Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Las elecciones perpetuas de Israel: ¿qué vendrá después?

Un centro de votación para personas en cuarentena o que han dado positivo en la prueba de COVID-19 mientras los israelíes se dirigen a las urnas el 23 de marzo de 2021 en Ramat Gan, Israel [Amir Levy/Getty Images].

Israel se prepara para sus quintas elecciones en menos de cuatro años, mientras el controvertido y también polifacético consenso Bennett-Lapid llega a su fin en la Knesset (Parlamento de Israel). La coalición gobernante en Israel ya había perdido su mayoría en el Parlamento en abril, cuando se produjo la primera deserción del Partido Yamina del Primer Ministro, Naftali Bennett. Con otra deserción la semana pasada, debida a importantes desacuerdos entre los compañeros de derecha de Bennett y los miembros árabes de la coalición, el gobierno empezó a funcionar en minoría en la Knesset, lo que auguraba un final inevitable.

El foco de atención se ha desplazado hacia Netanyahu

De hecho, muchos expertos -unificados en su cinismo sobre la composición del gobierno en Israel- habían predicho la desaparición de este acuerdo político único desde su inicio. Se consideraba que la heterogeneidad de la coalición era demasiado amplia, lo que impedía la necesaria cohesión política para promulgar cambios significativos y establecer un gobierno estable. En el año transcurrido desde que Bennett asumió el cargo de primer ministro, la coalición ya se había marchitado varias veces, para luego ser desmantelada con los leales a Bennett. Ahora, a Israel le esperan varios escenarios posibles. El foco de atención se ha desplazado hacia el ex primer ministro, Benjamin Netanyahu, que ha calificado a este gobierno como el "peor" de Israel, acusando al gobierno de estar en connivencia con los "partidarios del terror", en un golpe directo al componente árabe de la coalición.

Se presenta una apertura para Netanyahu y el Likud, ya que la política israelí se convierte cada vez más en algo de alto riesgo, con una coyuntura que cambia a cada momento. Por otra parte, Bennett, o la coalición a la que llegó a representar, no queda del todo desahuciada, ya que el sistema político sigue fracturado hasta el punto de que siguen siendo posibles varios acuerdos de reparto de poder. Las encuestas realizadas inmediatamente después de la noticia de la disolución de la coalición validan dicha fractura. En última instancia, ni la victoria de Netanyahu es inevitable, ni la desaparición segura del gobierno en funciones.

Disolución preventiva

Aunque la medida de Bennett de disolver la Knesset y convocar elecciones -que probablemente tendrán lugar en la primera semana de noviembre- es más preventiva que necesaria, cada vez parece más una estratagema política. La estrategia de Bennett parece sacada directamente del manual de Netanyahu, famoso por su astucia política y su capacidad de decisión. Al solicitar la disolución de la Knesset y poner en marcha el calendario electoral, Bennett no sólo está maximizando el tiempo para la sucesión de Yair Lapid como Primer Ministro, prolongando así de facto su coalición, sino que también es probable que gane tiempo para reconstruir una nueva plataforma.

Dado que Bennett ha presentado una moción de disolución de la coalición con el pretexto de que no se ha aprobado una ley que atribuye un estatus especial a los colonos israelíes, lo cual es fundamental en un gobierno cuyos varios constituyentes y el primer ministro son sionistas religiosos, se presentan una serie de varias posibilidades.

En primer lugar, la moción de disolución ofrece a Bennett una especie de salida honrosa. Dado su astuto estilo político, se permitiría a Bennett alejarse de la Knesset, ya sea indefinidamente o por el tiempo que le permita reunir apoyos. Esta ruptura sería limpia, por así decirlo, siendo promulgada a instancias del propio Bennett y no forzada sobre él y su coalición. Estaría exenta de estigmatización y ridiculización política, encarnando la estatura, la adhesión a los ideales y un estilo de política pulido que contrasta con el de Netanyahu.

En segundo lugar, la moción, en virtud de la ley israelí, permite al gobierno provisional de Bennett funcionar durante tres meses antes de las elecciones. Esto daría al sucesor propuesto por Bennett, Lapid, un respiro antes de que se celebren las elecciones. En un gobierno interino formado por miembros de la antigua coalición, se presenta un marcado contraste con los últimos cuatro años, en los que Netanyahu ejerció de Primer Ministro interino mientras Israel saltaba de elección en elección hasta que, finalmente, se estableció el pacto Bennett-Lapid.

El periodo entre el establecimiento de un gobierno provisional y las elecciones presenta la oportunidad para que la coalición gestione las percepciones redoblando su estrategia de singularidad, compromiso y amplia representación. En este periodo, Lapid podría encabezar una campaña para mantener la narrativa de que Netanyahu se equivoca en sus críticas a la coalición, desviando la culpa mientras reconstruye una plataforma para las inminentes elecciones. Todavía no está claro si Bennett participaría en este procedimiento o si trataría de prolongar su salida.

La táctica de Netanyahu

Al igual que la coalición que se va a disolver, Netanyahu también es apto para proceder con una posible serie de estrategias. La más clara sería continuar con su retórica de que este gobierno simplemente no pudo gobernar, plagado de intereses de suma cero y poco espacio para el compromiso. Este discurso podría ver tracción, especialmente con los votantes que ahora se volverían contra Bennett y Lapid en su aparente mala gestión de las diferencias de la coalición, percibidos como incapaces de evitar una ruptura importante como ésta. Netanyahu también podría atraer algunos de los votos de la derecha dirigidos a Bennett, aumentando posiblemente el número de miembros del Likud en el parlamento.

El curso de acción alternativo para Netanyahu se deriva del peculiar sistema político de Israel. Los informes indican que Netanyahu está tratando de promover una moción de censura constructiva en la Knesset. Esta moción única disolvería el gobierno actual, pero reinstalaría uno nuevo en la Knesset con la composición actual de los miembros. Si Netanyahu logra reunir apoyos para la moción, posiblemente convenciendo a antiguos miembros del Likud que han desertado a otros partidos de derecha, esto podría materializarse.

Un gobierno dominado por el Likud y sus aliados sionistas religiosos, con la ayuda de los tránsfugas de Yamina y otros partidos de derechas, podría llegar a tener más de 60 miembros en la Knesset, lo que daría paso a un nuevo gobierno de Netanyahu. El escenario más probable para un ascenso de Netanyahu es a través de esta moción de censura constructiva, que anularía las oportunidades del gobierno actual para gobernar en el ínterin y reconstruir su agenda. De ahí que no sorprenda que, mientras Netanyahu intensifica públicamente la retórica electoral, busque un acuerdo alternativo para reasumir el poder.

La decisión de Bennett de disolverse deja a Israel en una encrucijada en la que se han presentado varias oportunidades viables para diversos actores políticos a corto plazo. De hecho, Netanyahu se prepara para volver, pero los números no le favorecen todavía. En el bando Bennett-Lapid, la salida honrosa del Primer Ministro en funciones se está convirtiendo quizás en un escenario políticamente conveniente para la prolongación de su gobierno.

LEER: El espectáculo de Abbas de mendigar menos

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines