Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La interesante aparición del general sudanés en Nueva York

El presidente del Consejo Soberano de Transición de Sudán, Abdel Fattah al-Burhan, se dirige a la 77ª sesión de la Asamblea General de las Naciones Unidas en la sede de la ONU en Nueva York el 22 de septiembre de 2022 [Foto de TIMOTHY A. CLARY/AFP vía Getty Images].

Visitará Israel si se le invita y se dispone de los medios para ir. Con esta clara audacia, el presidente del Consejo de Soberanía de Transición de Sudán, el general Abdel Fattah Al-Burhan, habló a los medios de comunicación al margen de las reuniones de la 77ª sesión de la Asamblea General de la ONU en Nueva York.

La traducción correcta de la declaración de Al-Burhan, sin la menor exageración, es que quiere visitar Israel y que está haciendo un guiño a las autoridades de ocupación, pidiendo una invitación, con un viaje cómodo, y que está esperando ansiosamente que le concedan su deseo. Así que ahora, la decisión está en manos del gobierno de ocupación, podría invitarle ahora o esperar, y decidirá en qué medio de transporte vendrá y en qué clase volará a Tel Aviv.

Es muy similar a las apariciones de algunas estrellas de festivales locales, que compiten por mostrar el mayor nivel de audacia para sacudir al público, atrayendo la atención de productores, directores y responsables de la industria.

Hay que tener en cuenta que esta declaración no ha estado precedida de ninguna señal por parte de Tel Aviv de que esté interesada en acoger al general soberano, que parece estar en proceso de volver a presentarse como gobernante de Sudán, al acercarse el final del mandato del Consejo Soberano de Transición que preside. A esto le seguirán unas elecciones a las que no se presentará, como prometió antes, declarando que él y el consejo militar no quieren estar en el poder.

La realidad árabe actual nos dice que cuanto más demuestran los generales su falta de voluntad para hacerse cargo de los asuntos de gobierno, mayor es su insistencia en hacerse con el poder. Podemos referirnos al caso del general egipcio Abdel Fattah Al-Sisi, cuando juró profusamente que el ejército no quería gobernar, que él personalmente no se presentaría a las elecciones y que no le gustaba el trabajo político. El resto de la historia es conocida: hay terrorismo a las puertas y conflicto entre los partidos y fuerzas civiles que no ofrecen una alternativa que proteja a la nación de las amenazas de los malvados conspiradores.

LEER: Los sudaneses se dirigen al norte, a Egipto, en busca de un futuro mejor

Lo interesante de la historia es que tan pronto como terminó de coquetear con Israel y los círculos occidentales en Nueva York, el general Al-Burhan decidió repentinamente, sin arreglo previo ni programación, volar a El Cairo directamente, y no a Jartum, para informar a su maestro y pionero en el juego, el general Al-Sisi, el resultado de lo que había hecho en Nueva York.

Ya dije antes, con la exposición de la reunión secreta entre Al-Burhan y el entonces primer ministro israelí Benjamin Netanyahu en Entebbe (Uganda) a principios de febrero de 2020, que el alumno Abdel Fattah Al-Burhan había memorizado la lección y la había comprendido después de haber sido enseñado por el profesor Abdel Fattah Al-Sisi. Comprendió que quien quiere el poder debe pagar una dote a Israel, y Al-Burhan lo ha hecho. Sigue encarnando una de las ironías de la política árabe, al ser el primero en normalizar con Israel, inmediatamente después del anuncio del "acuerdo del siglo", aunque fue el más feroz en expresar su rechazo al acuerdo y defender los derechos palestinos durante la conferencia de ministros árabes.

En octubre de 2021, tras reunirse con Netanyahu, Al-Burhan decidió ignorar la fórmula de reparto entre las fuerzas militares y civiles, representadas por el gobierno de Abdullah Hamdok, y derrocar tanto el acuerdo de asociación como el gobierno. Por ello, se dijo que el golpe de Al-Burhan se produjo en Entebbe, donde se reunió con el primer ministro del gobierno de ocupación israelí de la época, del que Tel Aviv se encargó de filtrar noticias a los medios de comunicación. Mientras tanto, las fuerzas civiles sudanesas que participaban en el gobierno anunciaron su renuncia a él y su desconocimiento de sus acciones. Además, la oficina del primer ministro, Abdullah Hamdok, refutó la afirmación de Al-Burhan de que su reunión con Netanyahu tuvo lugar con el conocimiento y el consentimiento de Hamdok.

En Nueva York, Al-Burhan no desaprovechó ningún momento para intentar presentar una nueva cara que se ajuste a las especificaciones de un general con máscara de civil, mientras hablaba con todos los que se sentaban con él, incluidos los funcionarios de la ONU e internacionales, diciéndoles que el ejército sudanés quiere retirarse de la vida política. Esta es una fórmula que los generales utilizan siempre antes de decidirse a quitarse la chaqueta militar y ponerse su falsa cara de civiles, en preparación para entrar en las arenas políticas que han sido totalmente preparadas para que los militares ganen la carrera, incluso si su más alto oficial juró que no tiene intención de presentarse a las elecciones.

Los generales siempre apuestan por el oportunismo y el pragmatismo de la comunidad internacional, y por ese gran abismo entre la elegancia de los principios y la prepotencia de los intereses, sabiendo que esta última suele ganar en todos los enfrentamientos. Esta regla sólo se rompe con las revoluciones populares que sorprenden a todas las partes por su firmeza y la constatación de que las revoluciones a medias son una derrota, y que detenerse a mitad de camino es una pérdida total.

Este artículo apareció por primera vez en árabe en Al-Araby Al-Jadeed el 26 de septiembre de 2022

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónOriente MedioSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines