Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La CPI es una herramienta del Occidente arrogante e imperialista

Vista exterior de la Corte Penal Internacional (CPI) el 20 de julio de 2018 en La Haya, Países Bajos [Ant Palmer/Getty Images].

La noticia de que Al Jazeera Media Network ha llevado al gobierno racista y del apartheid de Israel ante el Tribunal Penal Internacional de La Haya por el asesinato de la periodista Shireen Abu Akleh es una buena noticia para todos los ciudadanos amantes de la paz y la justicia de todo el mundo. Esperamos que Al Jazeera tenga éxito en su empeño de buscar justicia en nombre de Shireen y su familia.

La presentación ante la CPI también incluirá el bombardeo por parte de Israel de la oficina de Al Jazeera en la Franja de Gaza en mayo del año pasado, así como sus frecuentes incitaciones y ataques contra los periodistas de la cadena que trabajan en los territorios palestinos ocupados.

La CPI sigue siendo un tema muy controvertido. Es uno de los fracasos más destacados de la ONU desde que se creó la organización internacional tras la Segunda Guerra Mundial. Una de las razones es simplemente porque se ha permitido ser utilizada por el arrogante e imperialista Occidente como una herramienta para castigar a aquellos - generalmente en el Sur Global - que se niegan a seguir la línea occidental. Está claro que hay una agenda racista en juego.

¿Por qué los países que hablan mucho de llevar a otros países o a sus dirigentes ante la CPI no son miembros de este organismo tristemente desacreditado? ¿Por qué sólo se recurre a la CPI cuando y donde los grandes del club occidental han metido la pata?

LEER: Grupos de derechos palestinos instan a la CPI a investigar el ataque israelí de 2021 contra Gaza

Consideremos lo que está ocurriendo actualmente en Ucrania, por ejemplo. Hay peticiones para que el presidente ruso Vladimir Putin sea llevado a la CPI y acusado de crímenes de guerra, apenas tres meses después de iniciada la guerra. Sin embargo, todos hemos sido testigos de lo que ha estado ocurriendo durante años en Afganistán, Irak, Libia, Siria y Yemen, pero todo el mundo se ha callado. En estos países se han cometido numerosos crímenes de guerra y han muerto cientos de miles, si no millones -la cifra real de víctimas probablemente nunca se conocerá- de personas, y sin embargo nunca ha habido ningún llamamiento serio para que la CPI procese a los responsables.

Vergonzosamente, cada vez que ha surgido la posibilidad de procesar a funcionarios occidentales por crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad, sus gobiernos han amenazado abiertamente a los fiscales de la CPI con sanciones e incluso con la detención. Esta escandalosa actitud ha dividido al mundo, pero las personas con conciencia pueden ver esto como lo que es: una farsa. Tan farsa, de hecho, que el arrogante Occidente ya ni siquiera intenta disimular su vergonzoso doble rasero e hipocresía. ¿Y Ucrania? La ocupación está mal y debe ser combatida. ¿Palestina? La ocupación es una "disputa" sobre la tierra, y el estado de ocupación de Israel debe ser apoyado a toda costa.

En la actualidad existe una creciente preocupación por el hecho de que la CPI, creada mediante la adopción del Estatuto de Roma de 1998, no sólo presenta defectos institucionales irreparables, sino que también se ha politizado. Por tanto, no ha estado a la altura de las esperanzas y visiones de sus padres fundadores.

La CPI se creó tras un largo proceso de negociaciones inspiradas en una visión posterior a la Segunda Guerra Mundial sobre la necesidad de garantizar que los autores de los crímenes más atroces conocidos por la humanidad no gozaran de impunidad e inmunidad. Que fueran juzgados ante un órgano jurídico internacional independiente y apolítico. Lamentablemente, y a pesar de las mejores intenciones de sus fundadores, la propia independencia e imparcialidad del tribunal -tan central y obvia para cualquier organismo tan vital e importante- fue viciada desde el principio al vincularlo constitucionalmente con la ONU.

LEER: Los asesinatos selectivos de Israel deberían ser parte de la denuncia de su violencia

Estados Unidos se ha opuesto a la firma y ratificación del Estatuto de Roma porque, si lo hace, la CPI podrá hacer que los líderes militares y políticos estadounidenses rindan cuentas de sus acciones de acuerdo con el estándar global de justicia. En otras palabras, Estados Unidos no podría proteger a sus ciudadanos acusados de crímenes contra la humanidad, como por ejemplo, matar a sabiendas a inocentes atrapados en el fuego cruzado.

Sin embargo, Estados Unidos sigue afirmando que quiere proteger los derechos humanos de las personas de todo el mundo. La contradicción es evidente si la CPI es incapaz de juzgar a ciudadanos estadounidenses cuando se les acusa de perjudicar a esas mismas personas en todo el mundo.

Hay otra razón por la que Estados Unidos se resiste a ratificar el Estatuto de Roma y a formar parte de la Corte Penal Internacional. Washington tiene miedo de permitir que las pruebas se presenten en un tribunal abierto, lo que permitiría a los ciudadanos estadounidenses escuchar lo que se ha hecho a la gente común en todo el mundo por sus fuerzas armadas y en su nombre. Los dirigentes de la tierra de la libertad y el hogar de los valientes no pueden permitir que eso ocurra. Su noción de la libertad no se extiende a la búsqueda de justicia para aquellos cuyas vidas han cortado en tan gran número con una brutalidad inimaginable.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónCPIOrganizaciones InternacionalesRegión

Investigador senior/Jefe de la Oficina para África de la Red de Examen de los Medios de Comunicación en Johannesburgo (Sudáfrica).

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines