Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Libia, un juego de armas y milicias sin fin

Miembros del ejército libio en Misrata, Libia, el 3 de marzo de 2022 [Hazem Turkia/Anadolu Agency].

Esta semana se cumple el undécimo aniversario de la fecha en que los rebeldes libios armados, entrenados y suministrados por los países occidentales entraron en la capital, Trípoli, bajo la cobertura aérea de la OTAN. La caída de Trípoli fue un punto de inflexión en el conflicto que terminó con el asesinato del difunto líder libio Muammar Gaddafi cuando hacía su última resistencia en su ciudad natal, Sirte. La OTAN puso fin a sus operaciones en el país norteafricano, pero no hizo nada para contrarrestar las milicias que ayudó a crear, y dejó a Libia como rehén de los pistoleros.

Ya en 2011, la propaganda occidental proyectó a Libia como un potencial paraíso en ciernes en cuanto Gadafi se quitara de en medio. Hoy, Libia es un infierno para su pueblo y una amenaza potencial para sus vecinos.

El juego de las armas y las milicias en Libia comenzó ya a finales de febrero de 2011, cuando los grupos armados empezaron a aparecer en las pantallas de televisión convirtiendo lo que empezó como pequeñas protestas civiles contra el gobierno de Gadafi en una rebelión armada asistida por la OTAN. Cuando la OTAN puso fin a sus operaciones, Libia era rehén de cientos de milicias armadas, los grupos que la OTAN respaldaba como "liberadores".

Tras el fin de los combates en 2011, había muchas esperanzas de que los libios resolvieran sus diferencias pacíficamente y se unieran para reconstruir su país. Eso nunca ocurrió, porque los cientos de milicias que lucharon contra el gobierno con la bendición y la cobertura aérea de la OTAN, nunca entregaron sus armas y nunca se disolvieron realmente, excepto unos pocos que carecían de recursos para continuar.

Con el paso de los años, las milicias dominaron el país y los sucesivos gobiernos no lograron combatirlas por falta de recursos. Aunque el ejército y el aparato de seguridad libios nunca se disolvieron oficialmente, muchos de sus cuadros murieron, fueron encarcelados o se vieron obligados a exiliarse cuando las milicias, empoderadas por la OTAN, se hicieron con el control de los edificios militares y de seguridad en toda Libia.

En 2014 había cientos de grupos armados que operaban al margen de cualquier control gubernamental, lo que hizo que el país no sólo fuera difícil de gobernar, sino que también estuviera abierto a los terroristas extranjeros que acudieron a Libia ya en 2011, cuando los rebeldes locales recogieron por primera vez las armas para luchar contra el gobierno de Gadafi. De hecho, algunos elementos de Al Qaeda ya estaban en Libia luchando contra el gobierno de Gadafi a finales de febrero de 2011, una afirmación hecha por Gadafi pero negada por Occidente, que sólo se confirmó más tarde.

LEER: Los tabúes sociales, las leyes anticuadas y un poder judicial paralizado siguen fallando a las mujeres libias

Occidente deseaba fervientemente eliminar a Gadafi, pero nunca se preocupó por lo que le ocurriría a Libia una vez que la guerra terminara y las milicias siguieran allí. Casi ningún gobierno libio desde 2011 ha hecho intentos serios de desarmarlas y disolverlas. En lugar de ello, de diferentes maneras, apoyaron a las milicias para apaciguarlas y evitar su ira. Al final de la segunda guerra civil de 2014, los grupos armados consolidaron el poder y los recursos para convertirse no sólo en las fuerzas dominantes del país, sino también en los agentes de poder que decidían qué tipo de gobierno debía tener el país y a quién se le permitiría servir en él.

El ex líder libio Muammar Gaddafi en la sede de la ONU el 23 de septiembre de 2009 en Nueva York [Mario Tama/Getty Images].

Por ejemplo, en mayo de 2013, el primer legislador electo de Libia se vio obligado, a punta de pistola, a aprobar la llamada Ley de Aislamiento Político, destinada a limpiar la burocracia, el ejército y las fuerzas de seguridad de cualquier elemento considerado leal a Gadafi. En efecto, esa ley privó a Libia de sus mejores cuadros en la burocracia civil y en la cúpula militar y de seguridad, entregando a los líderes de las milicias el control casi total del orden público, la seguridad, la inteligencia e incluso la toma de decisiones del gobierno.

Cuando a finales de 2015 se firmó el primer Acuerdo Político General de Libia en Skhirat (Marruecos), se creó el Gobierno de Acuerdo Nacional. Era un gobierno unido, pero ya demasiado tarde para controlar a las milicias, y mucho menos para desarmarlas.

En lugar de enfrentarse a ellas, el GNA intentó contener a las milicias y la contención se ha convertido en la política habitual de las sucesivas administraciones. Esta política se tradujo en la integración gradual de los grupos armados en las filas militares, de seguridad y burocráticas, dándoles así mayor alcance y legitimidad para operar bajo la etiqueta del gobierno sin tener que rendir cuentas a ningún organismo público. Y lo que es más importante, las milicias -leales sólo a sus líderes- empezaron a reclutar gente nueva abiertamente e incluso a anunciar puestos de trabajo con la aprobación del gobierno.

En este año, con etiquetas gubernamentales legítimas, se volvieron tan poderosas que era imposible que ningún gobierno operara libremente. También se enriquecieron, gracias a los pagos del gobierno para mantenerlos contentos.

Esta es la situación incluso hoy. Las milicias están ahora involucradas en lo que podría llamarse redes de intereses creados político-militares, en las que son útiles a los políticos al igual que los políticos son útiles para ellos. De hecho, ahora hay menos secuestros y asesinatos en Trípoli y prevalece una frágil seguridad, pero esto podría cambiar en cualquier momento.

LEER: ¿Qué fue de la Primavera Árabe?

Desde que el gobierno de Abdul Hamid Dbeibeh tomó posesión en marzo del año pasado prometiendo poner fin a la violencia, las milicias se han enfrentado entre sí en la capital en al menos cuatro ocasiones. Los últimos enfrentamientos armados tuvieron lugar el 23 de julio en Misrata, al este de Trípoli, apenas unos días después de que estallaran combates similares en la propia capital. En junio, estallaron combates entre dos milicias rivales, ambas supuestamente bajo el gobierno de Dbeibeh. Cada vez que esto ocurre, los civiles pagan un alto precio, muriendo o resultando heridos y dañando sus hogares y negocios.

¿Libia, 11 años después de la llamada "revolución", se deshará de las milicias y recogerá los millones de armas de fuego que se calcula que circulan ilegalmente? Es muy poco probable que esto ocurra pronto. Y lo que es más importante, nunca ocurrirá sin derramamiento de sangre. Los principales grupos de milicias, especialmente en Trípoli, son ahora grandes máquinas de hacer dinero para sus miembros. Al volverse nominalmente leales al gobierno, a cualquier gobierno, disfrutan de la legitimidad de la que antes carecían y de la protección legal que conlleva. Sus crímenes contra la población civil están bien documentados, pero no rinden cuentas. Hoy en día, todo lo que hacen suele justificarse por el bien público, como la lucha contra la delincuencia, o por la seguridad nacional.

En los últimos 11 años, Libia es un juego de armas y milicias que no ha cesado. A pesar de todos sus crímenes, ni un solo miembro de las milicias, y mucho menos un líder de las mismas, ha sido cuestionado o castigado por nada.

La idea de erradicar las milicias y la recogida de armas por parte de cualquier gobierno, aunque haya sido elegido democráticamente, es una fantasía. Puede que las zonas bajo el mando del hombre fuerte Khalifa Haftar disfruten de una mayor seguridad, pero el problema fundamental de las milicias vinculadas a las autoridades es el mismo.

Esta situación siempre va a obstaculizar cualquier iniciativa política encaminada a estabilizar y asegurar lo que una vez fue una Libia muy segura. Acabar con este juego es tarea del pueblo de Libia, ya que la última década ha demostrado que la injerencia extranjera sólo empeora las cosas. Desgraciadamente, los libios pagarán un alto precio si alguna vez ocurre. No hay un final a la vista para este juego mortal.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónLibiaRegión

Mustafa Fetouri es un académico y periodista libio. Ha recibido el premio de la UE a la Libertad de Prensa. Su próximo libro saldrá a la luz en septiembre. Puede ser contactado en la siguiente dirección: [email protected]

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines