Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Por qué los diálogos nacionales en los países árabes excluyen la participación de los grandes partidos?

El presidente egipcio Abdel Fattah al-Sisi (izq.) habla con el presidente tunecino Kais Saied (dcha.) antes de la sesión de apertura de la Cumbre sobre la Financiación de las Economías Africanas el 18 de mayo de 2021 en París. [LUDOVIC MARIN/POOL/AFP vía Getty Images]

El presidente de Túnez, Kais Saied, anunció a principios de mayo la puesta en marcha de un "diálogo nacional" para ayudar a resolver el estancamiento político en el país norteafricano que siguió a su polémica toma de poder, cuando destituyó al gobierno y disolvió el parlamento elegido. Saied, antiguo profesor de derecho, llevó a cabo lo que sus opositores, expertos en derecho y analistas políticos califican de golpe de Estado contra la Constitución el 25 de julio del año pasado. Desde entonces gobierna por decreto presidencial.

El presidente afirma que está "limpiando" el país y que no revocará sus medidas. "Les digo a los ciudadanos honestos y firmes que tengan un poco de paciencia, y no hay vuelta atrás en absoluto", se le citó el pasado agosto. "Prometí a Dios y al pueblo que avanzaría, y que la historia no retrocedería jamás".

Durante una reunión con los ministros de su gobierno a principios de este año, Saied anunció la disolución del Consejo Judicial Supremo, acusándolo de servir a intereses políticos. El Consejo es un órgano constitucional independiente creado en 2016 para garantizar el buen funcionamiento y la independencia del poder judicial.

A principios de este mes, despidió a 57 jueces durante una reunión del gabinete, acusándolos de interrumpir las investigaciones de casos de terrorismo, proteger a sospechosos de terrorismo y ser financieramente corruptos.

Desde el inicio del golpe, Túnez se ha ido deslizando hacia un lugar oscuro, por lo que Saied comenzó a pensar en compartir la carga de su fracaso con el pueblo. Sin embargo, se empeñó en excluir a las agrupaciones políticas más grandes y eficaces y en que todo girara en torno a él.

LEER: Kais Saied y el amor prohibido

Propuso su "diálogo nacional" con un cuarteto particular: la Unión General Tunecina del Trabajo (UGTT); la Confederación Tunecina de la Industria, el Comercio y la Artesanía (UTICA); la Liga Tunecina de Derechos Humanos; y la Orden Tunecina de Abogados. Ignoró al partido islamista Ennahda, que es el mayor partido político y social del país, habiendo surgido como el principal y mejor organizado movimiento político desde la revolución que derrocó al dictador Zine El Abidine Ben Ali en 2011.

En Egipto, la semana pasada, la administración del diálogo nacional del presidente Abdel Fattah Al-Sisi anunció la fecha de la primera sesión del diálogo. Diaa Rashwan, director del Sindicato de Periodistas Egipcios, había sido seleccionado como coordinador general del proceso.

Era la primera vez que un organismo oficial egipcio convocaba un diálogo nacional desde 2013. Fue entonces cuando Sisi dio su golpe militar contra el primer presidente egipcio libremente elegido, Mohamed Morsi, que fue encarcelado por su antiguo ministro de Defensa y falleció entre rejas.

Los militares egipcios ahora dirigen básicamente el país. Decenas de miles de partidarios de Morsi, principalmente funcionarios y miembros de los Hermanos Musulmanes, así como activistas de la oposición de otros partidos, han sido encarcelados. Grupos de derechos humanos locales, regionales e internacionales informan de que los presos políticos en las cárceles de Sisi soportan condiciones muy duras que no cumplen las normas internacionales; carecen de una atención sanitaria adecuada y se les priva de juicios justos y equitativos. Decenas de ellos han muerto, y a muchos se les han negado funerales adecuados y han sido enterrados en secreto.

"No se excluirá a nadie del llamamiento presidencial al diálogo nacional, salvo a quienes tengan las manos manchadas de sangre o hayan practicado el terrorismo o la violencia", dijo Rashwan. En otras palabras, el principal poder político del país -la Hermandad Musulmana- queda excluido porque el régimen ya la ha ilegalizado como organización "terrorista", designación utilizada para justificar el encarcelamiento de sus altos cargos y miembros.

Kais Saied, el presidente de Túnez disuelve el Parlamento "para preservar el Estado" - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente].

Las medidas adoptadas tanto por Saied como por Sisi tienen esto en común: ambos son golpistas y ambos excluyen a sus oponentes políticos que son islamistas de lo que se supone que son diálogos nacionales exhaustivos. Ambos también acusan a los islamistas de ser terroristas y de planear la destrucción del país en favor de entidades extranjeras. Sin una pizca de ironía, acusan a sus oponentes políticos de ser corruptos y de explotar el Estado para servir a sus intereses. Nunca se han aportado pruebas para respaldar las acusaciones de "terrorismo"; es una acusación vaga y muy fácil de hacer, que refleja las afirmaciones hechas contra grupos políticos y sociales musulmanes -incluso organizaciones legítimas de ayuda humanitaria- en todo el mundo.

Saied visitó El Cairo para reunirse con Sisi en abril de 2021 con el fin de aprender de su experiencia con los Hermanos Musulmanes y averiguar cómo podría tratar a Ennahda convirtiéndola en un movimiento marginado. En una rueda de prensa conjunta dijeron que habían acordado formas de luchar contra el terrorismo y el extremismo islámico.

Tanto Saied como Sisi afirman que están trabajando para deshacerse de los poderes malignos de los que sus ciudadanos también quieren deshacerse. Saied alega que está trabajando para purgar a los tunecinos de "los terroristas" y "los extremistas", una referencia directa y obvia a Ennahda. Cree que está haciendo lo que el pueblo de Túnez quiere que haga. Sisi ha hecho la misma afirmación sobre la persecución de los Hermanos Musulmanes en Egipto.

Según Al Ahram Online, el hombre de Sisi, Rashwan, ha afirmado que las fuerzas políticas egipcias que se preparan para el diálogo nacional "rechazan cualquier participación de los islamistas, en particular de los proscritos Hermanos Musulmanes."

Esta hostilidad hacia los islamistas no es una casualidad; forma parte de una estrategia planificada de antemano e impuesta por las potencias coloniales internacionales. No quieren que los movimientos populares islamistas perturben sus "intereses", que dependen de la existencia de regímenes autocráticos en todo el mundo árabe.

LEER: ¿Qué significa una disputa diplomática para el suministro energético de España en Argelia?

En algunos lugares se ha denunciado que los "extremistas islámicos" reciben el apoyo de las potencias coloniales para desestabilizar a los países musulmanes y desacreditar al Islam en Occidente. Debido al éxito de los Hermanos Musulmanes y sus ramificaciones en las elecciones democráticas, el movimiento ha sido objeto de ataques específicos por parte de Occidente y sus títeres en las capitales árabes. Lejos de ser una organización "terrorista", se trata de una organización moderada y democrática que entiende el Islam como la "vía media radical".

Las potencias coloniales, encabezadas por Estados Unidos y sus aliados en Occidente y en toda la región, no quieren ver ni siquiera a islamistas moderados en el gobierno porque no quieren ver un Oriente Medio estable. Divide y vencerás ha sido durante mucho tiempo la táctica adoptada por las potencias coloniales, y esto es evidente en la forma en que Occidente interfiere en todo el mundo árabe para controlar los recursos naturales de la región.

Cuando se les ha dado la opción democrática, los habitantes de los Estados árabes han optado generalmente por los partidos islamistas, que son incorruptibles y, por tanto, más proclives a desafiar la hegemonía occidental en la región. Sólo hay que ver cómo Occidente se opuso al resultado de las elecciones "libres y justas" de 2006, ganadas por Hamás en la Palestina ocupada, para ver cómo ha funcionado esto en la práctica, con el apoyo occidental apuntalando a una Autoridad Palestina corrupta que no tiene mandato electoral, dirigida por un presidente cuya propia legitimidad política terminó en 2009.

De hecho, el divide y vencerás siempre ha dependido de gobernantes locales corruptos dispuestos a aceptar los dictados de las potencias coloniales. Saied en Túnez y Sisi en Egipto están desempeñando este papel a la perfección en lo que respecta a sus amos. Es fácil culpar a Occidente de esto, pero sin gente como estos dos "presidentes", la táctica fracasaría. Por eso es imperativo para ellos mantener a los islamistas fuera de los supuestos diálogos nacionales en el mundo árabe: los que están en el poder -y los que están detrás de ellos en las capitales occidentales- quieren asegurarse de que el mundo árabe siga gobernado por déspotas y dictadores. Y todo ello en nombre de la "lucha contra el terrorismo". Al excluir a los partidos políticos más importantes y populares, están destruyendo la democracia para defender lo que, según ellos, es la voluntad democrática del pueblo.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónEgiptoRegiónSmall SlidesTúnez

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines