Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El acto de equilibrio de Turquía mientras la OTAN busca expandirse

El ministro de Asuntos Exteriores turco, Mevlut Cavusoglu, en una reunión de la OTAN en Berlín, Alemania, el 15 de mayo de 2022 [Cem Özdel/Anadolu News Agency].

El posible ingreso de Suecia y Finlandia en la OTAN tuvo un mal comienzo a finales de la semana pasada, cuando el presidente turco Recep Tayyip Erdogan dijo que no tenía una opinión positiva de que las dos naciones nórdicas se unieran a la alianza militar. Aunque ambos son socios de la OTAN, los dos países consideran desde hace tiempo que la adhesión es una provocación innecesaria a Rusia, su poderoso vecino oriental. Sin embargo, la invasión de Ucrania por parte de Moscú ha provocado un replanteamiento radical de las políticas de seguridad en Estocolmo y Helsinki.

Turquía, por supuesto, es miembro de la OTAN desde 1952. Su pertenencia al bloque ha sido la piedra angular de su política de defensa y seguridad desde entonces. Como miembro de la OTAN, Turquía tiene el poder de bloquear la entrada de Suecia y Finlandia en el grupo de 30 miembros. El nuevo ingreso en la OTAN requiere la aprobación de todos los Estados miembros.

Uno de los principales puntos de fricción para Ankara son los supuestos vínculos entre los Estados nórdicos y el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) y sus diversas ramificaciones. Turquía, junto con muchos de sus aliados dentro de la OTAN, incluidos Estados Unidos y la UE, han designado al PKK como organización terrorista. El PKK ha llevado a cabo una rebelión contra el Estado turco desde 1984 que se ha cobrado la vida de decenas de miles de personas. Ankara afirma que Suecia y Finlandia apoyan al PKK, lo que puede complicar cualquier plan de adhesión a la OTAN.

El profesor Murat Yesiltas y el profesor Saul Takahashi discutieron conmigo las razones de Turquía para oponerse a la entrada de los Estados nórdicos en la OTAN, así como las preocupaciones de Ankara sobre la expansión del bloque. Yesiltas es el autor de Non-State Military Actors in the Middle East: Geopolitics, Strategy and Ideology. Es experto en seguridad internacional, terrorismo, estudios militares, radicalización étnica y religiosa, conflictos no estatales y asuntos kurdos. Takahashi es un antiguo funcionario de la ONU y enseña Derechos Humanos y Estudios para la Paz en la Universidad Jogakuin de Osaka.

LEER: Medios de comunicación, ideología y la guerra en Ucrania

Yesiltas me dijo que Turquía no se opone a la expansión de la OTAN per se desde una perspectiva geopolítica, pero tiene preocupaciones específicas sobre la adhesión de Suecia y Finlandia que no tienen relación alguna con los intereses rusos. La primera es la política de Suecia hacia el PKK y las Unidades de Protección Popular del PYD en Siria, que según Ankara están afiliadas al grupo terrorista kurdo.

Haciéndose eco de los comentarios del ministro de Asuntos Exteriores turco, Mevlut Cavusoglu, que el sábado dijo: "El problema es que estos dos países apoyan abiertamente al PKK y a las YPG y se comprometen con ellos", Yesiltas describió cómo Suecia se ha convertido en un "refugio seguro" para el PKK y sus afiliados. Explicó que Suecia es uno de los Estados europeos que "facilitan al PKK". Con cinco miembros del parlamento de los que se dice que están relacionados con el PKK, describió que el grupo es muy activo en el país.

"Suecia ha permitido que el PKK desarrolle apoyos, incluyendo una red de apoyo financiero", dijo Yesiltas, añadiendo que Turquía también tiene problemas con la actitud laxa de Suecia hacia los grupos de la sociedad civil que ofrecen apoyo al PKK. "Suecia está apoyando abiertamente las actividades del PYD en Siria a pesar de que Turquía ha designado al PYD y al YPJ como ramificaciones de los terroristas del PKK". Mencionó específicamente al Partido de la Unión Democrática, que es otra rama del PKK. Se dice que el gobierno sueco ha ofrecido hasta 300.000 dólares en apoyo financiero al PYD.

Otros países de la OTAN también apoyan al PYD y al PKK, señaló Yesiltas, y el debate sobre el ingreso en la OTAN de los estados nórdicos ha presentado una oportunidad perfecta para que el bloque aborde de forma compresiva las preocupaciones de seguridad de Ankara relacionadas con el PKK. El artículo 5 de la OTAN establece que los miembros están obligados al principio de defensa colectiva, y un ataque contra un miembro se considera un ataque contra todos los miembros. Hablar de solidaridad con los miembros de la OTAN no tiene sentido para Turquía si el bloque ignora a Ankara, como hizo durante la guerra de Siria al apoyar a los grupos afiliados al PKK, insistió Yesiltas.

Turquía también se opone a que las organizaciones afiliadas al movimiento de Fethullah Gülen reciban "refugio" en Finlandia. Ankara ha acusado al grupo de estar detrás del fallido golpe de Estado de 2016 y también lo ha calificado de organización terrorista.

LEER: ¿Qué hay detrás de la visita de Bashar Al-Assad a Teherán?

Además del apoyo de los Estados nórdicos al PKK, Ankara tiene otras preocupaciones generales sobre la expansión de la OTAN en este momento, señaló Yesiltas. Rusia ha culpado a la expansión de la OTAN de su propia invasión de Ucrania. Aunque Turquía no apoya en absoluto la agresión del presidente Vladimir Putin, Ankara desconfía de una nueva escalada bélica. Dadas las prioridades geopolíticas de Turquía, su interés mutuo en mantener buenas relaciones con Moscú y el hecho de que colinda con una región altamente estratégica, cualquier nueva inestabilidad y tensión expondrá a Ankara a más riesgos. "Si la expansión de la OTAN socava la arquitectura de seguridad de Turquía y el panorama geopolítico, la expansión de la OTAN será un problema para Turquía", advirtió Yesiltas.

Además, Turquía desempeña un "papel de equilibrio" entre los aliados de la OTAN y Rusia. Ankara mantiene importantes relaciones económicas con Rusia y disfruta de unas relaciones relativamente buenas con Moscú. Si la guerra se recrudece y Rusia continúa su agresión contra Ucrania e impide a los ucranianos acceder al Mar Negro, dificultará el papel mediador de Ankara, como ha venido haciendo desde el inicio de la invasión en febrero.

Takahashi se mostró sorprendido por "lo abiertamente" que Suecia y Finlandia se han movido para entrar en la OTAN. "Esto me parece extremadamente peligroso, dado que la expansión irrestricta y abiertamente provocativa de la OTAN es realmente el principal impulso detrás de la invasión rusa de Ucrania", dijo. "Los movimientos de Finlandia en particular parecen muy imprudentes".

En cualquier caso, añadió, no está seguro de que Turquía esté realmente tan preocupada por Escandinavia. "Toda la narrativa de 'albergar terroristas del PKK' es forzada y francamente no es tan importante. Más bien, lo que Turquía parece estar haciendo es un juego político de gallinas para aumentar su influencia dentro de la OTAN. No sé si llegaría a vetar la solicitud, pero podría hacerlo, y ciertamente Estados Unidos ya está trabajando para asegurarse de que eso no ocurra".

LEER: La crisis económica en Turquía desencadena actos racistas

Takahashi explicó que todos los estados necesitan hacer lo que puedan para fortalecer sus posiciones, y Turquía tiene muy buenas razones para hacer lo que está haciendo, ya que ha estado jugando un delicado acto de equilibrio entre Occidente y Rusia. "Turquía es un actor regional importante, y eso implica una cooperación/coexistencia con Rusia en diversos foros que tiene que ir más allá del marco simplista de Occidente contra Rusia sobre el que se construye la OTAN y que los estadounidenses y los británicos se empeñan en subrayar. En general, la expansión de la OTAN pone a Turquía en una posición delicada, y no le entusiasma la idea".

En los últimos acontecimientos, la OTAN y Estados Unidos han dicho que confían en que Turquía no impedirá el ingreso de Suecia y Finlandia en la alianza, a pesar de las reservas de Ankara. Además, Cavusoglu ha dicho que sus conversaciones con sus homólogos sueco y finlandés en Berlín habían sido útiles.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónOriente MedioTurquía

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines