Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Por qué se justifica el abandono de Palestina utilizando a Irán como pretexto?

Vista de la destrucción tras el ataque israelí a Rafah, en el sur de la Franja de Gaza, el 7 de agosto de 2022 [Abed Rahim Khatib/Anadolu Agency].

Israel lanzó el viernes pasado ataques aéreos contra la Franja de Gaza en una operación preventiva porque, según afirmó, el movimiento de la Yihad Islámica planeaba lanzar un ataque a través de la frontera nominal de Gaza. Taysir Al-Jabari, alto cargo de la Yihad Islámica, y varios de sus compañeros fueron martirizados cuando los israelíes atacaron el edificio en el que se encontraba. El movimiento declaró que el ataque israelí era una declaración de guerra, y su respuesta se lanzó poco después.

Según un análisis político, parece que hay tres factores que conciernen directamente al gobierno israelí y que estuvieron detrás del ataque. El primero fue la acusación de que la Yihad Islámica estaba preparando un ataque contra los israelíes. De ahí las medidas "cautelares" del Estado de ocupación, incluida la detención de decenas de activistas de la Yihad Islámica en la Cisjordania ocupada, el más destacado de los cuales era Bassam Al-Saadi. El movimiento respondió diciendo que estas medidas eran injustificadas, y dio a las autoridades israelíes un plazo para liberar a Al-Saadi, diciendo que si no era liberado, se vería obligado a responder militarmente.

Las próximas elecciones generales israelíes también son un factor. Con tres políticos destacados que aspiran a ser el próximo primer ministro -el primer ministro interino Yair Lapid, el ex primer ministro Benjamin Netanyahu y el ministro de Defensa Benny Gantz-, cada uno de ellos debe "demostrar" sus credenciales en materia de seguridad. No hay mejor escenario para los sionistas que los territorios palestinos ocupados.

Por último, está la alianza de la Yihad Islámica con Irán, de donde obtiene financiación y armas. Parece claro que el gobierno israelí quiere emplear este factor diciendo a la gente que el ejército golpeó al representante de Irán en la Franja de Gaza y mató a uno de sus líderes.

LEER: Toda esta injusticia

El movimiento de la Yihad Islámica no oculta que forma parte de un eje dirigido por Irán. Su secretario general, Ziad Al-Nakhala, se encuentra actualmente en Teherán y ha amenazado con golpear a Israel con ataques de misiles que no tienen en cuenta ninguna línea roja. Sin embargo, el movimiento siempre ha dicho que no recibe instrucciones de Irán ni de nadie y que toma sus propias decisiones adaptadas al ámbito palestino. Muchos analistas occidentales consideran que el movimiento es el más radical de todas las facciones palestinas, y afirman que Irán lo está utilizando como medio para convertir Gaza en un escenario de confrontación con Israel, así como para militarizar Cisjordania, donde se encuentran las Brigadas de Yenín.

Independientemente de lo que Occidente, Estados Unidos e Israel afirmen sobre los vínculos y alineamientos de la Yihad Islámica, e independientemente de lo que el movimiento diga sobre la independencia de sus decisiones políticas y militares, hay que admitir que Teherán quiere actuar en base a su recogida de información, y que prefiere hacerlo con apoderados no iraníes. Aquí es donde entra en juego el ámbito palestino como opción estratégica. Esto no es nada inusual. Todos los conflictos de Oriente Próximo están vinculados entre sí, por lo que nos encontramos con que el régimen iraní invierte en cada expediente, problema e incidente que se produce en la región. Se escuchan declaraciones de funcionarios iraníes sobre cualquier crisis, así, Ismail Qaani, por ejemplo, el comandante de la Fuerza Quds, dijo que Hezbolá del Líbano se está preparando para lanzar el golpe final contra Israel y eliminarlo, y que el campo de la resistencia está listo. Esta adopción a tiempo completo de las operaciones de la resistencia palestina es una inversión iraní en el movimiento de liberación nacional palestino. ¿Dónde está el problema en eso?

El problema principal no reside en la declaración del Comandante en Jefe del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán, Hossein Salami, durante su reunión con Al-Nakhleh: "La liberación de Palestina es más que un deseo, sino una estrategia inevitable para el pueblo iraní. Nuestro objetivo y nuestra estrategia son liberar la sagrada mezquita de Al-Aqsa y devolver la tierra palestina ocupada a su verdadero dueño".

El problema tampoco radica en las constantes amenazas contra Israel lanzadas por Hassan Nasrallah, secretario general de Hezbolá, el apoderado de Irán en el Líbano, ni en las declaraciones de las milicias iraquíes y hutíes de que están dispuestas a luchar contra el enemigo israelí. Todas estas son declaraciones ofrecidas en subastas políticas que estamos acostumbrados a escuchar.

LEER: El último informe de Amnistía arroja dudas sobre si trabaja para el opresor o para el oprimido

De hecho, el problema es que algunos han empezado a reflejar en Palestina todos los agravios que sufren a manos de las milicias iraníes y sus brazos extendidos en el llamado eje de resistencia, hasta el punto de que les oímos decir: "Desde que este partido palestino o aquel otro se alió con Irán, Palestina ya no será nuestra preocupación". Algunos regímenes árabes antiiraníes colocan así a Palestina en la misma ecuación que Irán.

Esta comprensión miope y errónea desplaza la causa palestina de su lugar en nuestros corazones como una cuestión moral en la conciencia de cada individuo árabe. También sirve en gran medida al régimen iraní, que busca adquirir la causa palestina e invertir en ella.

Lo que debemos entender es que Palestina no es Hamás, la Yihad Islámica, Fatah, el FPLP o cualquier otra facción. No es una cuestión política en la que estemos en desacuerdo con Irán o con cualquier otra persona, dejándosela cuando queramos, sólo por una posición política adoptada por cualquier partido palestino o porque un partido palestino haya recurrido a otra en otro lugar.

Palestina es una tierra árabe, un vecino árabe y una causa que debe seguir siendo central en la mente de cada individuo árabe. También debemos ser conscientes del hecho de que el abandono de Palestina hará que los movimientos de resistencia se vinculen voluntariamente o no al proyecto iraní, que trazará el futuro político, social e incluso cultural de la causa hasta nuevo aviso, especialmente tras la caída del sistema regional árabe. Los movimientos de la resistencia palestina están tratando de adquirir los medios para disuadir a Israel por todos los medios posibles con el fin de detener al Estado de ocupación de su repetido derramamiento de sangre palestina y obligarlo a ceder al derecho árabe de obtener un Estado independiente viable de Palestina. Cuando los árabes abandonen el escenario palestino, Teherán y otros llenarán el vacío dando a las fuerzas palestinas medios de disuasión, pero el aprovechamiento de esta disuasión dependerá de las fuerzas que la hayan concedido, ya sean iraníes u otras.

A lo largo de las décadas, el pueblo árabe ha pagado dinero y sangre por la causa palestina. Madres y padres han luchado para que Palestina sea una realidad viva en la mente de todos los habitantes de la nación árabe, lo que impulsó a miles de jóvenes de diferentes países árabes a convertirse en combatientes fedayines en el momento álgido de la era de la resistencia palestina en los años 60, 70 y principios de los 80. Hoy en día, es una muestra de inmensa ingratitud hacia esas madres y padres si el interés popular por la causa palestina disminuye en la mayoría de nuestros países árabes debido a los procesos de educación dirigidos por algunos regímenes y círculos políticos, que dicen que la causa palestina se ha convertido en una carta política en manos de Teherán debido a la estrecha relación entre tal o cual facción palestina e Irán. Luego utilizan esto para justificar la patética y defectuosa opción de normalizar con Israel y abandonar completamente a nuestro pueblo y nuestra tierra en Palestina. No se puede permitir que esto continúe.

Este artículo apareció por primera vez en árabe en Al-Quds Al-Arabi el 8 de agosto de 2022

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
IsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines