Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El asesinato de Ayman Al Zawahiri

Imagen de Ayman Al-Zawahiri [Hamid Mir/Wikipedia]

Desde hace algún tiempo, Al-Qaeda había dejado de ser el objetivo principal de los expertos en política y lucha antiterrorista. El otrora grupo terrorista más peligroso en la guerra contra el terrorismo tras sus ataques a Estados Unidos el 11-S había quedado en gran medida inactivo, especialmente en Afganistán. Ya no era responsable de ningún incidente de violencia, y mucho menos de un gran ataque terrorista, y había sido sustituido por otras entidades más poderosas. Su líder después de Osama bin Laden, el egipcio Ayman al-Zawahiri, seguía siendo, en el mejor de los casos, una amenaza simbólica que se limitaba a los vídeos de propaganda yihadista. Pero su mera existencia -aunque en segundo plano- seguía siendo un recordatorio constante de los fracasos de Estados Unidos en la guerra contra el terror, incluso cuando ya no parecía suponer una amenaza para Estados Unidos. Después de todo, incluso durante la vida de Osama bin Laden, Al-Zawahiri había sido uno de los pocos líderes de Al-Qaeda cuyo nombre era sinónimo de terrorismo.

El hecho de que Al-Zawahiri fuera asesinado el 31 de julio de 2022 en Kabul mediante un ataque con drones no es sorprendente. Supone un momento victorioso para Estados Unidos no sólo en lo que se refiere a atacar a Al Qaeda, sino que también da cierta credibilidad a la idea de que Estados Unidos opta por operaciones "por encima del horizonte". Se ha señalado que esto es importante para proporcionar algo de ayuda al presidente Joe Biden, que se enfrentaba a muchas críticas en su país y tenía unos índices de aprobación muy bajos. Para EE.UU., la operación también puede significar un énfasis continuo en asegurar que Afganistán -con toda su inestabilidad- no se convierta en un posible refugio para los extremistas. El interés por lo que ocurre en Afganistán, y a través de un asesinato de tan alto perfil, da al mundo una indicación de que EE.UU. sigue tomándose en serio la lucha contra el terrorismo y Afganistán, a pesar de su retirada del país. Y un enfoque antiterrorista a través de los ataques con drones bien podría ser la política a seguir. Pero la logística y otros detalles del ataque -como quién formó parte de la planificación y ejecución-, así como el momento en que se produjo, requieren más atención.

LEER: Qatar pide a Washington y a los talibanes que respeten el acuerdo de Doha

Después de todo, Estados Unidos y Afganistán están intentando reconstruir una relación rota. Como parte del acuerdo de Doha entre EE.UU. y los talibanes, estos últimos se habían comprometido a no acoger o instigar a grupos terroristas, y habían afirmado que Al Qaeda no tenía presencia en Afganistán. El acuerdo de febrero de 2020 había incluido la condición de que los talibanes "no permitirán que ninguno de sus miembros, otros individuos o grupos, incluida Al Qaeda, utilicen el suelo de Afganistán para amenazar la seguridad de Estados Unidos y sus aliados". Estados Unidos también ha abandonado el país con el pretexto de que Al Qaeda ha sido derrotada.

Para los talibanes, esto supone una situación muy compleja. El grupo ya está luchando por consolidar el poder en casa y ganar reconocimiento y credibilidad a nivel internacional. Aunque la seguridad ha mejorado en el país, la creciente presencia de grupos terroristas transnacionales como la Provincia de Jorasán del Estado Islámico (ISKP) está ejerciendo una inmensa presión sobre el grupo. Desde que los talibanes asumieron el poder en agosto de 2021, se ha producido un importante aumento de los atentados del ISKP a nivel nacional y contra los vecinos de Afganistán, principalmente Pakistán, seguido de Uzbekistán y Tayikistán. En el caso de Pakistán, el aumento de la actividad de Tehreek-e-Taliban Pakistan (TTP) y de los ataques contra el personal de seguridad pakistaní, tanto de forma independiente como en colaboración con el ISKP, ha sido especialmente preocupante, al igual que la reciente alianza entre el ISKP y el Movimiento Islámico del Turquestán Oriental (ETIM)/Partido Islámico del Turquestán (TIP), que plantea serias dudas sobre las garantías antiterroristas de los talibanes, así como sobre su capacidad y voluntad de hacer frente a los grupos terroristas transnacionales que operan en el país. Para Pakistán, esto sigue siendo un problema importante, ya que un gobierno talibán fiable contribuirá en gran medida a garantizar la estabilidad y la paz en la región.

Existe una inmensa presión sobre su gobierno para que cumpla, y quizás lo más importante, para que garantice que no hay amenazas de grupos terroristas que emanen de su suelo. El hecho de que Al Zawahiri haya sido encontrado y asesinado en Kabul significa que esta presión probablemente aumentará. De hecho, pone en entredicho la propia voluntad y capacidad de los talibanes para evitar el extremismo. Aunque los países de la región se están comprometiendo con el grupo, existe un sentimiento de frustración entre los vecinos de Afganistán por la incapacidad de los talibanes para hacer frente a los grupos terroristas. Si los talibanes no son capaces de cumplir sus promesas de reforma y de lucha contra el terrorismo, será muy difícil que los países de la región se comprometan con ellos, y mucho menos que presionen para que sean reconocidos internacionalmente. De hecho, es muy posible que se produzca una desvinculación que el grupo no puede permitirse.

Queda por ver si el asesinato de al-Zawahiri proporciona algún medio de comunicación nuevo entre EE.UU. y los talibanes, o si conduce a una mayor desvinculación. Al fin y al cabo, por un lado, podría ofrecer cierta ventaja a EE.UU. en su relación con los talibanes, o por otro, podría provocar un distanciamiento debido a las acusaciones de albergar grupos extremistas y destruir por completo la posibilidad de un compromiso bilateral.

LEER: EE.UU. no tiene el "ADN" para confirmar la muerte de Zawahiri

En Pakistán, el incidente ha dado lugar a un enérgico debate sobre el papel de Pakistán en esta operación, y se han hecho múltiples declaraciones y conjeturas. El uso del espacio aéreo o el apoyo de los servicios de inteligencia son dos de las áreas más importantes en las que se ha sugerido el papel de Pakistán. Pakistán se ha distanciado oficialmente de cualquier papel en la operación, y se ha limitado a hacer declaraciones de condena del terrorismo. Pero algunos han argumentado que, dados los problemáticos lazos de Pakistán con Estados Unidos, su participación en el atentado es plausible, ya que esto habría impulsado la relación de forma significativa. Así las cosas, el ministro del Interior del país ha negado categóricamente que el dron que mató a al-Zawahiri volara desde territorio pakistaní. Además, ha puesto en tela de juicio la relación de Islamabad con los talibanes, y si éstos pueden demostrar ser socios fiables en las negociaciones en curso entre Islamabad y el TTP, que no han dado resultado hasta ahora.

Mientras que Al Qaeda ha estado luchando por seguir siendo relevante y la principal amenaza del terrorismo proviene de Daesh o de su capítulo del ISKP, algunos analistas han sugerido que Al Qaeda estaba trabajando con los talibanes para combatir la influencia del ISKP en Afganistán. En cuanto a lo que significa el asesinato de al-Zawahiri para el grupo, hay más preguntas que respuestas. Podría dar lugar a una reacción violenta por parte de los miembros inactivos, o sus miembros podrían cambiar de lealtad al IKSP, o el capítulo de Al Qaeda podría estar finalmente bien cerrado. A corto plazo, también se plantea la cuestión de cómo afecta este ataque -y los cambios que provoca- a la relación de Al Qaeda con los talibanes.

Aunque los talibanes han acusado a Washington de violar el acuerdo de Doha, el hecho de que Zawahiri haya sido asesinado en suelo afgano, sin duda ha hecho que el grupo tenga que cumplir en todos los frentes. El grupo no parece darse cuenta de que si no cumple sus compromisos, el apetito por comprometerse con ellos se reducirá.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
AfganistánArtículosArtículos de OpiniónSmall SlidesUS

Directora del Centro para Afganistán, Oriente Medio y África (CAMEA) del Instituto de Estudios Estratégicos (ISSI), en Islamabad, Pakistán.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines