Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Israel observa con interés el giro a la derecha de Europa

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen (izquierda), conversa con el ministro de Asuntos Exteriores israelí, Yair Lapid, antes de su reunión en la Knesset (Parlamento) en Jerusalén, el 13 de junio de 2022. [Foto de MAYA ALLERUZZO/POOL/AFP vía Getty Images]

Los israelíes observan con interés los acontecimientos políticos en Europa, especialmente en Suecia e Italia, ante el temor de que las comunidades judías de esos países puedan tener problemas pronto. En Italia, por ejemplo, se espera un gobierno de derechas en el que participen el partido Hermanos de Italia de Georgia Meloni y el partido de Matteo Salvini, la Liga (antes Liga Norte). Los israelíes consideran que esto es problemático debido a sus anteriores vínculos con la extrema derecha y los neofascistas. Sin embargo, incluso la lista de candidatos de centro-izquierda del Partido Democrático incluía figuras que expresaban públicamente posiciones antisemitas y antiisraelíes.

La preocupación de Israel por el resultado de las elecciones obliga al gobierno a establecer intereses comunes y estrechar relaciones con los distintos partidos. Es cierto que estos últimos apoyan en general a Israel en ciertos aspectos, pero no en su conjunto. También existe antisemitismo en Italia, incluida la negación del Holocausto.

El verdadero reto al que se enfrentan los israelíes lo plantea la izquierda y no es menos grave que el problema del antisemitismo. La izquierda italiana fomenta el movimiento de Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS) y las posiciones antiisraelíes. Lo más grave para Israel es que todas esas posiciones pasan tranquilamente sin una respuesta oficial. Hay que preguntarse cómo y hasta qué punto el próximo gobierno italiano luchará contra el antisemitismo y las posiciones antiisraelíes.

LEER: La engañosa solución de dos Estados de Lapid

Existe el temor en Israel de que un gobierno italiano de derechas adopte posiciones antiisraelíes en la ONU y se oponga a la legislación anti-BDS. El número de diputados italianos abiertamente antiisraelíes de todos los partidos puede aumentar, lo que hace dudar a los israelíes de hasta dónde llegarán los aliados del Estado de ocupación en Roma para defender a Israel, especialmente contra las campañas de BDS.

Aunque el apoyo al BDS en Italia es relativamente bajo en comparación con otros países, el problema del antisemitismo sigue existiendo. Esto ha llevado a la comunidad judía a acordar con el Ministerio de Educación italiano la enseñanza del antisemitismo en las escuelas. También se ha llegado a un acuerdo con la Iglesia Católica Romana para revisar todos los libros de texto y eliminar todo lo relacionado con el antisemitismo religioso y político. Los sionistas creen que todo activismo antiisraelí es antisemitismo de facto, pero se discute esa fusión de ambos.

Al margen de las elecciones, a Israel le preocupa la creciente solidaridad palestina entre los italianos. Las principales ciudades italianas -como Roma, Milán, Génova, Turín y Florencia- son testigos de frecuentes manifestaciones contra los asentamientos ilegales de Israel. Participan en ellas tanto palestinos italianos como grupos locales de solidaridad.

En Suecia, mientras tanto, la ultraderecha también ha llegado al poder tras muchos años de gobierno de izquierdas. Esto constituye otro reto y una oportunidad para que la potencia ocupante renueve y refuerce sus relaciones con el gobierno de Estocolmo.

En general, Suecia no es amistosa con Israel; los sucesivos gobiernos de izquierdas probablemente explican el motivo. Los últimos ocho años de un gobierno socialdemócrata tuvieron un historial negativo en cuanto a la actitud de Suecia hacia el Estado de ocupación, especialmente bajo el ex primer ministro Stefan Lofven y la ministra de Asuntos Exteriores Margot Wallstrom. El Partido Socialdemócrata cuenta con un influyente lobby pro-palestino.

LEER: ¿De qué lado está la AP?

Antes de las últimas elecciones en Suecia, especialmente con la Primera Ministra Magdalena Andersson, las relaciones con Israel mejoraron, pero fue un poco tarde. Ahora los partidos de derechas muestran una actitud más positiva hacia Israel. Tienden a simpatizar con Israel como una extensión de Occidente en una región islámica hostil. Se solidarizan con la comunidad judía de Suecia ante el aumento de la violencia antisemita.

Cabe destacar la posición del primer ministro israelí, Yair Lapid, respecto a los demócratas suecos populistas de derechas. Su Ministerio de Asuntos Exteriores ha apoyado el boicot al partido sobre la base de que Israel, oficialmente al menos, no da legitimidad a los partidos con una herencia neonazi. Esta política no servirá a Israel en sus relaciones con Suecia durante los próximos cuatro años, ya que los Demócratas Suecos serán el partido más influyente. Paradójicamente, dada esa herencia, el partido es partidario del Estado sionista. Es posible que Israel no pueda permitirse el lujo de renunciar a su contacto con la extrema derecha sueca, a pesar de su herencia nazi, porque ahora es mayoría política.

Las relaciones entre Israel y Suecia han tropezado de crisis en crisis, con la potencia ocupante acusando al gobierno de izquierdas de Estocolmo de ser uno de los más hostiles de Europa, y detrás de muchas iniciativas de la UE para condenar a Israel en cada oportunidad. La ex ministra de Asuntos Exteriores Wallstrom siempre ha sacado "tarjeta roja" a Tel Aviv, como dice Israel, lo que provocó que los dirigentes israelíes se negaran a reunirse con ella.

En la actualidad, los israelíes se muestran cautelosamente optimistas ante la victoria de la derecha en Suecia, afirmando que esto supondrá un cambio en la política exterior hacia el Estado ocupante. Se cree que la mayoría de estos partidos son más pro-israelíes, aunque no apoyan a los judíos; se oponen al reconocimiento de un Estado independiente de Palestina y piden un control más estricto de la ayuda financiera a los palestinos.

LEER: La democracia occidental está siendo destruida para proteger a Israel

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines