Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Los palestinos han sido divididos temporal y geográficamente, pero ¿quién es el responsable?

Colonos israelíes asaltan la mezquita de Al-Aqsa en Jerusalén el 5 de mayo de 2022 [Mostafa Alkharouf/Anadolu Agency].

Israel ha asignado tiempo y espacio a los colonos judíos ilegales dentro de dos grandes mezquitas de la Palestina ocupada: La mezquita de Al-Aqsa en Jerusalén y la mezquita de Ibrahimi en Hebrón. No hay nada realmente nuevo en esto - por muy inoportuno que sea - pero lo que sí es nuevo es que Israel está aplicando divisiones espaciales y temporales a la población de la Palestina ocupada. Esto ha pasado en gran medida desapercibido, a pesar de su éxito.

¿Por qué los palestinos no pudimos preservar la unidad presenciada durante la batalla de la Espada de Jerusalén en mayo del año pasado? Una vez más, parece que Israel ha conseguido dividir al pueblo palestino en cinco zonas distintas: la diáspora; los que están dentro de la Línea Verde (Armisticio de 1949) -dentro de Israel "propiamente dicho"-; Jerusalén; Cisjordania; y la Franja de Gaza. Se ocupa de cada zona según políticas diferentes, y ha conseguido separar a la gente dentro de cada una psicológica, social y políticamente.

El mayor éxito en este sentido fue la firma de los Acuerdos de Oslo en 1993, sin dirigirse a los palestinos dentro del territorio ocupado desde 1948. El Estado de ocupación también ha conseguido dividir al pueblo palestino en función de la zona en la que vive y del terrorismo de Estado que utiliza contra él. La Franja de Gaza no es como Cisjordania, y Jerusalén no es como los palestinos de Israel. Ahora la división espacial ha alcanzado el nivel de las gobernaciones: Jenin no es como Nablus o Belén, por ejemplo. Lo que me temo es que el trato que dé Israel al campo de refugiados de Balata sea diferente al de Hawara o al de la propia ciudad de Nablus.

Acuerdos de Oslo, el 25º aniversario - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente]

La división temporal está relacionada con la capacidad de la ocupación para fijar la hora y la fecha de su terrorismo. Hace un año, Gaza estaba en el ojo de la tormenta israelí -de nuevo- acompañada del silencio palestino; hoy Jenin está en medio del silencio de todos. Ni siquiera vimos una marcha pacífica en ninguna de las cinco zonas, y ésta es la mayor amenaza estratégica para la conciencia colectiva palestina, porque establece la idea de que somos un grupo de personas dispersas y unidas sólo con aquellas en las que vivimos.

Uno de los logros más importantes de la batalla de la Espada de Jerusalén fue que los palestinos de todas las zonas especificadas estaban unidos frente a la agresión de la ocupación, como lo estábamos en la época de la intifada de 1987. Esto se manifestó en marchas y enfrentamientos en Jaffa, Nazaret y otras ciudades palestinas dentro de la Línea Verde, Jerusalén y Cisjordania, así como en manifestaciones en Londres, Chicago y otros lugares.

¿Qué ha pasado con esta unidad? La respuesta es sencillamente que estamos divididos por todo, somos maestros en crear enemigos y expertos en flexionar nuestros músculos unos contra otros mientras evocamos asuntos dolorosos y oscuros de la historia de nuestro pueblo. Incluso nuestros discursos de victoria se han convertido en una fuente de resentimiento e ira entre algunos, lo que confirma que la derrota está arraigada. Para detener esta farsa, debemos reconocer la enfermedad.

Ministra del Interior de Israel: apoyamos la soberanía de Marruecos sobre el Sáhara Occidental

Esto tiene su origen en el hecho de que establecimos la "Autoridad Palestina" mientras seguíamos bajo la ocupación israelí, por lo que el Estado de ocupación se convirtió en nuestro benefactor, y en el determinante de nuestro bienestar y de la prosperidad de nuestra economía. Los donantes internacionales se volvieron cautivos de las tendencias de esta aborrecible ocupación. Además, los dirigentes palestinos de esta autoridad se han convertido en un grupo con un interés creado en la seguridad del estado de ocupación, porque esto sirve a sus propios intereses.

El Estado de ocupación puede así utilizar un enfoque de palo y zanahoria contra nosotros. El palo es para los que desobedecen, los grupos de resistencia cuyos miembros son detenidos o asesinados; la zanahoria es para los que mantienen la calma. Son ellos los que reciben subvenciones y permisos de viaje oficiales VIP. Hay una guerra psicológica entre ambos en la que participan los distintos partidos que apoyan la ocupación. Los que se afilian al movimiento de resistencia se ven privados de viajes, subvenciones y ayudas, mientras que los demás son recompensados por su complicidad.

Nuestra división ha tomado más de una forma, por lo que se ha vuelto más difícil de superar que la ocupación israelí. Tenemos una división geográfica, política e ideológica, y se ha convertido en parte de la política de ejes y alianzas. Hay un eje de resistencia que tiene objetivos relacionados con los intereses de cada parte dentro de él. Irán, por ejemplo, financia a las facciones de la resistencia para distraer a Israel y chantajear a Estados Unidos para que Teherán pueda cumplir sus ambiciones nucleares. Las otras facciones que no pertenecen a la resistencia forman parte de un eje que desea la estabilidad y la paz con Israel; se unen contra la resistencia bajo la cortina de humo de la "guerra contra el terrorismo".

Existe una enorme brecha entre el pueblo y sus líderes políticos, ya que la propia sociedad palestina se ha dividido en tres direcciones: algunos palestinos quieren trabajar dentro de Israel, su último sueño; otros viven de las migajas de la ayuda y sueñan con el cheque o la subvención qatarí; y otros viven de la mesa de la AP, de las instituciones y de las facciones, de modo que el trabajo nacional es ahora un trabajo que espera a que otro lo haga para obtener sueldos e incentivos a costa del autosacrificio. El proyecto nacional se ha convertido en un proyecto económico de carácter nacional.

LEER: Los palestinos han sido divididos temporal y geográficamente, pero ¿quién es el responsable?

Podemos concluir de ello que los sacrificios de nuestro pueblo merecen que derribemos el muro, que opinemos y que no sigamos siendo esclavos de fuerzas, facciones y etiquetas. Debemos decir a los que se equivocaron que se equivocaron, y luego ofrecer apoyo y presionar para que se realicen grandes reformas en la estructura del sistema político palestino, incluida la OLP. Para ello es necesario celebrar una conferencia nacional que evalúe y valore la trayectoria política en todos sus aspectos para averiguar en qué nos equivocamos y ver qué hicimos bien. Entonces se podrá formular y acordar una estrategia nacional que tenga en cuenta los errores del pasado y establezca un nuevo futuro. Este futuro debe incluir unas elecciones presidenciales y parlamentarias, así como encuestas exhaustivas en todos los organismos políticos, sindicales, locales y estudiantiles.

Nada de esto puede hacerse mientras nos sentamos en el sofá y nos quejamos. Todo el mundo debe ser activo. Hay que reparar nuestra patria y el discurso del fin de la ocupación se basa en profecías cuya exactitud desconozco. Sin embargo, en pocas palabras, digo que Israel está progresando, mientras que nosotros no. La razón no es el ingenio de los israelíes y su ocupación, sino el fracaso de nuestros dirigentes. Nuestra toma de decisiones depende de los de fuera, y eso debe terminar.

Este artículo apareció por primera vez en árabe en the Palestinian Information Centre el 19 de junio de 2022

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines