Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El reconocimiento simbólico perjudica las perspectivas palestinas

El presidente de EE.UU., Joe Biden (izq.), se reúne con el presidente de Israel, Isaac Herzog (der.), en la oficina presidencial en Jerusalén Occidental, el 14 de julio de 2022. [Oficina de Prensa del Gobierno israelí (GPO) - Agencia News Anadolu].

Aunque el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, se limita a hablar de boquilla sobre el compromiso de los dos Estados, dado que el legado de la administración Trump sigue influyendo en la política exterior de Estados Unidos con respecto a la expansión colonial de los colonos de Israel, la Autoridad Palestina persiste en buscar el reconocimiento simbólico de un "Estado de Palestina" para mantener un paradigma difunto válido dentro de los círculos diplomáticos.

Según la agencia de noticias Wafa, durante una reunión con congresistas estadounidenses en Ramala, el primer ministro de la AP, Mohammed Shtayyeh, pidió el reconocimiento del Estado de Palestina "que contribuiría a la realización de la solución de dos Estados, a la luz de la destrucción sistemática a la que se enfrenta esta solución debido a las medidas israelíes sobre el terreno".

El reconocimiento simbólico se ve así como un paso para legitimar la lucha anticolonial del pueblo palestino, aunque esa lucha es legítima desde hace décadas según el derecho internacional. Que el simbolismo simbólico se convierta en un pilar sobre el que se concede cierta legitimidad a la lucha palestina es un paso atrás que puede ser explotado. Si la resistencia anticolonial es legítima según el derecho internacional, no hay necesidad de que el simbolismo tenga prioridad a la hora de conferir legitimidad a la lucha palestina.

LEER: La AP se ve cada vez más arrinconada por el el pueblo palestino

También hay que tener en cuenta que Shtayyeh no pide la descolonización, sino que anima a la comunidad internacional a aceptar el exiguo, despojado e indefenso Estado palestino que estará totalmente sometido a los caprichos y exigencias del Estado del apartheid. Israel nunca ha declarado dónde están sus fronteras -el único Estado miembro de la ONU que no lo ha hecho- y su ambición sionista es colonizar cada centímetro de territorio palestino. Por ello, el compromiso de los dos Estados no puede utilizarse como base de ningún marco político para los palestinos, ni siquiera como símbolo del supuesto compromiso de la comunidad internacional con un Estado palestino. La comunidad internacional no puede eludir el hecho de que el paradigma de los dos Estados ignora la legítima lucha anticolonial del pueblo palestino, porque no hay ninguna referencia a que vivan fuera del marco colonial de "dos Estados que convivan en paz". Dicho paradigma condona la limpieza étnica de Palestina a partir de 1948.

Entonces, ¿qué pide Shtayyeh exactamente? Si el reconocimiento del Estado de Palestina es ahora el medio para mantener a flote el paradigma de los dos Estados, el resultado es sólo una forma acelerada de colonización que dejaría a los palestinos con menos tierra, no más, y sin independencia; y muy rápidamente. Cuanto más pide la AP gestos simbólicos para ayudar a la diplomacia internacional, más se destroza Palestina. Mientras tanto, la adhesión de la comunidad internacional a la narrativa colonial de Israel sigue intacta.

Si se tiene en cuenta que la pérdida de territorio palestino ha sido enorme, los pequeños pasos para corregir la postura de la comunidad internacional no ayudan, sobre todo cuando el reconocimiento simbólico de un Estado palestino no influye en las cuestiones más apremiantes, como la expansión colonial, la violencia estatal y de los colonos, y los vínculos económicos y diplomáticos de los que se beneficia Israel. Como siempre, las posturas de la AP no sólo son repetitivas e inútiles, sino que se exhiben de forma totalmente engañosa como esfuerzos políticos en nombre de la causa palestina. Mientras tanto, no hay ningún esfuerzo concentrado para detener la expansión de los asentamientos israelíes, porque hacer que Israel rinda cuentas es demasiado costoso para una comunidad internacional cómplice y una Autoridad Palestina que -asombrosamente- sigue cooperando con el Estado de ocupación y lo protege.

Los intentos de mejorar Palestina han fracasado. Ante tal pérdida, ¿por qué no considerar la alternativa de "no hay plan B" y permitir que el pueblo palestino, y no la AP, tome el timón en la toma de decisiones que le afectan directamente? La lealtad de Shtayyeh es hacia la AP y la ideología que defiende, dentro de la cual nunca habrá un espacio para la descolonización. Tampoco tendrá espacio dentro de la narrativa sionista a la que está sometida la comunidad internacional.

LEER: La importancia de la resistencia: los palestinos desafían el unilateralismo y el dominio de Israel

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

MEMO Staff Writer

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines