Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Quién luchó contra quién en Trípoli la semana pasada

El humo se eleva tras los enfrentamientos entre dos milicias rivales que operan entre las regiones de Qaser Ben Ghashir y Al-Sarim, en Trípoli, Libia, el 27 de agosto de 2022. [Stringer - Agencia Anadolu]

La calma ha vuelto a la capital libia, Trípoli, tras dos días de violentos enfrentamientos entre dos grupos de milicianos que dejaron 32 muertos y 159 heridos, según el Ministerio de Sanidad de Trípoli. La mayoría de las víctimas fueron civiles, ya que los combates más intensos tuvieron lugar en zonas densamente pobladas de la ciudad. Se quemaron decenas de coches y se destruyeron apartamentos, lo que hizo que cientos de personas huyeran para salvar sus vidas.

Trípoli no ha visto este nivel de violencia desde hace casi dos años, a pesar de escaramuzas menores entre las milicias a principios de este año. El primer ministro, Abdul Hamid Dbeibeh, se comprometió a pedir cuentas a los autores, pero nadie espera que se rindan cuentas seriamente, como ha sucedido desde hace más de una década. Las milicias leales, en cambio, han sido recompensadas con dinero y más influencia en la batalla por quién gobierna el conflictivo país.

Estos últimos enfrentamientos se produjeron seis meses después de que Fathi Bashaga, antiguo ministro del Interior, fuera nombrado nuevo primer ministro el pasado mes de febrero por el Parlamento con sede en Tobruk. Desde entonces, ha intentado entrar en la capital e instalar su gobierno, pero el Primer Ministro interino, Dbeibeh, que perdió el voto de confianza el pasado mes de septiembre, se negó a entregar el poder si no era a un gobierno elegido. Las elecciones previstas para el pasado mes de diciembre se abandonaron en el último momento por desacuerdos legislativos. No se han anunciado nuevas fechas y es muy poco probable que se celebren elecciones en los próximos dos años, lo que dificulta aún más la vida de los millones de libios.

Desde su nombramiento, el Sr. Bashaga ha prometido en repetidas ocasiones no utilizar la fuerza para entrar en la capital. Sin embargo, los últimos actos de violencia parecen demostrar que los grupos que le son leales dentro de la capital están dispuestos a utilizar la violencia para ayudarle a tomar el control.

LEER: Recordando a Alan Kurdi 

De hecho, los combates que comenzaron el sábado 27 de agosto se produjeron entre dos grupos, nominalmente aliados del Gobierno de Unidad Nacional encabezado por Dbeibeh. Se les ha considerado parte del gobierno de Dbeibeh y ambos están "integrados" en los departamentos legítimos del gobierno. Son: La Brigada 777, dirigida por el antiguo líder de la milicia, Haithem Al-Tajouri, y el grupo rival conocido como Fuerza de Estabilización, dirigido por otro notorio ex líder de la milicia, Abdel Ghani Al-kikly, alias Aghnewa. Ambos hombres nunca han tenido experiencia militar y su único mérito es que ambos formaron sus propias milicias en 2011, en el centro de Trípoli y en Abu Salim, al sur de la ciudad, para luchar contra el antiguo gobierno de Muammer Gadafi.

Las lealtades y alianzas de las milicias son, por lo general, efímeras y dependen de las recompensas económicas que obtienen, algo así como un arma de alquiler. Buscan dinero, influencia y cobertura legal contra cualquier posible consecuencia en caso de que cometan delitos, como suelen hacer.

Libia: El caos interminable - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente]

Su lealtad tiene muy poco que ver con una causa nacional, sino que suele estar vinculada a las orientaciones políticas de sus líderes que, por lo general, tienen poca educación, una historia poco orgullosa y antecedentes sociales de bajo nivel. Últimamente, han aprendido a utilizar la influencia política para que su propia gente sea nombrada en diferentes departamentos del gobierno.

Los combates del pasado sábado demostraron que el número total de milicias que dominan la capital se ha reducido en más de un 80% con respecto a su época de esplendor, cuando cientos de grupos más pequeños controlaban diferentes partes del Gran Trípoli. Muchos han abandonado el negocio de la violencia por falta de recursos, mientras que los grupos más grandes se introdujeron hace años en los distintos departamentos del gobierno, especialmente en la policía, para gozar de legitimidad y dinero. Sin embargo, siguen siendo leales a sí mismos y no necesariamente al gobierno que les paga.

Tan pronto como estallaron los combates el sábado pasado, las milicias se alinearon a lo largo de las líneas de frente de Bashaga-Dbeibeh; entre los que luchan por Bashaga se encuentra la Brigada Al-Nawasi, restos de las Brigadas Revolucionarias de Trípoli que perdieron a un gran número de sus combatientes durante la fallida invasión de Trípoli de Haftar en 2019; irónicamente, ahora luchan por Bashaga, un fuerte aliado de Haftar. Los grupos armados semiprofesionales que salieron en apoyo de Bashaga incluyen las fuerzas de Zintan de Osama Al-Juwaili, pero no lograron entrar en la capital. Otra brigada de combate bien entrenada y armada de Misrata, al este de Trípoli y ciudad natal de Bashaga, fue: La Brigada Al-Halbous, la Brigada Hittin, la Brigada Al-Marsa y las fuerzas de Abo-Zreba de Zawya, al oeste de la capital.

Sin embargo, ninguna de estas fuerzas relativamente fuertes llegó a Trípoli, porque se enfrentaron lejos mientras se dirigían a Trípoli, o se les convenció de que no participaran en la confrontación por ahora. Las bandas de combatientes más pequeñas de Wershafa, al suroeste de Trípoli, también apoyaron a Bashaga. Si todos esos grupos hubieran llegado a Trípoli, la situación podría haber sido mucho peor.

LEER: India acusa a Turquía de incumplir las resoluciones de la ONU en Libia 

Del lado de Dbeiebeh y, además de la Fuerza de Estabilización, se encuentran las Fuerzas Especiales de Disuasión (Al-Radaa), dirigidas por el salafista y mediático Abdul Rauf Kara. Ambos grupos han consolidado su presencia y alcance dentro de Trípoli y otras partes del país. En la mezcla, encontramos otros grupos semiprofesionales que acudieron al rescate del Sr. Dbeibeh, como las Fuerzas Emad Al-Trabilisi de Zintan, la Brigada 610, el Batallón 301 de Misrata y la Brigada de Infantería 52 de Zawya, entre otros.

Se rumorea que Turkiye, que mantiene una gran presencia militar en Libia y en los alrededores de Trípoli, ayudó a defender la ciudad mediante el uso de drones, pero no hay pruebas que lo confirmen.

El domingo, cuando terminaron los combates dentro de Trípoli, Dbeibeh y sus aliados salieron victoriosos y más poderosos que hace un mes. Bashaga, en cambio, perdió mucho y está más débil que cuando empezó, allá por febrero.

Pero el resultado, además, dibuja un panorama bastante sombrío de la situación militar en Trípoli y sus alrededores. La propia ciudad sigue bajo el control de las fuerzas pro-Dbeibeh, y su gobierno sigue en el poder, pero está rodeado de grupos hostiles que podrían intentar tomarlo e instalar el gobierno de Bashaga en espera.

Este es un resultado bastante peligroso. El victorioso Dbeibeh se sentirá fortalecido y se volverá aún más reacio a cualquier acuerdo político con su rival, Bashaga, mientras que este último albergará sus rencores a la espera de la próxima oportunidad, de nuevo, para intentar tomar la capital.

Este es un panorama sombrío para los casi dos millones de personas que viven en Trípoli, ya que viven bajo un futuro muy inestable e incierto, como cuándo comenzarán los próximos combates en su seno, no si lo harán.

La única salida son las elecciones, pero eso es ahora una esperanza lejana y es muy poco probable que se haga realidad a corto plazo.

El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas no nombró ayer a un nuevo enviado de la ONU para Libia, lo que añade más incertidumbre a una situación ya complicada e incierta.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónLibiaRegiónSmall Slides

Mustafa Fetouri es un académico y periodista libio. Ha recibido el premio de la UE a la Libertad de Prensa. Su próximo libro saldrá a la luz en septiembre. Puede ser contactado en la siguiente dirección: [email protected]

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines