Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Los sudaneses se dirigen al norte, a Egipto, en busca de un futuro mejor

Manifestación sudanesa frente a la embajada egipcia en la capital Jartum, el 25 de abril de 2019 [ASHRAF SHAZLY/AFP /Getty]

En Al-Souq Al-Arabi, en el centro de Jartum, las agencias de viajes que ayudan a los jóvenes sudaneses a buscar un futuro económico más brillante en Egipto están sustituyendo a las ferreterías antes abarrotadas en una esquina del principal centro comercial de la capital.

El éxodo refleja el creciente desánimo ante las perspectivas en el país, donde la economía ha estado en caída libre y la ONU dice que la escasez de alimentos afecta a un tercio de la población. Los cortes de electricidad y agua son habituales. Las protestas contra el ejército han sacudido las calles desde el golpe de Estado de hace un año.

Tras la toma del poder por parte de los militares, que derrocaron a un gobierno dirigido por civiles que había prometido un nuevo amanecer económico, el número de personas que abandonan el país se ha acelerado, según afirman las agencias de viajes y los emigrantes.

Egipto, que ya alberga una comunidad sudanesa estimada en 4 millones, ofrece pocos de los lucrativos empleos que los migrantes sudaneses han buscado tradicionalmente en el Golfo, pero es un destino más fácil y a menudo más familiar.

Y, aunque algunos siguen viajando por el Mediterráneo hacia Europa, Egipto tiene notables ventajas.

Los jóvenes sudaneses pueden viajar allí a bajo precio y buscar trabajo, mientras que las familias buscan asistencia sanitaria, educación para sus hijos y una vida estable.

"Todos los jóvenes queremos labrarnos un futuro, pero eso no se puede hacer aquí", dice Munzir Mohamed, un joven de 21 años que intenta reservar un viaje en autobús a Egipto en una de las agencias de viajes.

El propietario de una empresa de autobuses de Jartum dijo que hasta 30 autobuses llevaban diariamente a unos 1.500 pasajeros a Egipto desde Sudán, lo que, según él, suponía un aumento del 50% con respecto al año pasado, a pesar de la fuerte subida del precio de los billetes. Dos agentes de viajes estimaron que el número de jóvenes que querían hacer el viaje se había duplicado en el último año.

No hay cifras disponibles públicamente que muestren las tendencias recientes de la migración de Sudán a Egipto. Pero un diplomático egipcio dijo que el número de viajeros había aumentado desde 2019, cuando un levantamiento condujo al derrocamiento del ex líder sudanés, Omar Al-Bashir.

"El movimiento de sudaneses hacia Egipto ha ido aumentando (...) de forma gradual y proporcional al deterioro de la situación en Sudán", dijo.

Impuestos y tasas

En Al-Souq Al-Arabi, los obreros, electricistas y otras personas que suelen estar en las obras de construcción pasan el tiempo bebiendo té y jugando a juegos de mesa mientras esperan el trabajo.

"Antes esperábamos cinco minutos para tomar asiento. Ahora estoy sentado aquí todo el día", dice el propietario de una ferretería que aún funciona en el mercado.

Gran parte de los míseros ingresos que aún pueden obtener los comerciantes y los vendedores de puestos se debe a los mayores impuestos, tasas y derechos de licencia introducidos por un gobierno que perdió miles de millones de ayuda económica externa tras el golpe, dicen.

El ministro de Finanzas, Jibril Ibrahim, dijo el domingo que el país dependería de sus propios recursos internos por segundo año para financiar el presupuesto, a pesar de que el gobierno tiene dificultades para proporcionar servicios básicos.

Los impuestos y las tasas han subido un 400% o más en algunos casos, dicen los empresarios.

"Nos ha afectado enormemente", dijo el propietario de una ferretería.

LEER: La economía egipcia es una bomba de relojería a punto de estallar

Los comerciantes cerraron los principales mercados de las ciudades de Sennar y Gedaref este mes en protesta por las tasas. En la ciudad de El Obeid están previstos nuevos cierres esta semana. El gobierno, que no ha nombrado un nuevo primer ministro desde el golpe, está haciendo malabares con las huelgas de los trabajadores de la electricidad y el alcantarillado, así como de los médicos en prácticas por los bajos salarios.

El Ministerio de Finanzas no respondió a una solicitud de declaraciones.

La inflación oficial se ha reducido de un máximo del 423% el año pasado al 117% en agosto, lo que, según empresarios y analistas, refleja el estancamiento económico. Sigue siendo una de las tasas más altas del mundo.

La libra sudanesa se ha depreciado un 950% en los últimos cuatro años, mientras que el combustible, antes subvencionado, se ha encarecido más que en muchos países más ricos.

Los empresarios afirman que la mayoría de la gente ya no puede permitirse mucho más que los productos básicos, lo que hace que los comerciantes y las fábricas reduzcan su actividad o cierren sus negocios.

Esto puede empujar a más personas a marcharse. La Organización Internacional para las Migraciones (OIM), "prevé que más personas consideren la migración como una opción", dijo un portavoz de la agencia de la ONU en referencia a Sudán.

Trabajos de poca monta

Las circunstancias en Egipto también son difíciles, con la inflación más alta en casi cuatro años, y casi una cuarta parte de los jóvenes desempleados, según la Organización Internacional del Trabajo.

Los jóvenes sudaneses suelen acabar realizando trabajos de poca monta en fábricas, minas de oro o como empleados domésticos, según afirman los agentes de viajes y los emigrantes. Pero tienen una comunidad en la que apoyarse y pueden ganar más que en casa.

"Toda mi familia en Sudán trabajaba y aún así no ganábamos mucho, y todo se iba en comida", dice Malaz Abbakar, de 23 años, que se trasladó a Egipto hace dos años.

Ahora, dice, puede enviar a su familia hasta 120.000 libras sudanesas (208 dólares) al mes trabajando como niñera.

Informe: Egipto encabeza la lista de importadores de armas de Francia

En El Cairo han aparecido tiendas que venden alimentos sudaneses, las escuelas privadas anuncian sus sucursales egipcias en las vallas publicitarias de Jartum, y muchos viajan a Egipto para recibir una atención sanitaria que se ha vuelto cara o no está disponible en su país.

Para algunos, como Adam, de 23 años, procedente de Darfur, asolado por la guerra, Egipto es una escala antes del traicionero viaje a través del Mediterráneo hacia Europa.

"Es peligroso, pero es mejor arriesgarse y tener una buena vida que sufrir en la pobreza y la desesperanza", dijo mientras hacía cola para obtener un visado en el consulado egipcio de Jartum, junto con otras docenas de aspirantes a emigrantes.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónEgiptoRegiónSmall SlidesSudán

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines