Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El discurso de Truss en la ONU y su promesa de estudiar el traslado de la embajada británica a Jerusalén

La primera ministra británica, Liz Truss, sale del número 10 de Downing Street hacia la Cámara de los Comunes para anunciar el plan de su gobierno de limitar las facturas de energía de los hogares y proporcionar subsidios a las pequeñas y medianas empresas para aliviar la crisis del coste de la vida en medio de la subida de los precios del gas y la electricidad en Londres, Reino Unido, el 08 de septiembre de 2022. [Wiktor Szymanowicz - Anadolu Agency]

La nueva Primera Ministra británica, Liz Truss, pronunció un discurso ante la ONU que siguió exponiendo su hipocresía al hablar de libertad, democracia, soberanía y valores británicos, para respaldar su apoyo a Ucrania contra la agresión y la ocupación de Rusia, mientras que no se refirió a Palestina y a la ocupación de Israel y la violación en serie del derecho internacional. Por el contrario, incluyó a Israel en la lista de países con los que el Reino Unido pretende colaborar más estrechamente en el futuro, incluida Sudáfrica. En el mismo discurso, se refirió al viaje de su difunta Majestad la Reina Isabel II a la Sudáfrica "post-Apartheid".

En un tuit que resume sus declaraciones en la ONU, se presenta a una sonriente Liz Truss hablando con el sonriente primer ministro israelí, Yair Lapid. Aparece en dos clips consecutivos, mientras que otros líderes que aparecen, sólo aparecen una vez. Para los iniciados, parece que una democracia consolidada, el Reino Unido, se asocia con otra democracia, un Estado normal. Resulta bastante sorprendente que se pueda ver o presentar a Israel de esta manera, cuando los que conocen y siguen el conflicto le dirán, en términos inequívocos, que Israel está lejos de ser un Estado "normal" o democrático. Además de ser oficialmente un Estado en ocupación de otro pueblo y de su tierra, es un Estado de colonos que ha trasladado a sus ciudadanos, en contra del derecho internacional, a tierras palestinas ilegalmente ocupadas y trabaja día y noche para restringir la tierra en la que viven los palestinos.

El primer ministro israelí, Yair Lapid (d), se reúne con la primera ministra británica, Liz Truss (i), durante la 77ª sesión de la Asamblea General de las Naciones Unidas en Nueva York, Estados Unidos, el 22 de septiembre de 2022. [Oficina de prensa del gobierno israelí - Anadolu News Agency]

Divide a los palestinos en categorías, Cisjordania, Jerusalén, las zonas de 1948, a cada una de las cuales se le designan diferentes documentos de identidad y restringe sus movimientos y su capacidad de incluso reunirse o casarse o estudiar. Un palestino que posea la ciudadanía israelí o el documento de identidad de Jerusalén no puede traer a su mujer o a su marido a vivir con él en Israel o en el Jerusalén Oriental ocupado, y ninguno de ellos puede desplazarse fácil y libremente a Gaza. Los palestinos de Gaza no pueden visitar a sus familias o a otros palestinos sin un permiso, como si estuvieran visitando Marte y no otras partes de su patria.

Israel aplica la ley militar a los palestinos en los territorios ocupados, pero no a los colonos ilegales que viven en las mismas zonas geográficas. Puede decidir cerrar una zona que ocupa y en la que viven palestinos, convirtiéndola en una zona militar y limpiándolos étnicamente de ella. No lo hace con los judíos.

LEER: ¿Es auténtica la oposición de Israel a un nuevo acuerdo nuclear con Irán?

Este Estado, que dista mucho de ser normal, comete tantas violaciones que el BTSELEM, Human Rights Watch y Amnistía Internacional han realizado sólidos estudios respaldados por abundantes pruebas para concluir que practica el apartheid. Tiene un historial de ataques y asesinatos de palestinos, incluidos médicos como Razan Al Najjar en Gaza y periodistas como Shireen Abu Akleh y muchos niños, pero sin que sus soldados rindan cuentas de estos crímenes a través de investigaciones internas o sus crímenes en los tribunales internacionales.

Este Estado nada normal puede atacar a sus vecinos con total impunidad y ningún Estado occidental se inmuta. Dispone de armas nucleares, pero se empeña en que Irán no las tenga y trabaja día y noche para echar por tierra cualquier acuerdo sobre el programa nuclear iraní que pueda aportar estabilidad a toda la región.

Este Estado tan poco normal se cree por encima de la ley. Cualquier crítica debe estar motivada por el odio a los judíos, que en respuesta a sus abominables violaciones contra los palestinos.

Los gobiernos occidentales, que alaban sus valores, consideran que este Estado anormal trabaja con los mismos valores, cuando no es así. Ahora, por desgracia, cuentan con la ayuda y la complicidad de los Estados árabes normalizadores, que no pretenden compartir los mismos valores de esos mismos gobiernos occidentales.

Cuando los palestinos se resisten a liberarse a sí mismos y a su tierra, se les tacha de terroristas. Cuando recurren a los boicots, califica sus esfuerzos de "terrorismo económico". Cuando recurren al derecho internacional, califica de "terrorismo legal" los intentos de llevar los casos de atrocidades israelíes a la Corte Penal Internacional (CPI).

La comunidad internacional da la bienvenida a sus líderes, trabaja para hacer crecer el comercio con ellos y los protege de la responsabilidad.

El propio ex primer ministro británico, Johnson, escribió para tranquilizar a los Amigos Conservadores de Israel sobre su oposición y la del Reino Unido a que la CPI presente casos contra los dirigentes de Israel. Gran Bretaña incluso cambió su posición en un punto recurrente (7) del Consejo de Derechos Humanos de la ONU que examina la situación en Palestina. La patética razón esgrimida fue que se criticaba a Israel. El hecho de que su ocupación de Palestina dure décadas es la razón por la que existe el punto y eso no ha cambiado, así que ¿por qué cambió el Reino Unido su posición?

La primera ministra Liz Truss se lleva el mérito del cambio de posición en el CDH. Ella estaba trabajando duro para concluir un acuerdo de libre comercio con Israel, y continúa persiguiendo eso. Su postura sobre la invasión rusa de Ucrania, que ha durado 6 meses, y que incluía sanciones, suministro de armas a Ucrania y el compromiso de derrotar al agresor, no se correspondía con principios similares sobre la injusticia entre Palestina e Israel.

LEER: Un informe alerta sobre la institucionalización de la islamofobia en Europa

Su promesa al primer ministro israelí en la UH de estudiar el traslado de la embajada británica a Jerusalén es errónea y merece ser condenada.

Durante su desafío al liderazgo, Truss fue señalada por haber cambiado de opinión en cuestiones importantes de su pasado. Entre ellas, la de haber sido una activista liberal-demócrata en su papel de militante, cuando marchó contra Margaret Thatcher en los años 80, para afirmar ahora que es la "guardiana de la llama thatcherista". También era partidaria del "remain", antes de que Gran Bretaña eligiera el BREXIT y ahora se ha convertido en la "querida de la derecha conservadora que apoya el BREXIT" y amenaza con una guerra económica con la UE por el protocolo de Irlanda del Norte.

Quizás Truss, que apoya a Israel, pase de ser una ferviente defensora de Israel, considerándolo un aliado y un ejemplo de democracia, a verlo como lo que es: un Estado ocupante, colonialista y de apartheid. Esperemos que pronto vea la luz y reconozca las violaciones en serie del derecho internacional, el derecho humanitario internacional y un montón de resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU por parte de Israel. El Primer Ministro de la Gran Bretaña de Balfour, debería un día despertar, oler el apartheid israelí y desvincular al Reino Unido de él. Eso estaría en consonancia con los supuestos valores británicos de libertad, democracia y respeto a los derechos humanos, ¿o la presión ejercida por el lobby pro-israelí es tan fuerte que estará en el lado equivocado de la historia?

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEuropa y RusiaIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReino UnidoSmall Slides

El profesor Kamel Hawwash es un académico palestino británico de ingeniería con sede en la Universidad de Birmingham. Es comentarista de asuntos de Oriente Medio, vicepresidente del Consejo Británico de Política Palestina (BPPC) y miembro del Comité Ejecutivo de la Campaña de Solidaridad con Palestina (PSC) y ... escribe aquí a título personal.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines