Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El espectáculo de Abbas de mendigar menos

El presidente palestino Mahmoud Abbas en Cisjordania el 10 de febrero de 2022 [MOHAMAD TOROKMAN/POOL/AF/Getty Images)

De los cientos de resoluciones de la ONU sobre Palestina, el líder de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, ha dicho recientemente que sólo quiere que se aplique una resolución, cavando un agujero más profundo para sí mismo en términos de liderazgo. "Queremos que la comunidad internacional aplique sólo una de ellas, la que se adoptó durante 74 años. Esto es lo que les dije a los enviados estadounidenses que me visitaron. Les dije que quiero ver implementada una decisión que ustedes elijan, y estaré contento con eso".

Abbas hizo estas declaraciones durante la firma de un acuerdo financiero de 224 millones de euros entre la Unión Europea y Palestina, tras señalar que la UE "reconoce la visión de la solución de los dos Estados en las fronteras de 1967, y reconoce a Israel, y esperamos que reconozca al Estado de Palestina porque eso ayuda a impulsar el proceso de paz". Aunque Abbas sabe muy bien que el compromiso de los dos Estados ha desaparecido y que Israel rechaza rotundamente cualquier negociación diplomática.

La agencia de noticias oficial de la AP, Wafa, citó las declaraciones de Abbas. Si se trataba de un ejercicio destinado a mostrar la capacidad de liderazgo de Abbas, el intento fracasó estrepitosamente. Tras décadas de pérdidas por el apoyo de la comunidad internacional al proceso de colonización de Israel, Abbas se limitó a mendigar menos de lo que los palestinos merecían. La aplicación de una resolución no vinculante elegida por la comunidad internacional ni siquiera empieza a abordar la pérdida que los palestinos han sufrido como consecuencia del sesgo pro-colonial de la ONU. Sobre todo cuando las resoluciones de la ONU no abordan la importancia de la descolonización.

LEER: El "factor árabe" en la caída del Gobierno israelí

De todas las resoluciones, Abbas mencionó el Plan de Partición de 1947, la raíz de la actual pérdida territorial, que asignó menos tierras a la población palestina autóctona que a los colonizadores sionistas. Sin embargo, Abbas se niega a establecer la conexión entre las resoluciones de la ONU y la colonización. Adoptar la narrativa difundida por los diplomáticos, como ha hecho interminablemente la AP, sólo ha dado lugar a una mayor pérdida de los derechos políticos del pueblo palestino.

Ahora, Abbas afirma que se dará por satisfecho si la comunidad internacional aplica una resolución de su elección, sin tener en cuenta que las designaciones de la comunidad internacional sobre Palestina, incluida la forma en que ha compartimentado la violencia colonial de Israel en violaciones de los derechos humanos manejables y aisladas, es una de las principales razones por las que la impunidad israelí es tan poderosa.

Que los derechos de los palestinos hayan sido decididos por la comunidad internacional bajo la apariencia de derechos humanos es ya una abominación que ahoga la narrativa, la historia y las demandas políticas palestinas. Tener un líder palestino que está mendigando abiertamente a la comunidad internacional menos de lo que los palestinos tienen derecho, es tan denigrante, tan abominable, que no es de extrañar que Abbas y la AP recuerden más a una élite lamentable que trata de enmascarar sus fracasos políticos, a pesar de que la AP fue creada para este papel. Los palestinos se merecen algo mucho mejor que décadas de peligrosos trucos a los que la AP ha seguido el juego. Las resoluciones sobre Palestina no se aplicarán, en cuyo caso, ¿cuánto más bajo caerá Abbas para pretender lograr una pizca de éxito diplomático?

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

MEMO Staff Writer

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines