Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Beirut, las panaderías y el mercado negro: "hacemos lo que podemos para sobrevivir"

Bandeja de Fatayer

Diez sacos de harina se apilan contra la pared de una panadería compacta en el centro de Beirut. "Uno de estos sacos solía costar 25 mil [LLP]", dice Anwar. Lleva 22 años trabajando en esta panadería y ahora está junto a una pila de harina valorada en millones de libras libanesas.

"Esta vez hemos pagado unos 1,2 millones por saco, pero eso aumentará", explica. "Ya no hay límite. El Líbano está de cabeza".

La escasez de harina ha sido generalizada y cada vez más común en todo el Líbano en medio de una crisis financiera duradera. Sin embargo, la decisión del gobierno del mes pasado de recortar las subvenciones a la harina menos de una semana después de las elecciones parlamentarias hizo que los precios, ya inflados, se dispararan. Tras esta medida, la harina subvencionada sólo se suministra a las panaderías que producen pan de pita, un alimento básico para millones de libaneses.

"Todos los molinos de Líbano tienen que dejar de entregar harina subvencionada a las fábricas mencionadas, o hacerles pagar la diferencia de precio al Banco Central", dijo el gobierno en mayo. Casi de la noche a la mañana, innumerables panaderías se encontraron con repentinas y fuertes subidas de precios.

"Hace tres semanas un saco de harina nos costaba 400.000 [LLP], pero ahora que nos han quitado la subvención estamos pagando más de un millón", dice Ahmed, trabajador de una panadería abarrotada en Hamra. "Empezamos a oír durante las elecciones que el precio del pan iba a ser más barato. El gobierno prometió más subvenciones y nos aseguró que las cosas iban a mejorar. Pero esto resultó ser palabrería vacía. La realidad es que no podemos abastecernos. La única manera es a través del mercado negro a precios muy caros".

LEER: Los pacientes del Líbano se enfrentan a una crisis por el éxodo del personal médico

Los costes se han inflado aún más en medio de la guerra en curso en Ucrania, que ha interrumpido gravemente el suministro de trigo. Rusia y Ucrania representan normalmente alrededor del 80% de las importaciones de trigo del Líbano. Sin embargo, a medida que la crisis continúa, la presión sobre la producción nacional ha aumentado, con el cierre de varios molinos en los últimos meses debido al agotamiento de las existencias de trigo.

A medida que las cadenas de suministro oficiales se colapsan, las panaderías se ven cada vez más expuestas a las tácticas del mercado negro, especialmente a la práctica del acopio.

"Los comerciantes del mercado negro son proveedores codiciosos que acaparan y se aprovisionan de productos para venderlos a precios elevados", explica Shehadeh Al-Masry, presidente del Sindicato de Panaderos de Beirut y Monte Líbano.

Según Haasim, propietario de una panadería de Mar Mikhael que muestra bandejas llenas de sambouseks y fatayers, "esta gente es como la mafia. El mercado negro está formado por muchas personas con conexiones con quienes tienen acceso a los suministros. Es ilegal, pero en este momento es el mercado oficial. No hay ninguna diferencia real".

A pesar de tener que hacer importantes cambios para mantenerse a flote, hasta ahora ha conseguido mantener abierto su negocio familiar. "Sólo podemos pagar al personal una fracción de lo que solíamos hacer y, por supuesto, el precio de lo que vendemos ha subido ahora". Un Za'atr Manoush solía costar 1.500 [LBP], ahora cuesta 20.000".

Hace tiempo, añade Haasim, los pobres y los ricos solían comer de aquí, ahora sólo pueden hacerlo los ricos. "Estamos aprendiendo a adaptarnos y haciendo lo que podemos para sobrevivir, pero esto es duro para nuestros clientes que ya no pueden permitirse venir aquí".

En una medida destinada a estabilizar los precios del trigo en medio de la actual crisis ucraniana, el mes pasado el Banco Mundial aprobó un préstamo de emergencia de 150 millones de dólares para el Líbano. Aunque los propietarios de los molinos del país expresaron su apoyo al plan, compartieron la preocupación con el banco por el "potencial contrabando de trigo".

En una reunión gubernamental celebrada el viernes 17 de junio, el ministro provisional de Economía, Amin Salam, abordó el tema y condenó los "robos" de trigo subvencionado. "Las cifras muestran claramente que existe un robo de fondos públicos en el sector privado", dijo. "Algunas panaderías y algunos comerciantes se benefician personalmente del trigo subvencionado".

Para el jefe del sindicato de panaderos, Al-Masry, son los libaneses de a pie los que se enfrentan al impacto más duro de la monopolización del mercado negro. "Las panaderías no temen comprar trigo en el mercado negro porque el ciudadano es el que paga el precio. Esto es lo que hemos advertido una y otra vez. Un gran número de panaderías ya han cerrado y muchas más corren el riesgo de cerrar".

Además, añade, "la situación sólo va a empeorar en los próximos meses".

*Se han cambiado algunos nombres para proteger las identidades.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónLíbanoOriente MedioRegiónSmall Slides

Roisin McCarthy es periodista multimedia y se centra principalmente en la evolución sociopolítica de Turquía, Líbano y Libia. Tiene experiencia previa en el Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas y en informar sobre los riesgos políticos en las regiones de Oriente Medio y Norte de África y Asia Central.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines