Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Ha llegado el momento de hacer política con Hamás?

El jefe político de Hamás, Ismail Haniyeh, en Estambul, Turquía, el 2 de diciembre de 2021 [Ömer Ensar/Anadolu Agency].

La llamada telefónica entre el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Sergei Lavrov, y el líder de Hamás, Ismail Haniyeh, se produce en medio de los enfrentamientos en Jerusalén. También se produce en el contexto de múltiples contactos internacionales con el movimiento, que buscan contener la escalada en los territorios palestinos ocupados, especialmente en la mezquita de Al-Aqsa, tras los intentos israelíes de asaltarla en la festividad de Pascua (Pésaj), una de las principales fiestas judías.

Los contactos rusos con Hamás han continuado durante muchos años y a diferentes niveles, ya que los líderes del movimiento han visitado Moscú en varias ocasiones y se han reunido con funcionarios rusos. Sin embargo, esta vez, la llamada de Lavrov puede situarse en un contexto diferente: un contexto de deterioro de las relaciones ruso-israelíes.

Parece que la tensión entre Moscú y Tel Aviv se ha reflejado positivamente en las relaciones rusas con la parte palestina, ya que, hace unos días, el presidente ruso Vladimir Putin llamó al presidente de la Autoridad Palestina (AP) Mahmoud Abbas y mostró su apoyo a los palestinos. Independientemente del contenido de la llamada, el momento es muy significativo.

Hay que admitir que los rusos han tratado la cuestión palestina de forma más racional y realista que sus homólogos europeos y estadounidenses. Durante varias décadas, Estados Unidos y Europa aplicaron una política inútil para tratar esta compleja cuestión, basada en el aislamiento de las influyentes fuerzas palestinas sobre el terreno. Intentaron someterlas y domesticarlas, obligándolas a abandonar las demandas y los sueños de su pueblo, como hicieron con la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) y luego con la AP. Hicieron que estas fuerzas se identificaran con la ocupación israelí, transformándolas en una herramienta más de represión contra el pueblo palestino en manos de la ocupación israelí, terminando prácticamente sin una parte palestina con la que negociar.

LEER: Cabe recordar que fue Hezbolá quien liberó el sur del Líbano de la ocupación israelí, mediante la lucha armada

EE.UU. y Europa siguen jugando el mismo juego de seguridad con Hamás y el resto de las organizaciones de la resistencia palestina, incluida el ala política, incluyéndolas en las listas de terroristas, criminalizando la comunicación con ellas y cortando los canales de comunicación política y diplomática. Al mismo tiempo, los gobiernos "occidentales" se han sometido a sangre y fuego a la realidad impuesta por Hamás y no han encontrado escapatoria a la hora de acercarse a través de los canales de la puerta trasera, pensando que, al no tener contacto directo con Hamás, le estarían privando de legitimidad. Sin embargo, olvidan que este movimiento ganó legitimidad a través del pueblo palestino, no a través del reconocimiento extranjero.

Hamás no sólo dispara cohetes. Ha gestionado eficazmente a los dos millones de habitantes de la Franja de Gaza, a pesar de los 16 años de asedio israelí y las cuatro guerras. Esto incluye el funcionamiento de oficinas gubernamentales, escuelas, universidades, servicios sanitarios, medios de comunicación, lugares de culto, policía, guardacostas, tribunales, bancos e instalaciones recreativas. Tiene un buen dominio sobre la tierra y la población y consigue aplicar la ley y el orden en sus territorios. Ha demostrado un alto nivel de profesionalidad a la hora de hacer frente a la pandemia de COVID-19 y a la economía. Desde el punto de vista político, mantiene relaciones cordiales con la mayoría de las facciones palestinas y mantiene relaciones relativamente buenas con la mayoría de los países árabes, especialmente Egipto, Jordania y Líbano.

Por lo tanto, cada vez que los asuntos están a punto de escapárseles de las manos y toda la región está al borde de la inestabilidad, Europa y Estados Unidos toman la iniciativa de comunicarse con Hamás a través de mediadores para remediar la situación. Por desgracia, no tienen el valor de decir "basta ya" a esta inútil política de seguridad que no ha producido más que tragedias para todos. Ha llegado el momento de una nueva política, más eficaz y realista, basada en el reconocimiento del otro, aunque sea un enemigo, y de desistir de ignorar los hechos sobre el terreno.

LEER: Israel se aprovecha del trauma palestino de la Nakba

El reciente informe del International Crisis Group representa un serio intento en esta dirección en cuanto a su llamamiento a los países occidentales para que abandonen las condiciones del Cuarteto, que incluyen la exigencia de que Hamás reconozca a Israel, renuncie a la violencia y acepte todos los acuerdos concluidos por la OLP y la AP con Israel. Esto permitiría al movimiento, al menos, participar en un gobierno de unidad nacional palestino y apostar por una política realista que adopte una mayor implicación de las potencias internacionales en el conflicto. También permitiría adoptar una posición más razonable a la hora de tratar la cuestión palestina y enfrentarse a las medidas ilegales del gobierno israelí que pretenden ganar tiempo para cambiar el statu quo y hacer imposible la solución de los dos Estados. Deberían presionar para alcanzar un armisticio a largo plazo en la Franja de Gaza, recuperar el estatus legal de la mezquita de Al-Aqsa, detener las órdenes de desalojo y las demoliciones de casas en Jerusalén y Cisjordania y detener la expansión de los asentamientos.

A menos que los principales actores dejen el juego de la negación y acepten, en la práctica, no sólo de palabra, que existe, de hecho, un pueblo palestino que merece decidir su propio futuro y tener su propio estado independiente en el suelo de sus antepasados, el conflicto seguirá aumentando en frecuencia y magnitud, hasta desestabilizar y quemar lugares muy alejados de Palestina.

Hay que encontrar soluciones que, al final, permitan salir del ciclo de la violencia en lugar de esperar a que la región estalle a cada paso.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

El Dr Mohammad Makram Balawi es un autor palestino establecido en Estambul. Preside el Asia-Middle East Forum.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines