Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Las observaciones del Banco Mundial sobre la economía palestina pasan por alto el colonialismo y el apartheid de Israel

Banco Mundial en Washington, Estados Unidos [pingnews.com/Flickr].

La ayuda humanitaria, que ha desempeñado un papel importante en el estancamiento de Palestina y de los palestinos, es uno de los factores mencionados en el último análisis del Banco Mundial sobre la grave situación económica de los territorios palestinos ocupados, según informa la agencia de noticias oficial de la Autoridad Palestina, Wafa.

El informe señala que, a pesar de que la economía palestina se está recuperando desde el déficit del 11,3% de 2020 hasta alcanzar un crecimiento del 7,1% en 2021, "la gestión de las políticas fiscales siguió siendo un reto, ya que el tamaño del déficit antes de la ayuda alcanzó los 1.260 millones de dólares, mientras que la ayuda alcanzó un mínimo histórico de sólo 317 millones de dólares en 2021."

OPINIÓN: La importancia estratégica de los palestinos en Israel en cualquier guerra que se avecine

En teoría y en la práctica, los Acuerdos de Oslo han firmado la destrucción de Palestina. La ayuda humanitaria, que seguía siendo una parte integral del ambiguo plan de construcción del Estado palestino por parte de la comunidad internacional, se ha entregado en gran medida a la AP, que está en deuda con la teoría del compromiso de los dos Estados y la narrativa de seguridad de Israel. Sin un enfoque coherente que tenga en cuenta la expansión colonial de Israel, el papel que desempeña la AP en el mantenimiento de la violencia colonial de Israel, así como las imposiciones de la comunidad internacional que impiden la aparición de un Estado palestino independiente a pesar de las declaraciones en sentido contrario, la ayuda humanitaria se ha convertido en sinónimo de proyectos que contribuyen a disociar políticamente a los palestinos de Palestina. Al fin y al cabo, la Palestina prevista por la comunidad internacional no tiene nada que ver con las aspiraciones de independencia del pueblo palestino, y está igualmente alejada de la memoria colectiva e histórica palestina.

Sin embargo, la dependencia de la ayuda humanitaria, que está disminuyendo rápidamente, continúa. Desde que Estados Unidos, bajo la administración Trump, cortó la ayuda humanitaria, varios países han seguido su ejemplo, y algunos condicionan la ayuda a la adhesión a nuevas imposiciones. El presidente estadounidense Joe Biden restableció en parte la ayuda humanitaria, pero con un fragmento del presupuesto asignado anteriormente bajo otras presidencias estadounidenses.

LEER: Medios de comunicación, ideología y la guerra en Ucrania

Además, la ayuda humanitaria no aborda la causa fundamental de la situación económica palestina, que es la empresa colonial de Israel, sus políticas y prácticas de apartheid. Los donantes internacionales, que aportan cantidades cada vez menores de ayuda financiera humanitaria a la AP, no tienen reparos en fomentar sus vínculos con Israel. Y, de hecho, puede decirse que no hay discrepancia, ya que tanto Israel como la AP funcionan en niveles de corrupción diferentes pero complementarios. La principal preocupación de la AP por evitar un mayor declive económico está directamente relacionada con lo precaria que se ha vuelto su existencia. Del mismo modo, la preocupación de Israel por el declive económico de Palestina sólo tiene que ver con el mantenimiento del statu quo de tener a la AP en el poder, lo que garantiza la ausencia de un pensamiento y una acción política palestina independiente y representativa en términos de gobernanza.

Mientras tanto, Israel conserva los 3.800 millones de dólares anuales de ayuda militar de Estados Unidos, que le permiten controlar la economía palestina mediante la violencia, la vigilancia y la seguridad. El enfoque del Banco Mundial en el apoyo presupuestario es sólo una parte de lo que los palestinos necesitan y, aun así, la asistencia financiera no servirá de nada si no se aborda el colonialismo israelí. La discrepancia entre la prestación de ayuda humanitaria como algo temporal, aunque dure décadas, y la colonización de Israel como algo permanente, debe abordarse antes de aplicar otras medidas inútiles.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

MEMO Staff Writer

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines