Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La AP se ve cada vez más arrinconada por el el pueblo palestino

El presidente palestino Mahmud Abbas en Cisjordania, el 25 de mayo de 2021 [ALEX BRANDON/POOL/AFP/Getty Images].

El líder de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, no tolera ningún pensamiento político que sea divergente de su marca de corrupción. Mientras que el asesinato del activista palestino Nizar Banat, el año pasado, por parte de los servicios de seguridad de la AP, fue destacado, la AP ha persistido en la persecución de activistas, estudiantes universitarios y periodistas palestinos, bajo el pretexto de la seguridad de los civiles palestinos. Tal vez Abbas haya borrado convenientemente el recuerdo de los palestinos golpeados por protestar contra su gobierno y el asesinato de Banat por parte de los servicios de seguridad. La única seguridad que quiere Abbas se refiere a su gobierno. Podría decirse que posiblemente la AP se financia sólo para existir como zona de amortiguación entre los civiles palestinos y la expansión colonial y la violencia de Israel, en beneficio de Israel, por supuesto.

En 2021, Abogados por la Justicia registró más de 340 detenciones realizadas por la AP. Entre mayo y noviembre del año pasado, más de 200 palestinos fueron detenidos por sus opiniones políticas.

En junio de este año, los medios de comunicación israelíes informaron de que 14 agentes de los servicios de seguridad que estaban siendo juzgados por el asesinato de Banat habían sido puestos en libertad bajo fianza, aparentemente debido al riesgo de contagio de un coronavirus en la cárcel. La liberación selectiva, por supuesto, no engaña a nadie. Poner en libertad a oficiales que son claramente una amenaza para los civiles palestinos no es una preocupación para la AP, sino una necesidad.

El mes pasado, los servicios de seguridad de la AP se embarcaron en otra redada contra estudiantes, activistas y periodistas palestinos. Según Muhannad Karajeh, de Abogados por la Justicia, la última redada de la AP, que condujo a la detención de 94 civiles, fue una de las mayores desde 2012. La mayoría de los palestinos detenidos estaban afiliados a facciones políticas palestinas críticas con la AP, especialmente Hamás, la Yihad Islámica Palestina y el Frente Popular para la Liberación de Palestina. La mayoría eran también antiguos presos en cárceles israelíes, lo que recuerda cómo la AP e Israel colaboran a menudo cuando se trata de detener a palestinos. Según el portavoz de los servicios de seguridad palestinos, Talal Dweikat, las órdenes de Abbas se basaron en "la importancia de ejercer toda la presión posible para hacer frente a todas las manifestaciones de caos y desorden en la calle palestina."

LEER: El arraigado amor de Biden por el sionismo supera su compromiso con el derecho internacional

Combatir las protestas con violencia sólo aumentará las protestas contra el gobierno de Abbas. Con el asesinato de Banat, la AP ha demostrado exactamente hasta dónde llegará para contrarrestar las amenazas más formidables a su gobierno ilegítimo. Esto último ha sido objeto de una reciente protesta por parte del Colegio de Abogados de Palestina, que se manifiesta en contra de que Abbas gobierne mediante decretos que la Constitución palestina sólo permite como una necesidad.

Y mientras Abbas puede estar más preocupado por los desafíos que plantean los activistas, la sociedad se rebela cada vez más contra la AP. Ayer, el Sindicato de Ingenieros Palestinos también organizó una protesta frente a la sede del Primer Ministro de la AP, Mohammad Shtayyeh, exigiendo derechos financieros y la aplicación de los acuerdos financieros firmados.

Con el descontento generalizado entre todos los sectores de la sociedad palestina, las escasas concesiones que Abbas logró negociar con el ministro de Defensa israelí, Benny Gantz, no proporcionarán ninguna zona de amortiguación para las condiciones que Abbas e Israel han creado. Aunque las detenciones muestran ciertamente la fuerza bruta de los servicios de seguridad de la AP, el aumento de las protestas atestigua el hecho de que pronto, posiblemente, los palestinos desencadenarán un frente unido contra décadas de corrupción financiada por los donantes de la AP.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

MEMO Staff Writer

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines