Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El Israel racista exagera y califica de "amenaza" el crecimiento de la población palestina

Estudiantes palestinos asisten a clase el primer día del nuevo curso escolar en una escuela gestionada por la ONU en el campo de refugiados de Balata, en Cisjordania, el 24 de agosto de 2015 [JAAFAR ASHTIYEH/AFP vía Getty Images].

El Israel racista sigue promoviendo la supuesta amenaza del crecimiento de la población palestina, la llamada "bomba de tiempo demográfica". Cada vez que sale a relucir esta cuestión, el profesor Arnon Soffer -el "contador de árabes"- es llamado a hacer las declaraciones. Soffer incita contra los palestinos y exagera la amenaza que suponen por su crecimiento demográfico natural. No deja de hacer comparaciones entre la población palestina de Cisjordania, la Franja de Gaza, Jerusalén y el territorio ocupado en 1948 -Israel- y la población judía. En cada ocasión, afirma que el genio demográfico está saliendo de la botella.

Esto es recogido por los partidos políticos israelíes de derecha, que no pueden dejar de hablar de la superioridad demográfica palestina. Mencionan lo que consideran un pecado político de quienes en Israel consideran que los 2,3 millones de palestinos que viven en la Franja de Gaza forman parte de la población general de la Palestina ocupada.

Uno de los motivos de la retirada unilateral de las tropas y los colonos ilegales de Gaza por parte de Israel en 2005 fue la controversia demográfica, por lo que ahora se cuestiona por qué se incluye a los residentes del territorio en las estadísticas. Además, los datos se están distorsionando al contar dos veces a los jerosolimitanos y no restar a los que han muerto o se han trasladado al extranjero.

En 2018, un representante de la Administración Civil israelí dijo a la Comisión de Asuntos Exteriores y Seguridad de la Knesset que el número de palestinos en la Cisjordania ocupada había aumentado de un millón a tres millones de personas desde el acuerdo de Oslo. Así que en 25 años su número se ha triplicado, aparentemente, y sin embargo no hay ningún estudio demográfico que indique tal aumento.

OPINIÓN: ¿Cómo afecta la normalización árabe con Israel a los palestinos de América Latina?

El propio Soffer predijo en 1987 que Israel dejaría de tener una mayoría judía en el año 2000. Basó esta afirmación en el hecho de que la tasa de natalidad palestina era de seis hijos por mujer, mientras que la tasa de natalidad judía era de menos de tres. Esto fue antes de la inmigración masiva de judíos desde las antiguas repúblicas soviéticas. En 2002, advirtió que Israel tenía sólo 15 años antes de su destrucción.

Independientemente de la credibilidad de estas advertencias, su significado político es muy claro. Forman parte de un engaño demográfico ideado por políticos e investigadores académicos israelíes, que utilizan las estadísticas como arma contra los palestinos.

Una de las advertencias es que en unos sesenta años habrá una mayoría palestina en Israel. Esto ha dado lugar a muchas exigencias racistas, como la prohibición de la unificación familiar de los palestinos, con la afirmación de que 200.000 palestinos entrarán en el Estado de ocupación en 10 años, y que su número aumentará en medio millón en 20 años, y en 1,5 millones en 40 años.

También surgen advertencias por parte de los oficiales militares y de seguridad. Afirman que hay una serie de amenazas de lo que describen como una revolución demográfica en los territorios palestinos ocupados, donde los judíos son ahora una minoría. Se preguntan a los dirigentes israelíes hasta qué punto están preparados para conducir al país hacia un objetivo estratégico aceptable que pueda asegurar su futuro a la luz de esta "pesadilla" demográfica que socavará el proyecto sionista. Según la Administración Civil israelí, desde 2020 los judíos se han convertido en una minoría -el 49%- de la población total al oeste del río Jordán. Es posible que los ciudadanos israelíes no se den cuenta del todo de este hecho, ya que están ciegos ante lo que puede afectar a su futuro.

LEER: El mundo árabe ha fallado a Palestina, dejándola en el limbo

Esto no tiene ningún efecto en términos reales en el equilibrio de poder dentro de Israel, donde los judíos siguen siendo la mayoría, y las estadísticas israelíes politizadas afirman que el 76% de todos los nacimientos en el estado son ahora de familias judías, en comparación con el 69% en 1995. Sin embargo, este no es el caso de Cisjordania y Jerusalén ocupadas. De ahí la imposición de un sistema de apartheid destinado a persuadir a los palestinos para que abandonen su tierra. La limpieza étnica de Palestina está en marcha.

Desde 2015, el diferencial de natalidad prácticamente desapareció, con alrededor de tres nacimientos tanto para las mujeres judías como para las palestinas. Sin embargo, en 2020, se informó de que la tasa de fertilidad de las mujeres palestinas se redujo a 2,99.

Los expertos en demografía citan una serie de razones para el aumento de la tasa de natalidad de los judíos. Entre ellas, el reto de la seguridad y la reducción del número de abortos. Además, Israel tiene ahora una población judía más joven, mientras que sus ciudadanos árabes palestinos están envejeciendo. Los sucesivos gobiernos israelíes se han centrado en las generaciones más jóvenes ampliando las infraestructuras para ellos con el fin de continuar con el impulso demográfico al menos hasta la próxima generación.

Los israelíes aplican implicaciones políticas y de seguridad a estas estadísticas, sobre todo porque si el número de judíos en Israel aumenta, también aumentan sus posibilidades de seguir siendo un aliado estratégico de Estados Unidos. Cuando se aprobó la resolución de la ONU sobre la partición de Palestina en 1947, los judíos constituían el 39% de la población. En 2022, eran mayoría con un 68%, con 7,5 millones de judíos, frente a dos millones de ciudadanos árabes palestinos.

Aunque no me fío de las cifras de Israel, se enfrenta a amenazas reales y percibidas de seguridad y militares, y definitivamente cree que la "bomba de relojería" demográfica palestina es una de ellas. La superioridad demográfica judía es lo que impulsa al Estado, y es esencial para mantener la alianza estratégica con Estados Unidos.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines