Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Kais Saied y el amor prohibido

El presidente de Túnez, Kais Saied [JOHANNA GERON/POOL/AFP via Getty Images].

El poeta Qais Bin Al-Malouh amaba a su prima Laila Al-Amriya y le llamaban "Al-Majnoun" por su intenso amor hacia ella, sobre todo después de que su tío se negara a que se casara con ella. Vagaba por el desierto coqueteando con ella, cantando para ella y llorando por ella. Se movía entre el Levante y el Hiyaz, hasta que su vida terminó trágicamente, ya que su cuerpo fue encontrado tirado entre las piedras.

En cuanto al presidente tunecino Kais Saied, que afirma estar profundamente enamorado de Túnez y que recorre el país por amor, en una oscura noche sin luna, arrojó a su amada desde la montaña más alta, perdiéndola en la oscuridad del mar para poder ocupar su lugar, para que él se convirtiera en Túnez y Túnez en él. Él es el Estado, y el Estado es Kais Saied. Si no fuera tabú, lo habría dicho con franqueza, como hizo el rey de Francia Luis XIV, apodado el Rey Sol en la Edad Media, que afirmó "Yo soy el Estado".

La diferencia entre "Majnoun Laila" (Qais Bin Al-Malouh) y "Majnoun Tunis" (Kais Saied) es que el primero amaba sinceramente a Laila y le era leal y sacrificó su vida por este amor.

En cuanto al segundo, se amaba a sí mismo como todos los tiranos dictatoriales y afirmaba falsamente que amaba a Túnez para apoderarse de ella y humillarla y debilitar a quienes intentaban ganarse su favor con sus actos, ¡y esto es amor prohibido!

El "Majnoun de Túnez" continúa su golpe de Estado que inició el 25 de julio del año pasado, después de haber anulado la Constitución y todas las instituciones que surgieron de ella, aboliendo la vía democrática en su conjunto. Saied aprobó entonces un conjunto de leyes excepcionales y suprimió todos los órganos de control. El 22 de septiembre, anunció que se otorgaba a sí mismo la plena autoridad legislativa tras hacerse con el control de las autoridades ejecutivas y judiciales, poniendo todo el poder en sus manos y dejando a Túnez completamente bajo su control. Fue como si la revolución no se produjera, no cambiara nada y no impusiera una nueva realidad.

LEER: Túnez detiene a un periodista por sus comentarios sobre el ejército

El 4 de junio, llevó a cabo una nueva masacre contra la judicatura, tras emitir una decisión de destitución de 57 jueces sin juicio y sin que se les concediera el derecho a defenderse o presentar una denuncia. Saied dirigió un golpe a propósito contra los jueces, ya que les retiró la calificación de autoridad independiente que les otorgaba la Constitución. En su lugar, los convirtió en empleados sujetos al control del poder ejecutivo. Esto le dio el derecho de despedirlos - cómo y cuándo quisiera - basándose en los informes emitidos por las autoridades, tal y como se recoge en la modificación del artículo 20 de la Carta del Consejo Judicial Supremo. El decreto presidencial estipulaba: "La orden presidencial relativa a la destitución de un juez no puede ser impugnada hasta después de que se haya dictado una sentencia penal definitiva sobre los cargos que se le imputan", lo que significa que los jueces no tienen derecho a objetar como los demás ciudadanos cuando se presenta una acusación contra ellos.

Como ocurre con todos los tiranos fascistas, deben embellecer sus decisiones tiránicas con términos elocuentes y palabras de estilo populista que deleitan el oído para ocultar la verdad que hay detrás de sus decisiones arbitrarias mientras los corazones de la gente se sienten atraídos por ellas. Saied afirma que está luchando contra la corrupción y que aspira a construir un poder judicial justo en la nueva república que supuestamente ha construido.

Saied se ha puesto la capa de pureza y castidad y ha montado en su caballo, agitando su espada para luchar contra la corrupción, al tiempo que reivindica su república golpista, que, de hecho, está devolviendo a Túnez a la era de la dictadura y la tiranía. Está devolviendo a Túnez a la era de Zine El-Abidine Ben Ali, cuando el totalitarismo y el gobierno individual eran una realidad, e incluso más atrás, al gobierno de Habib Bourguiba en los años 50 y 60. Sin embargo, Saied carece de las honrosas calificaciones, capacidades e historia de Bourguiba contra la ocupación francesa, que compensaron sus acciones a los ojos de sus oponentes, que le perdonaron muchos de sus errores. Saied ni siquiera tiene el intelecto de Zine El-Abidine que le permite gobernar en solitario, ya que vino de lo desconocido, fuera del mundo de la política. Irónicamente, vino del poder judicial, del Tribunal Constitucional, al que atacó e impidió que trabajara de acuerdo con la Constitución. Hace nueve años, expresó sus temores de que el burro se comiera la Constitución, pero hoy vemos a Saied tragarse la Constitución entera.

Saied vino del abrazo de la Revolución de los Jazmines, a la que atacó y despojó de todos sus logros, sin los cuales no habría puesto un pie en el palacio presidencial de Cartago.

La "masacre judicial" cometida por Saied se produjo antes por todos los tiranos de la región, desde su jefe que les enseñó la dictadura y el gobierno individual, Gamal Abdel Nasser, hasta el más joven de ellos, Muammar Gaddafi, que hoy se clona a imagen y semejanza de Saied. Saied es el nuevo Gadafi vestido de tunecino.

En 1969, tras la horrible derrota de junio de 1967, Nasser despidió a 190 jueces porque se negaban a integrar el poder judicial en el sistema político. Nasser quería seguir sentando las bases del Estado totalitario que fundó tras su golpe de Estado de julio de 1952. Encontró la oportunidad perfecta tras la derrota y el estado de frustración que se extendió entre el pueblo egipcio. Se deshizo del mariscal de campo Abdel Hakim Amer y de su ejército y se hizo con el control total del mismo, por lo que sólo quedaba el poder judicial. Quiso apoderarse aún más del país sometiendo el poder judicial al régimen bajo un nuevo y brillante lema, es decir, reuniendo a todas las fuerzas populares que trabajan en el nuevo Estado socialista y creando tribunales excepcionales que aplican las sentencias del régimen para liquidar a los opositores políticos a través de los jueces del régimen.

El régimen baasista en Siria e Irak no se diferenció mucho del régimen nasserista en Egipto. El Partido Baath llegó a ejecutar a los opositores en las plazas públicas. En cuanto a Gadafi, fue un alumno de Abdel Nasser Al-Najeeb, que vio en él su juventud y su seguridad sobre el nacionalismo árabe después de él. Siguió los pasos de su maestro e hizo del poder judicial una herramienta en su mano para poner en práctica el llamado proyecto de la Gran Jamahiriya libia y servir a su control sobre todos los poderes del Estado para poder liquidar a todos sus opositores.

LEER: La UE advierte que Argelia viola el acuerdo con el bloque al detener el comercio con España

Por lo tanto, Saied no difiere de los demás tiranos; tienen el mismo objetivo: establecer el gobierno del individuo y eliminar todos los obstáculos que se les presentan. Para lograrlo, el poder judicial debe estar sometido al gobernante individual y convertirse en parte del sistema político que controlan y gobiernan con hierro y fuego.

De hecho, la batalla de Saied no es tanto contra los jueces como contra la justicia, la libertad y la independencia, y no sólo la independencia del poder judicial. Por ello, todas las fuerzas nacionales, políticas, culturales, sindicales y mediáticas deben solidarizarse con los jueces para frenar el apetito de Saied por el dominio individual y evitar que el país se deslice hacia el abismo.

La actuación de los jueces tunecinos merece respeto y reconocimiento. Asumieron rápidamente el choque, no se rindieron ante Saied y no dejaron que sus colegas destituidos arbitrariamente fueran solos a la horca. Al contrario, todos los jueces se solidarizaron con ellos, se unieron en un enfrentamiento contra Saied, se opusieron a la autoridad ejecutiva y a su ataque y entraron en una huelga general, interrumpiendo los tribunales del país.

Algunas de las palabras más resonantes que se dijeron fueron las de uno de los jueces a Saied: "No olvides que hoy eres el jefe del Estado, y mañana serás un acusado ante el poder judicial, así que preserva su independencia si eres inocente".

Sin duda, Saied se presentará un día ante la justicia tunecina para ser juzgado por sus crímenes contra el pueblo tunecino. Debe tomar nota de este día, ya que es un día que todos los tiranos como él, que no aprenden ninguna lección, olvidan.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónRegiónSmall SlidesTúnez

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines