Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Los tabúes sociales, las leyes anticuadas y un poder judicial paralizado siguen fallando a las mujeres libias

TRIPOLI, LÍBANO - 22 DE JULIO: Mujeres libias posan para una foto en Trípoli, Líbano, el 22 de julio de 2021. ( Halil Sağırkaya - Anadolu News Agency)

Según un comunicado publicado el 13 de julio por el Ministerio de Estado para Asuntos de la Mujer de Libia, entre el 4 y el 8 de julio fueron asesinadas siete mujeres en siete partes diferentes del país. Las víctimas, de edades comprendidas entre los veinte y los cuarenta años, fueron asesinadas como consecuencia de la violencia doméstica, que ha ido en aumento en los últimos años. El comunicado pide a todas las autoridades competentes que colaboren para que los culpables rindan rápidamente cuentas con todo el peso de la ley.

El informe sobre delincuencia del Ministerio del Interior libio, correspondiente a 2021, registró 353 asesinatos. Sin embargo, los observadores creen que las cifras son mucho más elevadas y que las cifras publicadas carecen de detalles. El especialista en Criminología y Código Penal, Hussein Ahmed, cree que la tasa de asesinatos en el país ha aumentado en la última década, principalmente porque "Libia está repleta de armas y el poder judicial está paralizado y es ineficaz" a la hora de hacer que los autores "rindan cuentas", para disuadir a otros de cometer tales crímenes, dijo el Sr. Ahmed. Según las cifras del Banco Mundial, Libia registró en 2015 2.500 homicidios por cada 100.000 habitantes, pero no hay datos disponibles para el año en curso.

Desde que fue visitada por la llamada "Primavera Árabe" que acabó con el gobierno del difunto líder, Muammer Gaddafi, en 2011, Libia ha estado sumida en el caos con milicias armadas recorriendo el país, casi libremente. Las armas se consiguen a bajo precio en el mercado negro y todos los gobiernos sucesivos, desde octubre de 2011, no han conseguido recoger las armas y mucho menos erradicar las milicias. Este tipo de ambiente, dice Ali Sanousi, analista político, es "perfecto para los criminales", ya que saben que la rendición de cuentas no existe.

Khadija Al-Sadiq, directora de la Organización de Amazonas Libias, una organización de mujeres de la sociedad civil con sede en Bengasi, lamenta los viejos tiempos en los que la seguridad no era un problema. Dijo a MEMO que en Bengasi, en particular, faltan "líderes fuertes" con una agenda anticrimen.

LEER: La Liga Árabe insta a los políticos libios a preservar las instituciones del Estado

Under Gaddafi, Libya was one of the safest places in Africa. Lack of security is the biggest hurdle, making the country almost ungovernable since 2011 when armed militias, who helped topple Gaddafi, have been getting stronger, more sophisticated and richer, thanks to illicit money through blackmailing governments.

Mrs. Al-Sadiq, who personally knew the two sisters murdered by their own father, thinks that Libya's "penal code and lack of law enforcement" are behind the brutal murder of both sisters, Bushra and Yasmina Al-Tuwair, who were shot dead by their own father on Eid Al-Adha day, 9 July. A decade ago, such domestic violence crimes targeting women were very rare in Libya.

Zeinb Abedi, a legal expert, and colleague of Mrs. Al-Sadiq, thinks the criminal law itself needs urgent reform because, in its current text, it does not "help women" victims of abuse by their own families. She points out that Article 375 of the current penal code mandates maximum eight years' prison term for those who kill for "their family honour". Murder for honour crimes includes murder of woman accused of "fornication", whether she is married or not. Ms. Abedi thinks this kind of lenient punishment is not a "strong deterrent" for potential murders. She also pointed out that the mandated sentence for murder is life imprisonment, but not in cases of what is called "honour crimes". She concluded by saying "murder is murder, regardless of motive."

The murders in Benghazi shocked the whole country, as more similar crimes are being reported. It is very unlikely that any security "approach would end the women targeted violence", according to Mustafa Ben Yahia, a political analyst. He added that fighting crime requires a "holistic" approach in which "security forces, the police, citizens and Judiciary" work together. While figures are not available, Mr. Yahia believes as long as "weapons are widely available and lack of political settlement continues", all kind of crimes will increase.

Abusive fathers, brothers and husbands in conservative Libya, usually are under-reported and, when reported, the authorities do not take action until it is too late.

This is exactly the case of Mr. Al-Tuwair, described as a drug addict, who sent shockwaves across the country by murdering his two daughters in Benghazi. His wife, trying to hide from him, by constantly changing homes, reported his violent-abusive behaviour at least twice to the local police, but nothing happened.

Mrs. Al-Sadiq, who knew the mother of the victims, described the murder as one of continued "attacks on women in Libya" as the government fails to hold the perpetrators to account. She said her organisation tried to help the family by giving the mother of four a cleaning job, and helped one of the daughters study nursery. Yasmina, the younger victim, was expected to graduate this month.

Tripoli's Ministry of Social Affairs has been contacted for comment, but did not reply.

LEER: ¿Qué fue de la Primavera Árabe?

Una estudiante de derecho residente en Trípoli, que habló de forma anónima, dijo a MEMO que "las mujeres libias son víctimas de tabúes sociales", lo que les impide denunciar la violencia familiar. Las víctimas de acoso y abuso familiar son miradas con desprecio si denuncian estos abusos, especialmente contra miembros de la familia como "hermanos, maridos y padres". Añadió que "tampoco pueden pedir el divorcio", ya que las mujeres que se divorcian en Libia son "inmediatamente marginadas", no sólo por la sociedad patriarcal, sino también por las mujeres.

El Sr. Al-Tuwair, el padre que asesinó a sus dos hijas en Bengasi, ha sido detenido tras una semana de fuga. Pasará mucho tiempo antes de que un tribunal decida su destino. Mientras tanto, las mujeres seguirán siendo víctimas, a menos que toda la sociedad se decida a actuar. Sin embargo, es poco probable que cualquier acción decisiva para proteger a las mujeres y a las niñas en la turbulenta situación política actual tenga algún resultado positivo a corto plazo. Al-Hadi Ali, profesor de derecho de familia en la Universidad de Zawia, cree que "las leyes familiares y penales" necesitan urgentemente una reforma, y eso sólo puede ocurrir en circunstancias "estables y pacíficas", que ahora "no existen" en Libia.

El actual primer ministro de Libia, Abdul Hamid Dbeibeh, que nunca dejó de presumir de su apoyo a las mujeres, aún no ha comentado la matanza de una semana de las mismas mujeres a las que dice empoderar y proteger. Su gobierno tiene un número récord de ministros, pero eso no significa que las mujeres libias estén hoy mejor que hace una década.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónLibiaRegiónSmall Slides

Mustafa Fetouri es un académico y periodista libio. Ha recibido el premio de la UE a la Libertad de Prensa. Su próximo libro saldrá a la luz en septiembre. Puede ser contactado en la siguiente dirección: [email protected]

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines