Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El lugar del asesinato de la periodista Shireen Abu Akleh se convierte en un memorial

JENIN, Cisjordania - 12 DE MAYO: Palestinos colocan flores en el lugar donde la periodista de Al Jazeera Shireen Abu Akleh fue asesinada por las fuerzas israelíes en Jenin, Cisjordania, el 12 de mayo de 2022. ( Nedal Eshtayah - Agencia Anadolu )

El lugar del asesinato de la periodista Shireen Abu Akleh, a la entrada del campo de refugiados de Yenín, se ha convertido en un memorial para los palestinos.

Desde las primeras horas de la mañana del jueves, los palestinos han acudido en masa desde diversos lugares para visitar el lugar donde fue disparada Abu Akleh para depositar flores y rezar por ella.

En los árboles que rodean la zona se han colgado fotos de Abu Akleh, junto con banderas palestinas y un keffiyeh tradicional.

En el suelo donde Abu Akleh cayó tras ser tiroteada había ramos de flores y cartas.

Uno de los mensajes decía: "La imagen se aclaró, y la cobertura estuvo ausente. Shireen Abu Akleh es una palabra que no muere. Que tu alma descanse en paz".

El miércoles por la mañana, el Ministerio de Sanidad palestino anunció la muerte de Shireen Abu Akleh: "A consecuencia de los disparos del ejército israelí en la ciudad de Yenín".

La cadena Al-Jazeera y la Autoridad Palestina acusaron a Israel de haber matado deliberadamente a Shireen Abu Akleh disparándole mientras trabajaba, mientras que el ejército israelí dijo que sus conclusiones iniciales eran que había sido "asesinada por pistoleros palestinos."

Abu Akleh nació en Jerusalén en 1971 y fue una de las primeras corresponsales de Al Jazeera, incorporándose al canal en 1997.

Majd Owais, un joven que vive en una de las casas cercanas, dijo que asistió: "En honor a Shireen y a su gran papel nacional".

Añadió a la Agencia Anadolu: "Desde ayer, el lugar ha tenido constantemente ciudadanos que han venido a rezar por ella".

 

Owais continuó señalando los rastros de las balas: "Mira, esto es lo que las balas israelíes que explotaron dejaron en los árboles y las piedras. Estas balas son conocidas, sólo las utiliza el ejército israelí".

Dijo que Abu Akhleh, acompañada de sus colegas, llevaba un chaleco de prensa especial y que el ejército israelí vio su ubicación y les disparó directamente.

En el mismo lugar, Ayman Khalil, de la aldea de Anin, se quedó llorando. Dijo a la Agencia Anadolu que había decidido visitarlo: "el lugar del martirio de Abu Akleh, para rezar por ella y ver el lugar en el que fue atacada".

Y añadió: "todos lloramos a pesar de no conocer a Shireen personalmente, pero la conocemos por su cobertura informativa desde hace décadas. Shireen, has servido al país transmitiendo la imagen de la verdad".

LEER: Qatar e Irán responsabilizan a Israel del asesinato de la periodista de Al Jazeera

Mamoun Fashafsha, palestino de la aldea de Jaba', en la gobernación de Yenín, dijo a un corresponsal de la Agencia Anadolu que había venido: "Para inspeccionar el lugar del martirio y rezar por Abu Akleh".

Añadió: "Shireen significa mucho para nosotros, vivió en la memoria de generaciones, y su recuerdo permanecerá durante muchos años. Shireen ha informado de muchos acontecimientos a lo largo de muchos años. Es una luchadora de la resistencia y dio a la causa palestina lo que otros no pudieron aportar, a través de su voz y su cobertura."

Fashafsha acusó a las autoridades israelíes de atacar deliberadamente a Abu Akleh por su papel pionero en la cobertura periodística y la denuncia de los crímenes israelíes.

Muchos residentes del campo de Yenín recuerdan a Abu Akleh durante su cobertura de la invasión israelí del campo en 2002.

Umm Ahmed Freihat, residente del campo, dijo entre lágrimas: "Shireen vivió la batalla del campo con nosotros. Informó de las masacres israelíes y de la destrucción que dejaron tras de sí. Buscó a nuestros hijos entre las ruinas".

En una entrevista con la Agencia Anadolu, añadió: "Estaba sedienta y sin agua. Su ropa estaba sucia, así que le di ropa de mi casa. Shireen se fue y su ausencia golpeó mi corazón como un rayo".

En abril de 2002, el ejército israelí entró en la ciudad de Yenín y su campamento, y en diez días murieron al menos 52 palestinos, la mitad de ellos civiles. Alrededor de 150 edificios quedaron completamente destruidos, decenas parcialmente y unas 435 familias fueron desplazadas, según informes de derechos humanos.

Categorías
NoticiasPalestinaSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines