Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La economía egipcia es una bomba de relojería a punto de estallar

Mohamed Ahmed Maait, ministro de Finanzas de Egipto, habla durante una entrevista con Bloomberg Television en Nueva York, Estados Unidos, el jueves 22 de septiembre de 2022. [Victor J. Blue/Bloomberg vía Getty Images].

El ministro egipcio de Finanzas, Mohamed Maait, ha declarado a Bloomberg que su país no obtendrá un nuevo préstamo del Fondo Monetario Internacional (FMI) hasta dentro de uno o dos meses. La alternativa actual para Egipto es recurrir a países como China y Japón para conseguir un "préstamo blando".

El mes pasado, Reuters publicó un análisis de la problemática situación económica de Sri Lanka, tras la declaración de quiebra, la huida del ahora ex presidente y el asalto del pueblo al palacio presidencial. El análisis confirmó que Sri Lanka necesitaba un nuevo préstamo del FMI como solución temporal, pero que no lo obtendría antes de dirigirse a países como China y Japón para obtener préstamos blandos.

En los últimos meses, el escenario de Sri Lanka se ha convertido en una pesadilla para el régimen egipcio y sus atribulados medios de comunicación, ya que las imágenes de la ira popular, el asalto al palacio presidencial y la persecución de funcionarios en las calles han hecho saltar las alarmas en Egipto. El régimen de Abdel Fattah Al-Sisi ha ahogado al país con deuda externa, situando a Egipto entre los peores países del mundo en emisión de deuda soberana, según un informe de S&P Global Ratings.

De hecho, las estimaciones de los expertos económicos egipcios sitúan el total de la deuda pública egipcia en el 130% del PIB del país. Se trata de una cifra muy similar a la de Sri Lanka -donde es del 140%-, lo que ha llevado al FMI a exigir al nuevo gobierno de Sri Lanka que la reduzca a menos del 100% antes de conceder nuevos préstamos.

Informe: Egipto encabeza la lista de importadores de armas de Francia

El verdadero problema al que se enfrenta ahora el régimen egipcio es tener que acudir de nuevo a un país como China para obtener préstamos blandos. China adopta una política de préstamos ocultos en estas situaciones. No declara los detalles de tales préstamos, excepto en los datos del gobierno. El sistema funciona tomando los activos soberanos de los países deudores a cambio de fijar una reprogramación concesional de las deudas. Esto es lo que hizo Pekín en Sri Lanka, donde se hizo con el control de su principal puerto en el océano Índico después de que el gobierno no pagara el préstamo de 307 millones de dólares para su construcción.

Lo mismo se repitió en Zambia, donde China se hizo con la principal central hidroeléctrica y el 60% de la emisora de radio estatal de Zambia. Del mismo modo, China planea ahora hacerse con el puerto de Mombasa después de que Kenia no haya pagado su deuda a Pekín.

A nivel interno, el régimen egipcio está tratando de promover la narrativa de que el mundo está sufriendo graves crisis económicas debido a la guerra de Rusia en Ucrania y a la pandemia de Covid-19. En teoría, esto puede sonar razonable, pero la realidad es que el régimen no ha proporcionado ningún alivio y apoyo real a los ciudadanos como muchos otros países han hecho en los últimos dos años. Por el contrario, el Ministerio de Finanzas egipcio anunció que ha recaudado cerca de un billón de libras egipcias de los contribuyentes, lo que equivale al 70% del presupuesto del Estado. Antes, el ministerio también anunció que el total de las transferencias de dinero de los egipcios que viven en el extranjero ascendía a 31.000 millones de dólares, una cantidad superior a los ingresos del Canal de Suez y del sector turístico de este año.

LEER: Egipto analiza las posibilidades de cooperación militar con la India

De forma algo desastrosa, Maait ha dicho que el Estado utilizará estos fondos para pagar sus deudas pendientes a finales de este año. Esto refleja una política general adoptada por el régimen, donde algo similar dijo el ministro de Transporte, Kamel Al-Wazir, en la televisión el mes pasado; el gobierno subirá el precio de los billetes de tren y metro para pagar sus deudas pendientes.

Durante mi propio programa de televisión, pregunté a la audiencia por sus deudas, y en pocos minutos el equipo de producción recibió detalles de casi un millón de libras egipcias que debían sólo veinte ciudadanos de diferentes profesiones. Están atrapados en un círculo vicioso de deudas interminables.

La Agencia Central de Movilización Pública y Estadística publicó el año pasado cifras oficiales que muestran que más del 50% de las familias egipcias recurren al endeudamiento para cubrir sus necesidades diarias. Otro informe publicado por la Red del Barómetro Árabe afirmaba que Egipto ocupaba el primer puesto entre los países árabes, con un 80%, en el que los ciudadanos no tienen dinero para comprar alimentos cuando se les acaban los ingresos mensuales. El informe también mostraba que Egipto ocupa el primer lugar en el mundo árabe en cuanto a la preocupación de los ciudadanos por no poder comprar suficiente comida y bebida.

Con unas estadísticas tan devastadoras, la economía egipcia es una bomba de relojería a punto de estallar bajo Al-Sisi y su régimen. Cuando ocurra, no se deberá a un movimiento político o ideológico; será una explosión popular furiosa de los ciudadanos que buscan una salida a la pobreza y el hambre.

LEER: Qatar se acerca al campo oriental de Libia tras años de enemistad

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónEgiptoRegiónSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines