Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Deshacerse de la autoridad de los Acuerdos de Oslo es el primer paso para la liberación de Palestina

(De izquierda a derecha) Los miembros del movimiento de la Yihad Islámica Daoud Shehab, Khaled al-Batsh y Muhammad al-Hindi caminan fuera de la sala VIP en el paso fronterizo de Rafah con Egipto en el sur de la Franja de Gaza el 15 de marzo de 2021 [SAID KHATIB/AFP via Getty Images].

No es de extrañar que, incluso mientras negociaba con el movimiento de la Yihad Islámica Palestina a través de mediadores egipcios para rebajar la tensión en la Franja de Gaza tras la detención de la principal figura del movimiento, Bassam Al-Saadi, en Yenín, la semana pasada, Israel lanzara un bombardeo aéreo sobre el territorio asediado. Tal engaño está en su naturaleza, por lo que no es necesario cansarse buscando las razones de su traicionero ataque. No obstante, conviene recordar que se avecinan otras elecciones generales y que el primer ministro interino israelí, Yair Lapid, necesita mostrar sus credenciales de líder fuerte ante el desafío electoral de la extrema derecha. Lo mismo ocurrió con el ex primer ministro Benjamin Netanyahu.

El archienemigo de Israel, Irán, puede ser el verdadero objetivo aquí, después de que tanto Lapid como Netanyahu no hayan conseguido convencer a Estados Unidos de que lance un ataque militar contra él, y Lapid no haya conseguido formar una alianza militar - "una OTAN de Oriente Medio"- con aliados árabes contra los iraníes. Entonces, ¿por qué no atacar a los aliados de Irán en la región, como la Yihad Islámica en Palestina, que recibe apoyo financiero y militar de Teherán? El secretario general del movimiento, Ziad Al-Nakhalah, estuvo de hecho en Teherán la semana pasada. Y me pregunto si este ataque fue planeado y acordado durante la visita del presidente estadounidense Joe Biden a Israel el mes pasado.

Sean cuales sean las razones de la última ofensiva militar de Israel contra los civiles palestinos en la Franja de Gaza, ésta es la doctrina estándar seguida por el Estado de ocupación. Es una presencia destructiva en la región y sigue dando a sus devastadoras operaciones militares nombres que promueven su retorcida narrativa. Así, la "Operación Amanecer" disparó misiles contra zonas civiles y mató a decenas de palestinos, incluidos niños y mujeres, mientras Israel afirmaba que los "militantes" eran los objetivos. Cientos más resultaron heridos al volar sus casas a su alrededor. Todo ello para matar a dos funcionarios de la Yihad Islámica: Tayseer Al-Jaabari y Khaled Saeed Mansour, que supuestamente planeaban atacar a Israel. Los civiles palestinos pagaron el precio de la mortal impunidad de Israel.

LEER: El asesinato de Ayman Al Zawahiri

Ha habido una relativa calma en Gaza desde la batalla de la Espada de Jerusalén, en mayo del año pasado, que unió a los palestinos de todo el territorio ocupado y de más allá. Actuaron como uno solo para sacar a Gaza de su aislamiento impuesto por el injusto asedio dirigido por Israel y para defender Jerusalén y la mezquita de Al-Aqsa. Los dirigentes de Hamás consiguieron, con tacto e inteligencia, vincular la resistencia en la Franja de Gaza con la ciudad de Jerusalén en las reglas de enfrentamiento, uniendo a los palestinos de Jerusalén, Cisjordania y los territorios palestinos ocupados desde 1948 -Israel- en la lucha contra el enemigo israelí. El pueblo palestino se unió a la resistencia, independientemente de sus propias afiliaciones, que no sólo procedían de Hamás, sino también de las Brigadas Al-Quds de la Yihad Islámica y de las Brigadas de los Mártires de Al-Aqsa de Fatah, que se separaron de la dirección de la Autoridad Palestina títere de Mahmud Abbas.

Una sala de operaciones conjunta entró en acción como parte de un frente unido sin precedentes. Pasará a la historia y quedará impreso en la memoria colectiva. Israel no olvidará lo sucedido y temerá constantemente que su frente interno se resquebraje y que el Estado se derrumbe con la resistencia palestina desde el río hasta el mar.

Por primera vez desde la Nakba, la lucha palestina ha cobrado fuerza en todas las partes de la Palestina histórica ocupada, frustrando así el complot israelí de separar Gaza de su entorno palestino. Desde su bastión en Gaza, la resistencia consiguió proteger la mezquita de Al-Aqsa y poner la ciudad ocupada de Jerusalén bajo su protección.

Mientras que esa unidad sigue en la mente de los sionistas, se ha alejado de los palestinos. No la han utilizado para forjar un nuevo y joven liderazgo nacional que dirija el proceso de liberación en lugar de la autoridad títere creada por los Acuerdos de Oslo. Israel utilizó su último asalto a Gaza para destruir el frente unido y los demás resultados positivos de la batalla de la Espada de Jerusalén. El Estado ocupante quiere hacernos creer a todos que Cisjordania y la Palestina ocupada en 1948 están totalmente separadas de Gaza; acabar con la resistencia armada en Cisjordania y enfrentarse a la solidaridad popular palestina en el resto del territorio ocupado. Para conseguirlo, ha movilizado diez batallones de guardias fronterizos en las ciudades palestinas de las zonas ocupadas en 1948 para enfrentarse a las manifestaciones de solidaridad que condenan la ocupación, como las que tuvieron lugar en 2021.

LEER: El auge del odio está fragmentando las comunidades israelíes

Los israelíes también quieren abrir brechas entre las facciones de la resistencia y destruir así la sala de operaciones conjunta. Por eso intentaron mantener la neutralidad de Hamás en la última ofensiva declarando abiertamente que no tenían como objetivo el movimiento, sino que pretendían golpear a las Brigadas Al-Quds de la Yihad Islámica debido a su papel en el enfrentamiento de las incursiones militares en toda la Cisjordania ocupada. Jenin, por ejemplo, se ha convertido en el hogar de células de resistencia armada que desafían a las fuerzas de seguridad israelíes y no están bajo el control de los agentes de seguridad de la AP de Abbas.

Las Brigadas Al-Quds respondieron a esta flagrante agresión bombardeando asentamientos ilegales israelíes en el sur del Estado de ocupación, hiriendo a muchos israelíes. La ciudad ocupada de Jerusalén y el asentamiento de Sderot fueron objeto de disparos de cohetes, al igual que otros objetivos en las proximidades de la Franja de Gaza, incluido un edificio en la ciudad de Ashkelon. Los sitios web israelíes publicaron un vídeo del edificio con humo saliendo de él.

La marioneta AP y sus agentes de coordinación de la seguridad desaparecieron por completo de la escena y se contentaron con ver cómo se desarrollaba todo esto mientras los palestinos eran asesinados y sus funerales tenían lugar; y mientras sus hogares eran destruidos. ¿Estaba la AP contenta con estas imágenes porque Israel le estaba ahorrando tener que enfrentarse a estos rebeldes? La AP es ahora una carga para los palestinos, y deshacerse de ella es el primer paso hacia la liberación de la ocupación israelí.

Gaza defiende la dignidad de toda una nación, y paga el precio de ello con la sangre de sus hijos. Es la fortaleza de la dignidad en una nación cuyos gobernantes la han traicionado y su pueblo sigue decepcionado. Gaza es la última fortaleza de la resistencia en la nación hoy, y mañana será la primera fortaleza de la victoria y de la liberación de Palestina, si Dios quiere, con su pueblo fuerte que está en el verdadero camino, sin miedo a su enemigo e indemne a los que le defraudan.

No hay nada más hermoso para terminar que las palabras sobre Gaza escritas por el difunto poeta Mahmoud Darwish: "Gaza no tiene caballos, ni cazas, ni varitas mágicas, ni oficinas en las capitales. Gaza se libera de nuestros atributos, de nuestra lengua y de sus conquistadores, todo a la vez. Y cuando nos encontremos con ella, una vez en un sueño, puede que no nos reconozca porque ella nació del fuego mientras que nosotros nacimos de la espera y el llanto sobre nuestros hogares".

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEEUUIránIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines