre con la mayoría de las religiones, los textos sagrados del Islam son revisados e interpretados constantemente por los eruditos, y es aquí donde la habilidad de Al-Qaradawi para moverse sin esfuerzo en el mundo contemporáneo le puso por delante de casi todos los demás. Siempre buscó el significado de un verso del Corán en lugar de tomarlo literalmente, en marcado contraste con las interpretaciones más tradicionalistas de otros eruditos.

Egipto: Al-Azhar ignora la muerte de Al-Qaradawi, mientras los medios saudíes y emiratíes lo critican

El jeque Al-Qaradawi también ha sido reconocido como pionero de lo que algunos consideran una nueva jurisprudencia llamada fiqh al-aqalliyyat -la "Jurisprudencia de las Minorías"- que abarca a las crecientes comunidades musulmanas que viven fuera de los países árabes y musulmanes. Para ello, se basó en el concepto tradicional islámico de "taysir", a menudo traducido como "facilidad", para argumentar que los musulmanes de Occidente deberían recibir un trato más indulgente con respecto a la ley islámica.

Recuerdo que alguien me envió una copia de su fatwa, publicada por islamonline.net, en la que se permitía a una mujer europea seguir casada con su marido no musulmán después de haberse convertido al islam, ya que su unión era armoniosa. Se trata de una medida innovadora para los conversos, que se enfrentan a todo tipo de problemas al intentar adoptar una nueva fe y un nuevo estilo de vida.

También permitió a los musulmanes europeos hipotecar sus casas y pequeños negocios para poder funcionar y trabajar mientras viven en Occidente. Ambas prácticas suelen estar estrictamente prohibidas para los musulmanes, pero también reconocía la imposibilidad de imponer las interpretaciones tradicionales de la ley islámica a los que vivimos en Occidente.

Voy a echar de menos el enfoque de sentido común del jeque Yusuf Al-Qaradawi hacia nuestra gran fe y su diversa familia de creyentes, pero confío en que su legado seguirá vivo a través de sus seguidores y partidarios. En mi opinión, era alguien que podía navegar por todos los puntos de la brújula; definitivamente un hombre para todas las estaciones.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónEgiptoOriente MedioQatarRegión

La periodista y autora británica Yvonne Ridley ofrece análisis políticos sobre asuntos relacionados con el Oriente Medio, Asia y la Guerra Mundial contra el Terrorismo. Su trabajo ha aparecido en numerosas publicaciones de todo el mundo, de Oriente a Occidente, desde títulos tan diversos como The Washington Post hasta el Tehran Times y el Tripoli Post, obteniendo reconocimientos y premios en los Estados Unidos y el Reino Unido. Diez años trabajando para grandes títulos en Fleet Street amplió su ámbito de actuación a los medios electrónicos y de radiodifusión produciendo una serie de películas documentales sobre temas palestinos e internacionales desde Guantánamo a Libia y la Primavera Árabe.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines