Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Los palestinos de Brasil son un tesoro relativamente desconocido

Members of the Palestinian community in Santa Catrina, Brazil [Eman Abusidu/Monitor de Oriente]

Hay unos 70.000 refugiados palestinos que viven en 26 estados de Brasil. Tienen una presencia significativa en los estados del sur de Brasil, como Rio Grande de Sol, Foz do Iguaçu y Santa Caterina. Muchos de los miembros de las comunidades palestinas allí pertenecen a las clases profesionales, y desempeñan un papel destacado en la vida política y económica del país. La integración de los miembros de la diáspora palestina en la sociedad brasileña y su dominio de la lengua portuguesa les ha ayudado a acercarse a sus vecinos y a establecer relaciones políticas, sociales y culturales. Sin embargo, las comunidades palestinas en América Latina son una de las menos estudiadas de las muchas comunidades de la diáspora. Las de Brasil, en particular, son un tesoro relativamente desconocido.

¿Cómo llegaron los refugiados palestinos a Brasil?

La primera ola migratoria de Palestina a Brasil comenzó a principios y mediados del siglo XX. Miles de palestinos emigraron en busca de trabajo y para escapar de la difícil situación política de Palestina durante el período del Mandato Británico en su país de origen. La mayoría de los palestinos de América Latina emigraron de ciudades, pueblos y aldeas del centro de Palestina, como Belén, Jerusalén, Beit Jala, Taybeh y Beit Sahour. No tardaron en involucrarse en el comercio local y en el comercio textil y de ropa.

LEER: Abbas aprueba un statu quo alterado tras la visita de Biden

Más palestinos emigraron como resultado de la limpieza étnica de su tierra conocida como la Nakba palestina que comenzó en 1948; aún más abandonaron el país después de la Guerra de los Seis Días en 1967 que Israel comenzó destruyendo la Fuerza Aérea Egipcia mientras sus aviones aún estaban en tierra. En ese momento, Gaza estaba bajo administración egipcia, mientras que Cisjordania era administrada por Jordania.

La Nakba provocó la expulsión de 750.000 palestinos de sus hogares; la Naksa de 1967 obligó a otros 420.000 a marcharse. Tras esto, las medidas adoptadas por las autoridades jordanas y el deseo de algunos palestinos de reunirse con sus familias y parientes que habían emigrado antes a América Latina empujaron a más palestinos a ir a Brasil.

[Eman Abusidu/Monitor de Oriente]

Los palestinos en Brasil están entre la integración y la fusión

Los palestinos en Brasil son un ejemplo de un grupo importante de inmigrantes que se han integrado con éxito en la cultura de acogida. La aceptación de la diferencia, la tolerancia y el respeto a los demás por encima de las distinciones de raza o credo son valores brasileños fundamentales que han permitido a los palestinos integrarse en la sociedad en general. Como ha ocurrido en otras partes del mundo, la primera generación de emigrantes tuvo dificultades para integrarse debido a las diferencias religiosas y culturales, y básicamente formaron sus propias comunidades para apoyarse mutuamente. Así, mantener su identidad y su lengua fue más fácil. La primera oleada de emigrantes eran principalmente adultos para los que era difícil adaptarse a un nuevo entorno, cultura, identidad y lengua; su objetivo era trabajar durante un corto periodo de tiempo, ahorrar algo de dinero y luego volver a casa.

Pero eso no ocurrió, y ahora la segunda y la tercera generación están bien integradas en la sociedad brasileña. Como el crisol de culturas de Brasil sigue dominando a la comunidad palestina, cada vez es más difícil identificar a los ciudadanos brasileños de ascendencia palestina.

Aunque desempeña un papel importante en la sociedad, la comunidad palestina en Brasil se enfrenta a muchos retos, entre los que destaca la pérdida de su lengua e identidad entre las segundas y terceras generaciones nacidas fuera de las tierras de habla árabe. Se han realizado varios esfuerzos para volver a conectar a estos jóvenes con la lengua árabe y la cultura palestina.

Los palestinos en América Latina y su conexión con Palestina

Los últimos años han sido testigos de serios intentos de traducir la influencia palestina en acción, particularmente en Brasil. Los desarrollos tecnológicos y el impacto de los medios sociales han permitido a los palestinos en Brasil conocer más sobre la situación en los territorios palestinos ocupados por Israel. Esto ha despertado el deseo de una nueva generación de brasileños palestinos de participar en la política palestina y buscar un papel en lo que sucede en Palestina. Como resultado, han organizado conferencias y eventos políticos y culturales para fortalecer las relaciones entre las diversas comunidades palestinas en Brasil y Palestina, creando un frente internacional para apoyar los derechos del pueblo palestino.

Ha surgido una nueva generación de palestinos de la diáspora en América Latina que busca reconectarse con la madre patria. Un número cada vez mayor de jóvenes palestinos que viven en América Latina visitan Palestina para conocer la situación de primera mano, y para visitar sus tierras familiares y reunirse con primos lejanos y otros parientes. Estas frecuentes visitas refuerzan los vínculos entre los palestinos de América Latina y su patria ocupada y sensibilizan sobre la trágica situación de la Palestina ocupada.

[Eman Abusidu/Monitor de Oriente]

Las comunidades de la diáspora palestina en América Latina tienen una considerable influencia política y económica que, si se utiliza de manera efectiva, podría tener un gran impacto en la lucha por liberarse de la ocupación israelí. Los palestinos en su tierra ocupada saben que cada vez que Israel recrudece las tensiones en Cisjordania, la Franja de Gaza y Jerusalén, los palestinos de la diáspora de América Latina se solidarizan con ellos, junto con un número cada vez mayor de otras comunidades, en particular otros brasileños.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaBrasilOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

Eman Abusidu is MEMO’s correspondent in Brazil.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines