Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Es hora de apoyar a Gaza la inflación golpea duramente al territorio asediado

Gente de Gaza hace compras en la ciudad de Gaza, el 1 de mayo de 2022 [Ashraf Amra/Anadolu Agency].

La fatigada Franja de Gaza lleva más de 15 años languideciendo bajo un inhumano bloqueo terrestre, marítimo y aéreo impuesto por Israel. Se puso en marcha tras las elecciones palestinas de 2006, que ganó Hamás.

El castigo colectivo de Israel a los palestinos de Gaza sigue poniendo de manifiesto la fea cara de su ocupación y apartheid durante décadas. También ha puesto de manifiesto la espantosa complicidad e hipocresía de la comunidad internacional, que ha hecho muy poco, si es que ha hecho algo, para ayudar a los palestinos a resistir tanto el bloqueo como la ocupación (de hecho, todo lo contrario), pero se apresuró inmediatamente a ayudar a Ucrania cuando las tropas rusas invadieron el país en febrero.

La cobertura de la crisis de los refugiados en Ucrania es "racista": Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente].

Los jóvenes palestinos han crecido sin conocer nada más que el cruel asedio de Israel; un niño de diez años en 2006 puede estar casado y tener sus propios hijos ahora, pero todavía no ha visto un barco comercial atracando en Gaza porque Israel sigue negando a los palestinos el derecho a construir su propio puerto marítimo. De hecho, el Estado ocupante ha atacado y secuestrado barcos que se dirigían a Gaza con ayuda humanitaria. El más grave de estos ataques en aguas internacionales fue el secuestro del Mavi Marmara y otros barcos en 2010, durante el cual Israel disparó y mató a nueve activistas turcos; un décimo murió más tarde a causa de sus heridas. Su único "crimen" fue llevar la tan necesitada ayuda a los palestinos de Gaza.

El único aeropuerto de Gaza fue destruido por Israel en 2001. Su construcción fue un intento de la Autoridad Palestina de Yasser Arafat de conectar el propuesto Estado palestino con el mundo antes de que Israel interviniera y abortara ese sueño antes de que pudiera tomar forma. Y esto fue años antes de aquellas fatídicas elecciones en las que el pueblo de la Palestina ocupada -no sólo en Gaza- se atrevió a ejercer su derecho democrático y votó libremente por un gobierno de Hamás.

LEER: Las relaciones entre Israel y Rusia están en declive

El bloqueo israelí ha condenado a muerte a cientos de palestinos muy enfermos porque no se les ha permitido viajar al extranjero para recibir un tratamiento que les salvara la vida. Miles de personas, entre las que me incluyo, se han quedado sin becas universitarias en el extranjero debido a los repetidos cierres de los únicos pasos fronterizos peatonales de la Franja de Gaza, Erez con Israel y Rafah con Egipto.

El impacto económico enormemente perjudicial del bloqueo ha disparado las tasas de desempleo y pobreza en Gaza. El Organismo de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en el Cercano Oriente (OOPS) reveló el año pasado que el 59,1% de los palestinos de Gaza viven en la "extrema pobreza"; algo más del 50% de la población está desempleada. Los impactantes efectos del bloqueo israelí se han visto agravados por la pandemia de coronavirus y la guerra entre Rusia y Ucrania, que ha llevado los precios de los alimentos a un nivel sin precedentes. Si antes había una crisis humanitaria en Gaza, ahora es una catástrofe.

En medio de todos estos graves acontecimientos, es hora de que los palestinos que viven en el extranjero, las organizaciones árabes y musulmanas y las personas amantes de la justicia de todo el mundo asuman sus responsabilidades morales y humanitarias apoyando al territorio bloqueado.

Hay miles de empresarios palestinos de éxito que viven en la diáspora; muchos sienten que tienen que hacer algo para ayudar a sus compatriotas palestinos que luchan por sobrevivir en las zonas ocupadas y asediadas. Esto no significa sólo hacer donaciones caritativas, aunque ciertamente son bienvenidas. Los palestinos de Gaza necesitan soluciones basadas en formas creativas de proporcionar oportunidades de empleo y desarrollo. Nadie quiere depender de la caridad todo el tiempo, y los palestinos no son diferentes en este sentido.

Hay miles de licenciados desempleados en Gaza que sólo esperan esas oportunidades, ya sea en su país o en el extranjero. La pandemia nos ha mostrado el camino con el trabajo a domicilio, que ahora es la norma en casi todos los sectores económicos. Los trabajadores autónomos cualificados radicados en Gaza tienen un enorme potencial y sin duda pueden desempeñar muchas funciones si se les da la oportunidad de demostrar de qué son capaces.

Tenemos que hacer un llamamiento a los grupos de la sociedad civil árabe y musulmana para que actúen en apoyo de la Franja de Gaza y de su población. Sabemos que Estados Unidos e Israel ejercen mucha presión sobre cualquiera que apoye a los palestinos, especialmente a través de los grupos de presión pro-israelíes en Occidente, pero siempre debería haber una forma de ayudar a un pueblo oprimido que ha sido abandonado en gran medida y dejado solo frente a una ocupación y un asedio brutales.

Kuwait es un ejemplo positivo de lo que se puede hacer. Tiene la experiencia de contratar a los graduados de las universidades de Gaza, lo que ha ayudado a crear esperanza para sus familias. Insto a las organizaciones árabes y musulmanas a que consideren este enfoque cuando busquen nuevos empleados. No sólo pueden dar trabajo a palestinos cualificados y competentes, sino que también pueden ayudar a aliviar los efectos del cruel asedio israelí en el proceso. Los proyectos productivos y sostenibles, más que el trabajo estacional, podrían dar lugar a oportunidades de trabajo permanente para los jóvenes desfavorecidos de la Palestina ocupada.

El apoyo a Palestina y a su pueblo está creciendo en todo el mundo, con la ya internacional campaña de Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS) y otros activismos que mantienen el tema en los titulares. Una de las consecuencias de las frecuentes ofensivas militares de Israel contra los palestinos, especialmente en Gaza, es que aumenta la concienciación y se ejerce cada vez más presión pública sobre el Estado de ocupación para que ponga fin a sus hostilidades.

LEER: La violencia colonial de Israel debe ser señalada como la causa del sufrimiento palestino

La gente de a pie está empezando a manifestarse en gran número, y los políticos son conscientes de ello y de su posible impacto en los votos. El movimiento Black Lives Matter suscitó una gran respuesta en todo el mundo, atrayendo el apoyo de todas las religiones, nacionalidades y etnias. La indignación mundial por el atroz asesinato de la popular periodista de Al Jazeera Shireen Abu Akleh también fue enormemente importante, y la cadena se ha comprometido a perseguir a los israelíes responsables a través del sistema jurídico internacional.

Las condiciones económicas son difíciles en todo el mundo, pero los efectos son peores en lugares como la Franja de Gaza. El bloqueo no es una catástrofe natural ni nada parecido; es una estrategia deliberada de un Estado supuestamente democrático para mantener a la población en la pobreza y el hambre. Ahora es el momento, por tanto, de un aumento del apoyo a los palestinos de la Franja de Gaza. Se necesita una defensa bien coordinada de Gaza para producir no sólo presión sobre la comunidad internacional para que haga algo para poner fin al bloqueo y la ocupación de Israel, sino también para proporcionar oportunidades para que los palestinos se ayuden a sí mismos a salir de esta terrible situación.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines