Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Liderando en segundo plano: ¿Está Washington en guerra con Moscú?

Sistemas de cohetes de artillería de alta movilidad (HIMARS) [US Army]

Aunque Washington insiste en que no está interesado en un conflicto militar directo con Moscú, este último afirma que Estados Unidos está, de hecho, directamente implicado. ¿Pero quién dice la verdad?

El 8 de septiembre, el Secretario de Estado estadounidense Antony Blinken apareció en Kiev en una visita no anunciada. Llevó consigo promesas de otro paquete militar y financiero de casi 3.000 millones de dólares, principalmente para Ucrania, pero también para otros países de Europa del Este. Según un informe publicado por The New York Times en mayo, el apoyo financiero de Estados Unidos a Ucrania ha superado los 54.000 millones de dólares.

La plataforma de financiación de Devex afirma: "Un porcentaje relativamente pequeño de esa financiación se centra en la ayuda humanitaria". La misma fuente también indica que la cantidad total de ayuda, principalmente militar, proporcionada por Occidente a Ucrania entre el 24 de febrero y el 16 de agosto ha superado la marca de 100.000 millones de dólares.

Para que un arsenal militar tan masivo funcione, cabe imaginar la participación de legiones de expertos militares, entrenadores e ingenieros. El último paquete de Washington incluye cientos de millones de dólares en ayuda militar, como más sistemas de cohetes de artillería de alta movilidad (HIMARS).

Y hay más en camino. Según Blinken: "El presidente Biden... apoyará al pueblo de Ucrania todo el tiempo que sea necesario".

LEER: Putin se reúne con su homólogo iraní Raisi al margen de la cumbre regional de la OCS

Los rusos, sin embargo, no se hacen ilusiones de que el apoyo militar de Estados Unidos a Ucrania se limite a meros envíos de armas o a transacciones financieras. El 2 de agosto, el Ministerio de Defensa ruso acusó a Estados Unidos de estar "directamente implicado en el conflicto de Ucrania". La declaración del ministerio citaba una confesión del jefe adjunto de la inteligencia militar ucraniana, Vadym Skibitsky, que declaró a The Telegraph: "Washington coordina los ataques con misiles HIMARS".

No es la primera vez que Rusia acusa a Estados Unidos de participar directamente en la guerra. Ya el 25 de marzo, el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, dijo que Occidente había declarado la "guerra total" a Rusia. En este caso, el máximo diplomático de Moscú se refería a todos los aspectos de esta "auténtica guerra híbrida", incluidas las sanciones sin precedentes que pretendían quebrar la espalda de la economía rusa y la voluntad de sus fuerzas militares. Desde entonces, el embargo occidental de Estados Unidos a Rusia ha superado las 10.000 sanciones, un número sin precedentes en los conflictos modernos.

Además, desde entonces, la naturaleza de la participación estadounidense en la guerra ha cambiado. El tipo de armas que Washington proporcionó por primera vez a Kiev se transformó rápidamente de armas de capacidad defensiva con un alcance limitado, a armas de capacidad ofensiva con sistemas de artillería de largo alcance, incluyendo HIMARS y M270.

Gran parte de la implicación de Estados Unidos puede entenderse a través del sentido común. Considere el informe de Politico del 29 de agosto, alegando que: "Desde los primeros días de la guerra, Kiev ha tomado la iniciativa a medida que los ataques con misiles y las misteriosas explosiones han causado estragos en la flota rusa, hundiendo varios buques... y devastando su ala aérea con base en Crimea en un dramático ataque este mes". Si estos detalles son exactos, es difícil imaginar que tal éxito haya sido llevado a cabo por, como describe el propio Politico, una "pequeña armada ucraniana".

 

El presidente ruso Vladimir Putin ha reconocido dos territorios escindidos en el este de Ucrania - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente].

Cuando las armas estadounidenses son proporcionadas y operadas por expertos militares estadounidenses, y cuando el movimiento de las fuerzas rusas es monitoreado por coordenadas satelitales estadounidenses, uno debería concluir fácilmente que los EE.UU. están efectivamente involucrados en una guerra directa con Rusia. Este argumento se ve reforzado por el hecho de que Estados Unidos está utilizando toda su experiencia en la guerra económica, utilizada contra Irak, Cuba y otros, para devastar la economía rusa.

Pero, ¿por qué Estados Unidos se niega a aceptar que está inmerso en una guerra directa contra Rusia?

Las sucesivas administraciones estadounidenses han perfeccionado el arte de participar en conflictos militares sin hacer tal declaración. Mientras Estados Unidos libraba su prolongada guerra en Vietnam a partir de mediados de la década de 1950, se involucró en muchos otros conflictos militares que se mantuvieron en su mayoría en secreto. Estas guerras no declaradas incluyeron las campañas secretas de bombardeo de la administración Nixon en Camboya, que provocaron la muerte de unas 100.000 personas.

Para restringir el poder del presidente de llevar a cabo una guerra sin notificarlo al Congreso, éste aprobó la Resolución de Poderes de Guerra de 1973, también conocida como la Ley de Poderes de Guerra. A pesar del veto presidencial, una mayoría de dos tercios del Congreso consiguió convertir la resolución en ley. Aun así, las sucesivas administraciones encontraron formas de eludir la ley, incluida la participación de Estados Unidos en el bombardeo de Yugoslavia en 1999 y de nuevo en la guerra de Estados Unidos contra Libia en 2011.

De hecho, fue en Libia donde se utilizó en abundancia la frase "dirigir desde atrás". Los estadounidenses parecían haber encontrado una forma brillante de participar en la guerra evitando sus costosas consecuencias políticas. De este modo, el ex presidente de EE.UU., Barack Obama, pudo participar en varias guerras a la vez sin que se le llamara intervencionista o presidente belicista.

LEER: ¿Presencia África una nueva guerra fría mientras se prolonga el conflicto de Ucrania?

Para entender el alcance de las guerras no declaradas de Estados Unidos, maravíllese con este informe del 1 de julio de The Intercept, que obtuvo los datos utilizando la Ley de Libertad de Información. Se trata de "la primera confirmación oficial de que al menos 14" operaciones militares -conocidas como programas 127e- estaban activas en Oriente Medio y la región de Asia-Pacífico en 2020, y que entre 2017 y 2020, los comandos estadounidenses llevaron a cabo 23 operaciones distintas.

Por lo tanto, incluso si Estados Unidos entra en combate directo contra Rusia, las posibilidades de que se declare la guerra son casi nulas. Por lo tanto, el alcance de la participación de EE.UU. sólo puede deducirse de las pruebas sobre el terreno.

Llámese "liderar desde atrás", "guerra por delegación" o "guerra híbrida", Washington es una parte muy importante en la devastadora guerra de Ucrania, que está pagando un alto precio por el deseo de Washington de seguir siendo la única superpotencia del mundo.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEEUUEuropa y RusiaOriente MedioRegiónRusiaSmall SlidesUcrania
Ramzy Baroud

Ramzy Baroud es periodista, autor y editor de Palestine Chronicle. Es autor de varios libros sobre la lucha palestina, entre ellos "La última tierra": Una historia palestina' (Pluto Press, Londres). Baroud tiene un doctorado en Estudios Palestinos de la Universidad de Exeter y es un académico no residente en el Centro Orfalea de Estudios Globales e Internacionales de la Universidad de California en Santa Bárbara. Su sitio web es www.ramzybaroud.net.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines