Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Arabia Saudí está perdiendo la guerra en Yemen tras siete años de caos y destrucción

Un grafiti del príncipe Ben Salman de Arabia Saudí en la que se le representa con las manos ensangrentadas llenas de billetes de dólares estadounidenses comprando armas y misiles a Donald Trump y Theresa May que se utilizan contra el pueblo yemení el 29 de octubre de 2019 en Belfast, Reino Unido. [Kaveh Kazemi/Getty Images]

Según la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la coalición liderada por Arabia Saudí en Yemen y los Houthis han ampliado su tregua por otros dos meses. Esto sigue a una tregua inicial de dos meses alcanzada entre las partes beligerantes en abril de 2022. La guerra en Yemen comenzó en 2015, tras el derrocamiento del presidente Abdrabbuh Mansur Hadi el 22 de enero de 2015 por los houthis. El presidente Abd Rabbuh Mansur Hadi huyó a Arabia Saudí, donde empezó a presionar para conseguir el apoyo de Arabia Saudí y otros Estados del Golfo. El líder de facto de Arabia Saudí, el príncipe heredero Mohammed Bin Salman, se convirtió en ministro de Defensa de Arabia Saudí el 23 de enero de 2015. La crisis de Yemen se produjo cuando Bin Salman buscaba una oportunidad para mostrar su fuerza como nuevo ministro de Defensa de Arabia Saudí. También necesitaba una oportunidad para demostrar que sus críticos estaban equivocados contra su liderazgo y su nombramiento en el nuevo cargo. Para ello, la guerra de Yemen le ofrecía una serie de oportunidades políticas.

En primer lugar, necesitaba establecerse como servidor de los intereses de todos los árabes, si quería ser tomado en serio en la región. Consiguió vender la guerra de Yemen como un esfuerzo de autopreservación del nacionalismo árabe frente al dominio de Irán. Posteriormente, consiguió atraer a su coalición en Yemen a todos los Estados del Golfo, Sudán y Egipto, entre otros. La guerra en Yemen se convirtió en una guerra necesaria para preservar el arabismo en la región y evitar una mayor proliferación de la influencia política de Irán.

VÍDEO: Los niños de Yemen: víctimas de la guerra y la inseguridad

En segundo lugar, también necesitaba presentarse y recordar a los musulmanes suníes de todo el mundo que, como todos sus predecesores, también está comprometido con la preservación del islam suní y la lucha contra la proliferación del dominio chií en el islam. Los Houthis, apoderados de Irán en la región, se adhieren a la secta Zaidi del Islam chiíta; se les acusa de querer fomentar el expansionismo chiíta en la región. Las acusaciones de expansionismo y dominio chiíta de Irán no se limitan a Oriente Medio, sino que se extienden a otras partes del mundo. En Nigeria, por ejemplo, se acusa a Irán de colaborar con el líder del Movimiento Islámico de Nigeria (IMN), el jeque Ebrahim El-Zakzaky, para crear inestabilidad en ese país, especialmente en el estado de Zaria Kaduna. Los miembros del IMN han entrado a menudo en conflicto con las fuerzas del orden en Nigeria, algo que ha suscitado una gran preocupación por la implicación de Irán en Nigeria.

La coalición liderada por Arabia Saudí continúa su guerra contra Yemen - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente].

En tercer lugar, Yemen es considerado por muchos en el Golfo, especialmente los saudíes, como la tierra de sus antepasados. La actual Arabia Saudí y gran parte de Yemen formaban parte de la dinastía Ziyadid. El abuelo de Osama Bin Laden, Awad Bin Laden, por ejemplo, procedía del pueblo de Al-Rubat, en el Hadramout de Yemen. Hay muchas familias prominentes en Arabia Saudí que todavía tienen fuertes lazos en Yemen. Mohammed Bin Salam comprende la resonancia de esos sentimientos entre los saudíes y otros habitantes de la región. El linaje histórico, por tanto, le permitió vender la idea de ir a la guerra en Yemen, en particular a los países del Golfo. La victoria de Bin Salman en Yemen le habría colocado sin duda en un alto pedestal en la política regional y, de hecho, en la internacional.

Sin embargo, el proyecto de Bin Salman en Yemen resultó contraproducente; la guerra ha sido criticada internacionalmente y ha provocado graves conflictos humanos. Además, aparte del daño a la imagen personal de los saudíes y de Bin Salman personalmente, la guerra ha sido financieramente agotadora para la coalición. También ha creado un sufrimiento humano sin precedentes, ha desplazado a millones de personas y ha provocado millones de muertos y heridos. Y lo que es más importante, la guerra ha polarizado aún más la composición política de Yemen y de la región.

OPINIÓN: La CPI es una herramienta del Occidente arrogante e imperialista

Tras siete años de sufrimiento humano y destrucción de infraestructuras, Mohamad Bin Salman y la coalición que dirigió en esta guerra están negociando con los houthis. Los Houthis están envalentonados por la tregua, a pesar del poder de fuego que han soportado de la coalición. Bin Salman, por su parte, entra en esta tregua con el ego herido y humillado. Además, sus principales aliados con los que inició la guerra la abandonaron, lo que añade tensión financiera a Arabia Saudí. En octubre de 2019, EAU anunció que retiraba sus últimas tropas de Yemen. Qatar se vio obligado a retirarse de la guerra en 2017 cuando Bahréin, los EAU, Arabia Saudí y Egipto lideraron un bloqueo terrestre, marítimo y aéreo del Estado de Qatar.

Sin duda, Irán se siente envalentonado y su política exterior reivindicada al anotarse otro tanto. En el pasado reciente, el presidente Bashar Al-Assad de Siria, otro aliado de Irán, fue admitido de nuevo en la arena política mundial normal, a pesar de los crímenes atroces que cometió y del uso de armas químicas contra su pueblo. En Líbano, Irán también sigue gozando de apoyo popular y dominando la política de ese país, a través de su apoderado en él, Hezbolá. Hezbolá es ampliamente considerado como "un ejército musulmán contra el pueblo oprimido de Palestina" en ausencia de fuerzas de combate creíbles fuera de la Palestina ocupada.

El resultado de la guerra en Yemen no es el que Bin Salman esperaba. Arabia Saudí se encuentra con enormes problemas de imagen pública mundial, que se complicaron aún más con el asesinato del periodista Jamal Khashoggi. Khashoggi fue asesinado y su cuerpo desmembrado por un equipo técnico saudí altamente capacitado y vinculado a Mohammed Bin Salman. Bin Salman entró en la guerra con la esperanza de demostrar que sus críticos estaban equivocados y establecerse como líder en la política mundial; no ha logrado ese objetivo. En cambio, las acciones en Yemen han envalentonado tanto a Irán como a los hutíes.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
Arabia SauditaArtículosArtículos de OpiniónOriente MedioRegión

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines