Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El pueblo de Pakistán dice que no se dejará engañar de nuevo

ISLAMABAD, PAKISTÁN - 04 DE AGOSTO: Simpatizantes del partido Movimiento por la Justicia de Pakistán (PTI) realizan una protesta encabezada por el ex primer ministro Imran Khan contra el gobierno de coalición y la Comisión Electoral en el parque Fatma Jinnah en la región F-9 de Islamabad, Pakistán, el 04 de agosto de 2022. ( Muhammed Semih Uğurlu - Agencia Anadolu )

Los políticos de Pakistán llegan al poder y caen en desgracia con una regularidad alarmante, hasta el punto de que ningún primer ministro ha completado un mandato completo. La única constante ha sido el genuino amor y afecto que la gente de a pie siente por los militares. Sin embargo, eso podría estar a punto de cambiar ahora que empiezan a salir a la luz algunas verdades incómodas en los intentos cada vez más torpes de silenciar a Imran Khan.

A diferencia de algunos de sus predecesores, el ex primer ministro y líder del Pakistan Tehreek-e-Insaf (PTI) no puede ser comprado ni controlado por los jefes del ejército y eso lo hace muy peligroso, especialmente a los ojos de la agencia de Inteligencia Inter-Servicios y sus aliados en Estados Unidos. De ahí las recientes acusaciones de intromisión de Washington para desestabilizar y derrocar al universalmente admirado jugador de críquet convertido en político.

La verdad es que los altos mandos del ejército pakistaní y, en particular, su rama de inteligencia, el ISI, no están interesados en el bien común del pueblo. A lo largo de los años, esta institución corrupta ha explotado, reprimido, desaparecido e incluso asesinado a personas inocentes con el fin de perseguir su propia agenda para conseguir más poder, dinero e influencia tanto en el país como en el extranjero. Los movimientos populares o la disidencia en Pakistán que buscan la justicia y la igualdad para las clases trabajadoras han sido controlados o aplastados sin piedad. Incluso muchos de los antaño admirados poderes judiciales y medios de comunicación, que se consideraban verdaderamente independientes en Pakistán, han sido coaccionados, controlados y corrompidos por altos cargos del ejército. Los que se niegan a acatar las normas son simplemente desaparecidos, o encarcelados y torturados.

El ejército pakistaní es ahora probablemente la institución más corrupta del país, y asegura su estabilidad y su futuro a largo plazo mediante pensiones extremadamente generosas a su clase de oficiales. Pagar esas enormes pensiones tampoco es una gran dificultad, porque el ejército es el mayor promotor inmobiliario de la nación. Entre sus grandes posesiones y carteras se encuentra una zona de 35 kilómetros cuadrados frente al mar en Karachi. Varios grandes fideicomisos también son administrados por el ejército y los activos se cuentan en miles de millones en lugar de millones de dólares.

La corrupción se generalizó bajo el gobierno militar de Pakistán, el general Zia Al-Haq (1924-1988), que permitió el florecimiento del ISI bajo la dirección del general Akhtar Abdul Rahman. Este último vio cómo su querido servicio de inteligencia pasaba de 2.000 empleados en 1978 a 40.000 en diez años, y disfrutaba de un presupuesto de mil millones de dólares en 1988. Los políticos y administradores públicos corruptos también se enriquecieron con su nómina en constante expansión.

Hoy en día, Pakistán es una potencia nuclear, pero se encuentra al borde del desastre, ya que Imran Khan persigue la verdad y la justicia mientras los militares imponen el poder y los privilegios. Si se les deja a su aire, apuesto por Khan y las extraordinarias masas que representan el poder del pueblo, pero ¿el resto del mundo, especialmente Occidente, se mantendrá al margen y resistirá el impulso de interferir?

LEER: El incesante desprecio al principio de no intervención por parte de Estados Unidos

Pakistán ha sido descrito a menudo por los críticos como la nación más peligrosa de la tierra, probablemente porque tiene el programa de armas nucleares de más rápido crecimiento, junto con misiles balísticos de alcance intermedio y aviones de combate F16 suministrados por Estados Unidos, y sigue desarrollando armas nucleares tácticas. Con otras dos potencias nucleares como vecinas -China e India- y su proximidad con el Afganistán controlado por los talibanes, la estabilidad del país es vigilada rigurosamente por los extranjeros.

La inestabilidad potencial está destinada a enviar ondas de miedo por los pasillos del poder, pero ¿permitirá el mundo que se produzca un golpe democrático en este país de 75 años? Espero, por el bien del pueblo pakistaní, que al final gane la democracia.

Además, no son sólo los militares los que han manipulado, coaccionado y controlado la opinión pública a lo largo de los años en Pakistán; los medios de comunicación locales también han desempeñado su papel, ya que los propietarios corruptos de los periódicos, la televisión y otros medios de comunicación han desarrollado relaciones íntimas con el Estado. Desafiar la verdad al poder sólo se ve cuando los medios de comunicación mantienen una sana distancia con los gobernantes. Lamentablemente, los que se han codeado con los altos cargos se han convertido en meros idiotas útiles, al difundir descaradamente desinformación y mentiras.

Ahora, la Autoridad Reguladora de los Medios Electrónicos de Pakistán (PEMRA), ha prohibido la transmisión en directo de los discursos de Imran Khan con efecto inmediato. La medida se produce después de que el ex primer ministro criticara a la policía y a otras instituciones del Estado en un enérgico discurso pronunciado en Islamabad el fin de semana. La PEMRA acusó a Khan de difundir un discurso de odio contra las instituciones y los funcionarios del Estado. El canal privado ARY News también fue retirado de las ondas por su contenido supuestamente "falso, odioso y sedicioso".

Shahbaz Khan, mano derecha de Khan, es el presidente del PTI en Gran Bretaña. Me dijo que los medios de comunicación y los periodistas están siendo amenazados y prohibidos en Pakistán y que algunos periodistas han huido del país o se han escondido. "Se trata de un ataque a la libertad de expresión con el pretexto de proteger al Estado", afirmó.

Acusando al actual gobierno y a las autoridades de hacer trucos sucios, añadió que las críticas públicas del ex primer ministro se produjeron después de que su jefe de gabinete fuera detenido por supuesta incitación a "la revuelta en las filas del ejército, lo que constituye alta traición y conlleva la pena de muerte". Shahbaz Gill fue detenido después de que declarara a ARY News que había intentos de crear odio contra el PTI entre los rangos medios y bajos del ejército, que según él amaban al partido. Afirmó que los rangos inferiores estaban siendo presionados por los jefes del ejército para que abandonaran el apoyo al PTI. Esto hizo que Gill les instara a reconsiderar el cumplimiento de órdenes que iban en contra de sus principios.

LEER: El incesante desprecio al principio de no intervención por parte de Estados Unidos

En un mitin en Islamabad, Imran Khan dijo que su compañero de partido había sido torturado bajo custodia. Cuando Gill apareció en público para su vista judicial, lo hizo desde la parte trasera de una ambulancia, en una silla de ruedas y en un estado muy angustioso.

Las dramáticas escenas que se produjeron fuera del tribunal llevaron a Khan a pronunciar un discurso mordaz en el que criticó a la policía y al juez. También amenazó con denunciar a los responsables de las presuntas torturas a Gill, que fue detenido el 9 de agosto para ser acusado de sedición. Khan sostiene que las acusaciones contra el alto cargo del PTI forman parte de una conspiración para poner a su partido en una situación de colisión con la cúpula militar.

El ministro federal del Interior, Rana Sanaullah, rechazó las acusaciones de tortura y acusó a Khan y a su partido de mentir. "Puedo confirmar, como ministro del Interior, que no se practicó ninguna tortura contra Gill", dijo Sanaullah, que pertenece al partido de la Liga Musulmana (Nawaz). En una rueda de prensa celebrada el domingo, el ministro acusó a Khan de llevar una "agenda antiestatal".

La policía de Islamabad también ha rechazado la acusación de tortura de Khan y ha advertido que cualquiera que "amenace a la policía o haga falsas acusaciones será tratado de acuerdo con la ley". La policía tuiteó que sus agentes seguirían desempeñando sus funciones "con diligencia". Llámenme cínico, pero eso es lo que dirían, ¿no?

Millones de paquistaníes abandonaron sus hogares en abril para apoyar a Khan en una serie de concentraciones por todo el país después de que fuera destituido en una "votación de censura". Khan siempre ha culpado a Estados Unidos de su destitución e incluso ha nombrado a los responsables de su caída en Washington.

En el momento de redactar este informe, Imran Khan había sido acusado en virtud de la legislación antiterrorista por el discurso en el que dirigió su ira contra la policía y una jueza. Cientos de sus partidarios se han concentrado ante su mansión en la cima de la colina de Islamabad, prometiendo impedir su detención.

Los manifestantes corearon consignas contra el gobierno del primer ministro Shehbaz Sharif, hermano del ex primer ministro encarcelado Nawaz Sharif, que asumió el poder tras la destitución de Khan en abril. Es un misterio lo que hace Estados Unidos con todo esto, pero podemos estar seguros de que habrá una línea abierta entre Washington e Islamabad.

Ya en 1999 Shehbaz Sharif voló a Washington y rogó a la administración de Bill Clinton que interviniera cuando parecía que el entonces Jefe del Estado Mayor del Ejército, el general Pervez Musharraf, estaba planeando un golpe de Estado para destituir a su hermano Nawaz. El golpe se produjo y no me sorprendería que Washington hubiera echado una mano al general. Al fin y al cabo, fue decisivo para ayudar a Estados Unidos a iniciar la Guerra Global contra el Terrorismo, una medida impopular para muchos en Pakistán en aquel momento, aunque el apoyo instintivo a los militares permaneció intacto.

Sin embargo, creo que ese apoyo está disminuyendo, y aunque las críticas a los jefes del ejército se consideraron en su día una línea roja, parece que hoy muchos están dispuestos a cruzarla. Pakistán ha sido gobernado por los militares durante casi la mitad de su existencia, pero parece que la relación amorosa entre el ejército y el pueblo está llegando a su fin; el pueblo de Pakistán está convencido de que Shehbaz Sharif y el ejército han conspirado con Estados Unidos para sacar a Khan del poder. Como era de esperar, los tres han negado la acusación.

Como dijo una vez el 16º presidente de Estados Unidos, Abraham Lincoln: "Se puede engañar a una parte del pueblo todo el tiempo, y a todo el pueblo una parte del tiempo, pero no se puede engañar a todo el pueblo todo el tiempo". Lincoln fue presidente desde 1861 hasta su asesinato en 1865. Ciertamente, parece que los pakistaníes de a pie no se dejarán engañar de nuevo, así que espero sinceramente que no corra la misma suerte Imran Khan.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónPakistánSmall Slides

La periodista y autora británica Yvonne Ridley ofrece análisis políticos sobre asuntos relacionados con el Oriente Medio, Asia y la Guerra Mundial contra el Terrorismo. Su trabajo ha aparecido en numerosas publicaciones de todo el mundo, de Oriente a Occidente, desde títulos tan diversos como The Washington Post hasta el Tehran Times y el Tripoli Post, obteniendo reconocimientos y premios en los Estados Unidos y el Reino Unido. Diez años trabajando para grandes títulos en Fleet Street amplió su ámbito de actuación a los medios electrónicos y de radiodifusión produciendo una serie de películas documentales sobre temas palestinos e internacionales desde Guantánamo a Libia y la Primavera Árabe.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines