Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El mayor reto del Líbano es conseguir un cambio real, pero no parece estar en la agenda

Una mujer sostiene la bandera libanesa alrededor del lugar de la explosión mortal en el Puerto de Beirut que provocó explosiones masivas el 4 de agosto en Beirut, Líbano, el 9 de agosto de 2020 [Houssam Shbaro/Anadolu Agency].

Las elecciones parlamentarias de Líbano se observan con gran interés en todo el mundo debido a la naturaleza del Estado y a su importante ubicación estratégica junto a Israel. La presencia de Hezbolá, uno de los apoderados más importantes de Irán en la región, es un factor clave dada su abrumadora influencia en Líbano.

Tanto es así que existe un Estado dentro del Estado, con Irán como gobernante de facto, que tiene las llaves del gobierno libanés. La milicia de Hezbolá está armada con misiles, armas pesadas y todo tipo de equipo militar, con más de 100.000 combatientes, según el secretario general de Hezbolá, Hassan Nasrallah, quien añadió que Irán paga su comida, bebida, tratamiento médico y vivienda, así como las pensiones; todo lo proporciona Irán.

Por eso el pueblo libanés dice que Irán está ocupando el Líbano y que su país necesita obtener su independencia. Estos deseos no son meras palabras por las palabras; surgen de la ira del pueblo ante la infiltración de Hezbolá en todos los niveles del Líbano. Estas preocupaciones fueron confirmadas por un funcionario político de Irán que dijo: "Irán ocupa las capitales de cuatro estados árabes: Líbano, Irak, Siria y Yemen".

LEER: Egipto dictó la mayor cantidad de sentencias de muerte en todo el mundo en 2021

Aquí radica la importancia de las recientes elecciones parlamentarias; se consideran una etapa clave en Líbano, especialmente en medio de una grave crisis económica. Los bancos están en quiebra y los depositantes han perdido su dinero; la tasa de inflación está aumentando; hay una pobreza masiva; y hay una disminución significativa del valor de la moneda nacional, que ha perdido cerca del 90% de su valor. El pueblo libanés está frustrado y muchos no se han molestado en votar porque están cansados de todo el proceso y asqueados por la probabilidad de que la misma camarilla gobernante de siempre vuelva a ocupar el cargo. El liderazgo de las sectas libanesas es un cargo vitalicio y se transmite a la siguiente generación como una herencia. De ahí que la participación electoral haya sido menor que en 2018, incluso entre los chiíes, la base natural de apoyo de Hizbulá, a pesar de que Nasrallah y Nabih Berri instaron a sus partidarios a participar en gran número y los tentaron con dinero para que lo hicieran. Sin embargo, muchos se quedaron en casa para expresar su ira y descontento porque no tienen verdadera libertad de elección y no pueden acudir a los colegios electorales para derrocar a estos líderes.

Líbano, una larga historia de desastres y crisis - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente].

Las elecciones pusieron fin a dos meses de discusiones y tensiones sectarias entre candidatos y votantes. Todos afirman que quieren establecer un Estado civil fuerte sin sectarismo.

Los chiítas Hezbolá y Amal ganaron los 28 escaños asignados a la secta en base a las cuotas señaladas por el Acuerdo de Taif de 1992. La asignación cristiana se repartió entre el Partido de las Fuerzas Libanesas, liderado por Samir Geagea, que obtuvo 19 escaños y se convirtió en el mayor bloque que representa a los cristianos en el Líbano, mientras que el Movimiento Patriótico Libre, liderado por Gebran Bassil, yerno del presidente Michel Aoun, solo obtuvo 18 escaños en lugar de los 27 que obtuvo en 2018. La comunidad suní perdió mucho con el boicot electoral del Movimiento del Futuro, liderado por Saad Hariri. Esto ha debilitado a los suníes, que no tenían un liderazgo efectivo, por lo que sus votos se repartieron entre varios bloques y alianzas sospechosas.

A pesar de la odiosa ley electoral sectaria que Bassil había fabricado a su medida para que su partido ganara las elecciones, un grupo de jóvenes ajenos a las agrupaciones políticas y partidistas tradicionales consiguió entrar en las listas electorales por primera vez desde el final de la guerra civil en 1990. Estas nuevas fuerzas representan la corriente civil surgida del movimiento popular que surgió en octubre de 2019 y que pedía un cambio, rechazaba el sectarismo y exigía la reforma estructural del régimen y el derrocamiento de todos los viejos símbolos políticos, sin excepción. Su lema era "Todos significa todos". Estas nuevas fuerzas lograron obtener 15 escaños de los 128 y actualmente intentan formar un bloque conjunto.

LEER: Irán aún puede convertir las pérdidas en victorias si abandona su sectarismo

Sin embargo, la mayor sorpresa de estas elecciones ha sido la caída de todos los agentes y títeres del régimen sirio, como Emir Talal Arslan, jefe del Partido Democrático Libanés, y Wiam Wahhab, jefe del Partido Tawhid, así como el vicepresidente del Parlamento, Elie Ferzli, a quien Damasco intentó salvar. Lo hizo alegando que había una urna para los votos de los expatriados en Siria que fue enviada con retraso, todo ello en beneficio de Ferzli, pero fue descubierto como un fraude y rechazado por la justicia.

Hezbolá ha perdido así a sus aliados, que eran mayoría en el Parlamento, aunque el partido y su aliado el Movimiento Amal conservaron todos los escaños asignados a los chiíes. Sin embargo, sus aliados de otros grupos perdieron sus escaños, especialmente en el Movimiento Patriótico Libre, la tapadera cristiana de Hezbolá y sus milicias, a pesar de su exigencia de que todos sus oponentes en las elecciones depongan las armas y las entreguen al ejército libanés. También pidió que el ejército fuera la única institución armada en el Líbano. Hassan Nasrallah, secretario general de Hezbolá, admitió esta derrota en televisión tras el anuncio de los resultados electorales.

Por lo tanto, los bloques parlamentarios y sus alianzas se distribuyen ahora entre varias fuerzas políticas, mientras que Hezbolá, el Movimiento Patriótico Libre y sus aliados tenían una mayoría parlamentaria tras las elecciones de 2018.

Líbano era la joya de Oriente Medio y el centro de la energía cultural y artística del mundo árabe. El país de la libertad era llamado la "Suiza de Oriente". Era el único país árabe que competía con Israel en términos de civilización, turismo y cultura. En cuanto Irán entró en el país y sus milicias se hicieron con su control, la capital árabe de la luz, Beirut, se convirtió en la capital de la oscuridad, la penumbra y la bancarrota.

¿Será capaz el nuevo parlamento de devolverle la luz y sacarla de las tinieblas, recuperando su belleza, su esplendor, su vitalidad y su libertad? Lo dudo, dado que Nabih Berri, de 90 años, ha sido elegido Presidente del Parlamento, cargo que ocupa desde 1992. El mayor reto del Líbano es conseguir un cambio real, pero eso no parece estar en la agenda política.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónLíbanoOriente MedioRegión

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines