Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Isabel II: la última reina de la Gran Bretaña colonial

Hoy en día, los territorios de ultramar de Gran Bretaña se limitan a un puñado de islas.

Cuando la reina Isabel II subió al trono en febrero de 1952, el Imperio Británico había entrado en sus últimos días. Aunque Gran Bretaña mantenía el control sobre vastas extensiones del planeta y contaba con cientos de millones de personas como súbditos, el comienzo de la "Segunda Era Isabelina" estuvo marcado por los disturbios y las revueltas en África y Oriente Medio contra el dominio británico. En el momento de su adhesión, había más de 7,3 millones de súbditos en la región de Oriente Medio y el Norte de África, mientras que otros 55 millones, como mínimo, estaban bajo la influencia británica.

La campaña para expulsar a Gran Bretaña de Oriente Medio fue dirigida en gran medida por los nacionalistas árabes y judíos, dos fuerzas que Gran Bretaña alimentó y luego explotó para servir a su interés de guerra de derrotar al Imperio Otomano. La caída de los otomanos en 1918 allanó el camino para que Gran Bretaña y Francia se repartieran la región, rompiendo promesas y trazando fronteras arbitrarias que prácticamente garantizaron décadas de conflicto en toda la región.

El vacío dejado por los otomanos fue llenado por muchos grupos e ideologías diferentes. El más potente fue el nacionalismo árabe. Cuando Isabel II accedió al trono estas poderosas fuerzas estaban plenamente formadas y en la cúspide de sus poderes. Los nuevos dirigentes no tenían intención de sustituir un imperio por otro, y menos por Gran Bretaña. El poder y la legitimidad de Londres habían tocado fondo. No sólo rompió su promesa a los árabes al repartirse la región, sino que Gran Bretaña renunció a Palestina en 1948 tras una serie de atentados terroristas perpetrados por extremistas judíos. El destino del Reino Unido quedó sellado cuatro años después, cuando el Imperio Británico entró en su última etapa al acceder la reina Isabel al trono.

A los cinco meses de su reinado, el objetivo de expulsar a Gran Bretaña de Oriente Medio encontró un nuevo impulso. Un grupo de oficiales del ejército, dirigidos por Mohamed Naguib y Gamal Abdel Nasser, dio un golpe de estado contra la monarquía del rey Farouk, respaldada por los británicos. Fue uno de los cambios políticos más sísmicos en Oriente Medio. Enfrentó a los líderes nacionalistas árabes con los partidos religiosos, los regímenes conservadores y las monarquías respaldadas por Occidente, que seguirían dando forma a la región durante décadas, incluso durante la Primavera Árabe de 2011.

Sin embargo, el objetivo de eliminar cualquier resto de influencia británica en Egipto no era completo. Eso no se haría realidad hasta cuatro años más tarde, cuando el Reino Unido, respaldado por Francia e Israel, lanzó una operación militar para tomar el control del recién nacionalizado Canal de Suez. Fue un último esfuerzo para frenar el declive de Gran Bretaña en la escena mundial. La Agresión Tripartita, como llegó a conocerse, sufrió una ignominiosa derrota y la ira de Estados Unidos.

En Irán ocurrió lo mismo. El enfrentamiento entre nacionalistas e imperialistas se desarrollaba en otro escenario, sólo que esta vez Gran Bretaña -aliada con Estados Unidos- pasó a infligir una derrota a los grupos que exigían autonomía y autodeterminación. El gobierno iraní democráticamente elegido, dirigido por el primer ministro Mohammad Mosaddegh, nacionalizó la industria petrolera del país en 1951. Alarmados por esta decisión, Gran Bretaña y Estados Unidos orquestaron un golpe de Estado en 1953 para derrocar a Mosaddegh y sustituirlo por la monarquía del sha Mohammad Reza Pahlavi.

La reina Isabel II, la monarca más longeva de Gran Bretaña - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente]

Fue uno de los acontecimientos más importantes de la región, en el que la reina Isabel II desempeñó un papel. Cinco meses antes del golpe liderado por Gran Bretaña y Estados Unidos, el Sha de Irán se tambaleaba y consideraba la posibilidad de huir del país. Esto habría echado por tierra el complot conjunto antes incluso de que comenzara. Se dice que durante ese momento crítico la reina Isabel II envió un mensaje vital al sha para disuadirle de abandonar el país. El extraordinario mensaje parece ser un llamamiento de la reina Isabel a un colega monarca para que se mantenga firme. Washington consideró el mensaje de Gran Bretaña como un as para convencer al sha de que se quedara.

La historia fue similar en toda la región. Gran Bretaña, la potencia dominante en Oriente Medio y el norte de África durante siglos, estaba en retirada o pendía de un hilo del imperio. A la expulsión de Egipto le siguió rápidamente la retirada de Sudán, Irak y Yemen y la pérdida de control indirecto sobre los Estados del Golfo, como Bahréin, Qatar y los Emiratos Árabes Unidos. En los años siguientes a la guerra de Suez, varios nuevos países que habían sido colonias y dependencias de Gran Bretaña declararon su independencia.

Sin embargo, el papel y el legado de Gran Bretaña en la región no cesaron y la reina Isabel II y la familia real en general seguirían estrechando lazos con regímenes autoritarios. Los más significativos son los vínculos del Reino Unido con los países del Golfo. Estas relaciones servirían a los intereses británicos durante décadas. Las sólidas asociaciones con los Estados del Golfo forjadas a través de los vínculos entre la realeza del Golfo y Londres se convirtieron en algo vital para los intereses del Reino Unido en los sectores de la defensa, la seguridad, la inversión y la energía.

LEER: La reina Isabel II y Turquía

La familia real fue vital para este nuevo acuerdo poscolonial, como reveló el sitio web de periodismo de investigación Declassified UK. Ya en 1974, cuando Gran Bretaña se hizo más dependiente del petróleo del Golfo, el Ministerio de Asuntos Exteriores señaló: "Es claramente ventajoso fomentar más contactos entre los miembros de la familia real y la familia real saudí, que ocupan la mayoría de los puestos de poder en el país". El vínculo se cimentó a través de diplomáticos veteranos, así como de oficiales militares y de inteligencia que viajaban habitualmente a la región con la realeza británica en sus viajes a Oriente Medio como parte de su séquito.

A través de estas visitas, la realeza británica ayudó a promover la política y el interés de Gran Bretaña en la región, por no hablar de la influencia sobre los países que suplantaron a las repúblicas árabes, como Egipto, para ocupar la primera posición de poder regional. Las reuniones en el Reino Unido con la realeza árabe solían coincidir con los viajes a Downing Street o se solapaban con las sesiones de los ministros del gobierno en los palacios reales.

El vínculo mutuamente beneficioso entre las familias reales y el papel desempeñado por los Windsor para cimentar los lazos de Gran Bretaña con los reyes del Golfo puso al descubierto la cómoda mentira de que la reina sólo desempeñaba un papel ceremonial. Al menos en política exterior, la reina Isabel II era vital para los intereses del Reino Unido, sobre todo en su uso del poder blando. Lejos de ser un actor pasivo en la política exterior británica, la Casa de Windsor aprovecha sus amistades personales con los monarcas de Oriente Medio para mejorar las relaciones del Reino Unido, a través de intereses compartidos como la equitación y las lujosas joyas.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEuropa y RusiaOriente MedioReino UnidoVideos y Fotos Historias

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines