Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Los habitantes de Jerusalén se enfrentan a la implacable guerra económica israelí

Palestinos compran para la festividad del Eid Al-Fitr en el bazar de la ciudad de Ramallah, Cisjordania, el 1 de mayo de 2022 [Issam Rimawi - Anadolu News Agency].

Los palestinos que viven en Jerusalén se han enfrentado a una implacable guerra económica israelí consistente en la imposición de elevados impuestos a los comerciantes y tenderos en medio de unos mercados muy débiles.

Las autoridades de ocupación israelíes presionan a los jerosolimitanos mediante la imposición de elevados impuestos para obligarles a abandonar la ciudad santa, dejando sus tiendas y casas como botín para el municipio israelí de Jerusalén.

El impuesto israelí más conocido es el Arnona, un impuesto local sobre la propiedad que cada hogar o tienda paga al municipio de Jerusalén. Sin embargo, los palestinos constituyen el 35% de los actuales residentes de la ciudad santa y los judíos el 65%, según la agencia de noticias Safa, el municipio israelí de Jerusalén recauda el 33% de sus ingresos totales de los residentes palestinos.

LEER: ¿Podrá la visita de Biden tranquilizar a los aliados y evitar otra guerra en Oriente Medio?

La Arnona para los palestinos en Jerusalén es que cada comerciante palestino debe pagar 100 dólares por cada metro cuadrado de la superficie de su tienda.

Mientras tanto, Safa dijo que las autoridades de ocupación israelíes, que imponen altos impuestos a los palestinos, pagan muchas subvenciones a los judíos para facilitar su existencia en la ciudad santa.

Debido a los repetidos cierres provocados por el COVID-19 y al deterioro de la situación de seguridad en la ciudad, así como al deterioro de la situación económica en todo el mundo, los comerciantes palestinos se vieron obligados a cerrar sus tiendas durante largos periodos, por lo que tuvieron unos ingresos muy escasos y no pudieron pagar los impuestos y se vieron bajo el martillo del ayuntamiento, que les pide que se vayan.

"La falta de apoyo financiero a los jerosolimitanos, principalmente a los comerciantes y tenderos, complica la crisis de Jerusalén y socava la persistencia de los jerosolimitanos", dijo a Safa Ziyad Al Hammouri, director del Centro de Estudios Sociales y Económicos de Al Quds.

Hammouri pidió que se creara un fondo para apoyar a los jerosolimitanos contra la guerra económica que se dirige a ellos y que pretende obligarlos a abandonar la ciudad santa. Señaló que la parte de Jerusalén en el presupuesto de la Autoridad Palestina (AP) es inferior al 1%. "Esto demuestra una verdadera marginación por parte de la AP", dijo Hammouri.

LEER: Las relaciones entre Israel y Rusia están en declive

Las estadísticas oficiales comunicadas por Safa revelan que el 70% de los propietarios de inmuebles y tiendas, así como de los comerciantes de Jerusalén, subrayan que esto llevaría a la expropiación de la propiedad por parte del municipio israelí debido a la acumulación de deudas.

Safa dijo que 250 tiendas palestinas han sido cerradas por el municipio israelí por la acumulación de impuestos, además del bloqueo comercial impuesto a los jerosolimitanos.

Las estadísticas israelíes han revelado que el ayuntamiento de Jerusalén sólo gasta el 5% del presupuesto total en los palestinos, a pesar de que éstos constituyen el 35% de los residentes de la ciudad.

Para resolver este problema, los expertos que informa Safa dijeron que debería haber fondos especiales para apoyar a los jerosolimitanos, incluidos los residentes, los comerciantes y los propietarios de inmuebles y tiendas para poder hacer frente a las complicadas medidas israelíes.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines