Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Irak prohíbe los vínculos con Israel y demuestra que sólo los Estados árabes alineados con Irán se oponen al sionismo

Manifestantes en apoyo a Palestina en Bagdad, Irak, el 15 de mayo de 2021 [AHMAD AL-RUBAYE/AFP/Getty Images].

El miércoles, el Consejo de Representantes iraquí aprobó, en primera lectura, un proyecto de ley que prohíbe la normalización de los vínculos con Israel. Si se aprueba, convertirá a Irak en el primer Estado árabe en criminalizar formalmente la normalización con el Estado de ocupación.

La legislación, que también se aplicará a la región autónoma del Kurdistán (KRI), titulada "Prohibición de la normalización y el establecimiento de relaciones con la entidad sionista", fue presentada por el bloque sadrista, el más numeroso del Parlamento iraquí, dirigido por el influyente clérigo chiíta Moqtada Al-Sadr, que anunció su intención de presentar el proyecto de ley el mes pasado.

Invocando entonces una retórica populista, Al-Sadr declaró en Twitter que la "cuestión de la normalización y las ambiciones israelíes de dominar nuestro querido Irak" era una de las razones fundamentales por las que el Movimiento Sadrista volvía a participar en el proceso electoral. La coalición sadrista fue la que más escaños obtuvo en las elecciones parlamentarias del país celebradas en octubre, que no han permitido la formación de un nuevo gobierno.

En medio de un nuevo estancamiento político, Al-Sadr anunció ayer que, al no conseguir su bloque formar un gobierno mayoritario, los sadristas se convertirán en la oposición durante un tiempo, dando paso a otros bloques para formar un gobierno.

El proyecto de ley, que amenaza con la pena de muerte o la cadena perpetua, no sólo criminaliza la normalización de las relaciones con Israel, sino que prohíbe "el establecimiento de relaciones diplomáticas, políticas, militares, económicas y culturales y de cualquier otro tipo con la entidad sionista invasora".

Irak, que nunca ha tenido relaciones diplomáticas con Israel, no es el primer Estado árabe que tiene leyes antinormalización. Entre las primeras fueron las adoptadas por Líbano con la Ley de Boicot de 1955, que prohíbe a los libaneses entablar relaciones comerciales con Israel; sin embargo, podría decirse que la ley de Irak es más profunda, más que su propio código penal de la época baasista, que en su día castigaba con la pena de muerte la promoción o asociación con principios y organizaciones sionistas.

Todavía es demasiado pronto para comentar si el proyecto se aprobará formalmente, ya que un legislador iraquí explicó a The New Arab que "necesita pasar varias etapas para convertirse en ley, actualmente se ha dirigido a la comisión jurídica del parlamento, donde se harían muchos cambios y luego las demás comisiones del parlamento tendrían su opinión sobre el proyecto".

LEER: Israel debe rendir cuentas por el asesinato de Shireen

No obstante, el desarrollo legal es ciertamente oportuno, tras la mejora de las relaciones entre algunos Estados árabes con Israel, concretamente los EAU, Bahréin y Marruecos y, en menor medida, Sudán, por cortesía de los Acuerdos de Abraham de 2020. También se produce en medio de la reciente escalada de tensiones en la Palestina ocupada, con el movimiento de resistencia Hamás elogiando al parlamento iraquí por la ley propuesta. Hamás reconoció la "bien conocida" postura del pueblo iraquí hacia la causa palestina, al tiempo que pidió a "todos los parlamentos del mundo árabe e islámico" que siguieran su ejemplo.

Hace dos años, cuando se firmaron los acuerdos de normalización con la mediación de Estados Unidos, comenté que era evidente que sólo los Estados árabes alineados con Irán se oponían al sionismo. Esto sigue siendo cierto hoy en día, con las divisiones en el mundo árabe entre el "Eje de la Normalización", respaldado por Occidente, que consiste en "Estados árabes suníes moderados", y los gobiernos dirigidos por chiíes y los grupos no estatales apoyados por Irán que forman el "Eje de la Resistencia" (incluido el Estado sirio dominado por los alauitas y el gobierno de facto gobernado por los zaydíes en Sanaa, Yemen).

Estas líneas divisorias se harán más evidentes a medida que los Estados árabes restantes adopten una posición clara sobre el establecimiento o no de relaciones diplomáticas con Israel. Hay algunos Estados que se sitúan a medio camino, manteniendo importantes lazos tanto con Estados Unidos como con Irán, como Kuwait y Qatar, que han manifestado su oposición a la normalización con Israel antes de la creación del Estado palestino. Sin embargo, otros acontecimientos regionales dignos de mención han sido la inversión de 2.000 millones de dólares por parte del fondo soberano de Arabia Saudí en dos empresas tecnológicas israelíes de nueva creación, mientras que, en un ámbito más amplio, Turquía ha restablecido recientemente sus relaciones tanto con Riad como con Tel Aviv.

El presidente turco Recep Tayyip Erdogan (derech.) se reúne con el presidente israelí Isaac Herzog en la mansión presidencial en Ankara, Turkiye el 09 de marzo de 2022 [Murat Kula - Agencia Anadolu].

En el norte de África se encuentran Túnez y Argelia, que también mantienen vínculos cordiales con Irán. Túnez ya ha considerado la posibilidad de criminalizar la normalización, mientras que Argelia podría acercarse más a Irán en medio de la creciente cooperación militar entre el vecino Marruecos e Israel y las consiguientes tensiones entre Argel y Rabat, especialmente por la cuestión del Sáhara Occidental.

OPINIÓN: ¿Qué hay detrás de la visita de Bashar Al-Assad a Teherán?

Esto no quiere decir que Bagdad no haya recibido presiones para normalizar sus relaciones con Israel, sino que lo ha hecho, no sólo desde el exterior, sino también desde el interior, en concreto desde la región del Kurdistán, cuyas élites políticas tienen vínculos cálidos y bien establecidos con Israel. El año pasado, en una conferencia organizada por un grupo de reflexión estadounidense celebrada en Erbil, más de 300 líderes tribales pidieron la normalización con Israel. Sin embargo, este hecho fue rápidamente condenado por Bagdad y se emitieron órdenes de detención, y el gobierno federal lo calificó de "reunión ilegal".

A la inversa, podría decirse que Irak también está bajo la presión de Irán para que reprima la creciente presencia israelí y las células de la oposición kurda iraní en la KRI. En marzo, el Cuerpo de Guardias Revolucionarios Islámicos de Irán (IRGC) afirmó haber llevado a cabo un ataque con misiles balísticos contra supuestos objetivos del Mossad en Erbil. Se ha especulado que fue por los planes de exportar el gas del Kurdistán a Turquía a través de un nuevo gasoducto en el que participa Israel.

El proyecto de propuesta se extendería a las empresas extranjeras que operan en Irak y que pueden tener vínculos comerciales con Israel, por lo que podría obligarlas a abandonar el país. Por tanto, si se aprueba, la ley podría beneficiar a las empresas iraníes con sede en Irak.

Por otra parte, el mismo día de la primera lectura del proyecto de ley, el CGRI bombardeó las montañas de la provincia de Erbil, donde anteriormente ha atacado a grupos "terroristas".

A pesar de ser presentado como un nacionalista iraquí y escéptico de la injerencia iraní, Al-Sadr es una especie de camaleón político y es difícil saber en qué dirección se dirige, como lo ejemplifica el anuncio de ayer. Sin embargo, tras los ataques con misiles de Irán, incluso Al-Sadr pidió que se investigaran los posibles emplazamientos israelíes en el Kurdistán, aunque también insistió en que Irak no debe verse arrastrado a los conflictos de otros países.

Cualesquiera que sean las razones que subyacen a la introducción de la nueva legislación, ésta tendrá consecuencias de gran alcance y alineará firmemente a Irak con el campo de la resistencia contra la normalización. Si se aprueba, la nueva ley constituirá una audaz declaración de desafío por parte de Irak frente a la creciente ola de normalización en la región. También reforzará la idea de que sólo los Estados árabes alineados con Irán se oponen al sionismo.

LEER: ¿Pedirá el mundo justicia para Shireen Abu Akleh y evitará que Israel mate a más palestinos?

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegión

Omar tiene un máster en Seguridad Internacional y Gobernanza Global por la Universidad de Londres, Birkbeck. Ha viajado por todo Oriente Próximo, incluso estudiando árabe en Egipto como parte de su licenciatura. Sus intereses incluyen la política, la historia y la religión de la región MENA.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines