Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Razones de la preocupación de Israel por la última agresión contra Gaza

Los palestinos se reúnen para realizar una protesta contra el ataque de Israel a Gaza en Ramallah, Cisjordania, el 07 de agosto de 2022. [Issam Rimawi - Agencia Anadolu]

Tras el final de la última ofensiva militar israelí contra la Franja de Gaza, que duró algo menos de sesenta horas, empezaron a aflorar las críticas a los responsables políticos y militares dentro del Estado de ocupación. El aspecto más importante de estas críticas fue que el bombardeo no impedirá que los dos bandos entren en más rondas de combates, lo que significa que los israelíes se enfrentarán a un conflicto abierto sin poder terminarlo en sus propios términos.

La ofensiva israelí comenzó con la muerte de un comandante militar de la Yihad Islámica, lo que será visto por el ejército de ocupación como un logro operativo de gran importancia. Sin embargo, un análisis más profundo de la situación mientras se mantiene el alto el fuego del domingo por la noche muestra una serie de lagunas en la política israelí hacia Gaza.

La primera de estas lagunas muestra la fragilidad de la planificación militar que Israel ha estado promoviendo desde el final de la anterior guerra contra Gaza en mayo del año pasado. Se basaba en la suposición errónea de que cuanto mejor sea la calidad de vida de los residentes de la Franja de Gaza, menos probable será que se produzca un nuevo enfrentamiento militar. La segunda brecha es la suposición de que Hamás no entrará en guerra con Israel por miedo a perder alguno de sus activos que contribuyen a la estabilidad de su gobierno.

Una tercera brecha es el interrogante sobre la ineficacia de la ecuación estratégica que Israel ha estado promoviendo. Otra es el deseo israelí de enfrentarse a Hamás y a la Yihad Islámica por separado, en contradicción con el supuesto básico en el que se basa su política, que Hamás gobierna la franja y, por tanto, es responsable de todo lo que allí ocurre. Una lucha centrada únicamente en la Yihad Islámica puede hacer que Israel vuelva a una época de rondas de combates intermitentes.

LEER: Deshacerse de la autoridad de los Acuerdos de Oslo es el primer paso para la liberación de Palestina

La crítica pretende exponer lo que, según los israelíes, es una diferencia entre las percepciones de Israel sobre la ofensiva y las de Hamás. Aunque parecía que no estaba involucrado, Hamás dio en realidad mucho apoyo a la Yihad Islámica en las últimas horas del conflicto. Terminó igual que los asaltos anteriores. De ahí el temor israelí a que sea de duración indefinida, permitiendo a Hamás y a otras facciones de la resistencia en Gaza reagruparse para hacer frente a futuras ofensivas israelíes, porque el contexto de seguridad puede hacer creer a Israel que su política garantizará la calma a largo plazo en la Franja de Gaza.

No era un secreto que Israel quería una ofensiva corta esta vez; no estaba interesado en una operación a gran escala, a pesar del enorme despliegue de tropas sobre el terreno. Una operación más larga supondría un alto precio humano, económico y de seguridad a pagar.

Una vez iniciada esta ofensiva, el ejército israelí quiso proteger los asentamientos cercanos a la frontera nominal con Gaza, para no dar a los grupos de la resistencia la victoria propagandística de ver a los colonos israelíes evacuando sus hogares. El ejército también quería asegurarse de que el público evitara infligir pérdidas internamente por falta de disciplina, según las reacciones de la guerra anterior.

Las fuerzas israelíes llevan a cabo un ataque en Gaza - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente].

Otro factor considerado por el ejército y los políticos fue el frente norte con Líbano y Siria. En mayo del año pasado se lanzaron cohetes desde el Líbano hacia Israel, y esto podría volver a ocurrir. Frecuentes informes israelíes afirman que Hamás está estableciendo una estructura militar en los campos de refugiados palestinos en Líbano.

Otro factor está relacionado con la forma en que los palestinos que viven en las llamadas "ciudades mixtas" dentro de Israel, como Jaffa, Haifa, Lod, Ramle y Acre, reaccionarán ante la agresión israelí en Gaza y Cisjordania. El año pasado salieron a la calle en apoyo de los grupos de resistencia y contra la ocupación y los ataques en curso contra la mezquita de Al-Aqsa en el Jerusalén ocupado. Esto llevó a las fuerzas policiales de Israel a realizar preparativos de seguridad abiertos durante el fin de semana para evitar que esa posibilidad se repita.

Además, Israel se dio cuenta de que necesitaba organizar una campaña política y mediática internacional para recabar apoyos a su agresión contra los palestinos, porque el mundo sabía que había iniciado el último asalto y tenía un problema para intentar justificarlo. Una guerra más larga lo habría hecho aún más difícil. Los políticos occidentales desempeñaron su papel diciendo que es inaceptable disparar cohetes desde Gaza e Israel tiene derecho a defenderse. No tiene ese derecho como potencia ocupante.

Por último, no podemos pasar por alto el hecho de que se avecinan unas elecciones generales en Israel y el primer ministro interino Lapid necesitaba establecer sus credenciales de seguridad, dado que no tiene un servicio militar del que valga la pena hablar. Él y sus colegas esperan obtener beneficios electorales a costa de la sangre palestina.

LEER: ¿Dónde estaba Hamás durante el último bombardeo de Israel sobre Gaza?

Esta fue la primera gran ofensiva contra los palestinos bajo el liderazgo de Lapid; la primera vez en trece años que se lanza una guerra con el Likud en la oposición; y la primera vez que se lanza una ofensiva militar contra los palestinos mientras un partido árabe forma parte de la coalición de gobierno en el Estado de ocupación.

Cuando estalló la guerra de Gaza en mayo de 2021, Lapid y sus colegas acusaron al gobierno de Benjamín Netanyahu de ir a la guerra por motivos partidistas. Netanyahu dio su apoyo al gobierno de Lapid la semana pasada.

Los israelíes sabían que Lapid debía terminar la última ofensiva en un plazo de dos o tres días, para salir con las mínimas pérdidas; las bolsas de cadáveres son malas para las relaciones públicas. Sabían que podía perder mucho si la guerra se complicaba. Por lo tanto, puede representar un final amargo y prematuro de su mandato, que hasta ahora sólo ha durado cinco semanas. Acordó un alto el fuego sin saber exactamente los efectos positivos o negativos de la ofensiva sobre sus posibilidades electorales, que pueden depender de la cantidad de sangre palestina derramada. No es de extrañar que Israel esté preocupado.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Middle East Monitor.

 

Categorías
ArtículosArtículos de Opinión

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines