Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Israel debe rendir cuentas por el asesinato de Shireen

Protesta contra el asesinato de la periodista de Al-Jazeera Shireen Abu Akleh a manos de las fuerzas israelíes el 12 de mayo de 2022 [Arif Hüdaverdi Yaman/Anadolu Agency].

Como un gusano en un anzuelo, Tel Aviv se desliza y se retuerce por el asesinato de la periodista palestina Shireen Abu Akleh.

Sin mostrar ningún tipo de vergüenza, el Estado sionista comenzó a lanzar mentiras y una narrativa falsa en el momento en que la icónica periodista de Al-Jazeera cayó al suelo, dando su último aliento.

No hay duda de que Israel es culpable de un crimen de guerra y, si queda algo de justicia en esta parte del mundo, el francotirador israelí que apretó el gatillo debe ser llevado ante la Corte Penal Internacional.

Los soldados rusos que atacaron a los periodistas ucranianos están siendo investigados con la debida celeridad, por lo que las Naciones Unidas deberían actuar con la misma rapidez para llevar al asesino de Shireen ante la justicia.

La bala del francotirador le atravesó el cráneo justo por debajo de la oreja. Menos de un centímetro en cualquier dirección, y ella habría estado protegida por su casco o chaleco antibalas de cuello alto que estaba claramente marcado como "Prensa".

LEER: El legado de Shireen Abu Akleh debería provocar sanciones a Israel

No se trata de una situación de "fuego cruzado" ni de una bala desviada o aleatoria. Fue la labor de un francotirador de precisión que apretó tranquilamente el gatillo del arma tras fijar a Shireen en su punto de mira. En otras palabras, un asesinato a sangre fría.

Shireen, cristiana palestina con nacionalidad estadounidense, era una célebre periodista con una impresionante carrera de tres décadas cubriendo Oriente Medio. Completamente intrépida, se pasó la vida esquivando balas en las tierras palestinas ocupadas para informar sobre historias para la emisora con sede en Doha.

Como escribió ayer el profesor Kamal Hawwash en Memo: "Shireen no es la primera periodista palestina asesinada por un Estado que sigue actuando por encima de la ley y que considera a todos los palestinos como infrahumanos. Esto es, en parte, lo que ha llevado a tres grupos de derechos humanos, B'Tselem, Human Rights Watch y Amnistía Internacional, a concluir que las políticas israelíes cumplen la definición de Apartheid del Estatuto de Roma".

Shireen había acudido al campo de refugiados de Yenín el miércoles por la mañana temprano, unos días antes de las conmemoraciones de la Nakba de 1948. La veterana periodista estaba cubriendo la última serie de incursiones en la ciudad cisjordana y ella y su productor, que recibió una bala en la espalda, se dieron a conocer a las fuerzas israelíes que ya estaban allí.

Inmediatamente después de que empezara a resonar el significado de su muerte, se tuitearon las palabras de la Primera Ministra, Naftalie Bennett: "Según la información que hemos recabado, parece probable que palestinos armados -que estaban disparando indiscriminadamente en ese momento- fueran los responsables de la desafortunada muerte del periodista".

LEER: ¿Pedirá el mundo justicia para Shireen Abu Akleh y evitará que Israel mate a más palestinos?

Supongo que si se tiene en cuenta que el Estado israelí se construyó sobre una mentira, no debería sorprendernos demasiado que sus dirigentes vomiten noticias falsas y relatos falsos sobre los crímenes de guerra cometidos por los militares descontrolados del régimen.

Alguien que lo sabe bien es la madre del fotógrafo Tom Hurndall, Jocelyn, que tuiteó: "La afirmación de Israel de que un palestino fue "probablemente" responsable del asesinato de Shireen es un calco del "informe" fabricado por Israel cuando un francotirador de las FDI disparó a mi hijo, Tom. Mostró la ubicación y la línea de fuego equivocadas, y no había pistoleros palestinos en la zona".

Vi un vídeo gráfico que mostraba claramente el momento en que le dispararon, y cómo los que estaban a su alrededor recibían fuego continuo de los soldados israelíes mientras intentaban mover su cuerpo... una prueba más de los crímenes de guerra.

Tel Aviv sabe muy bien que Shireen fue asesinada por uno de los suyos, pero sigue intentando enturbiar las aguas mientras no muestra ni un ápice de remordimiento.

¿Cuándo pondrán fin sus partidarios, incluidos los que se sientan en Washington, Westminster, Bruselas y las Naciones Unidas, a las mentiras, los asesinatos y los crímenes de guerra cometidos por el Estado canalla de Israel?

Shireen no es la primera periodista palestina asesinada por el Estado sionista, pero todos podemos asegurarnos de que sea la última si su asesino es detenido, acusado y entregado a la CPI.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegión

La periodista y autora británica Yvonne Ridley ofrece análisis políticos sobre asuntos relacionados con el Oriente Medio, Asia y la Guerra Mundial contra el Terrorismo. Su trabajo ha aparecido en numerosas publicaciones de todo el mundo, de Oriente a Occidente, desde títulos tan diversos como The Washington Post hasta el Tehran Times y el Tripoli Post, obteniendo reconocimientos y premios en los Estados Unidos y el Reino Unido. Diez años trabajando para grandes títulos en Fleet Street amplió su ámbito de actuación a los medios electrónicos y de radiodifusión produciendo una serie de películas documentales sobre temas palestinos e internacionales desde Guantánamo a Libia y la Primavera Árabe.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines