Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Qué le queda a Turquía para estar en el campo occidental? La tragedia de Armenia y la última hoja de parra

Protesta Resist Genocide Denial Now (Resistir la negación del genocidio ahora) en el 107º aniversario del asesinato masivo de armenios, frente al consulado turco el 24 de abril de 2022 en Los Ángeles, California [David McNew/Getty Images].

La postura de Estados Unidos -y de la mayoría de los gobiernos occidentales- sobre la cuestión de la tragedia armenia de 1915 fue la última de una serie de posturas occidentales que perjudicaron sus relaciones con Turquía. A lo largo de las últimas décadas, a pesar de ser un aliado sincero e indispensable -como han dicho en ocasiones muchos líderes occidentales- Turquía ha recibido muchos reveses del campo occidental que han hecho tambalear su alianza y han puesto en peligro la seguridad nacional del país. Una situación que, al final y lógicamente, planteó la pregunta a los responsables turcos y a los expertos en relaciones internacionales "¿Qué le queda a Turquía para estar en el campo occidental?"

Tras el final de la Segunda Guerra Mundial, en 1945, Turquía no dudó en unirse al campo occidental, formado por Estados Unidos y la mayoría de los países de Europa occidental. En ese periodo, Turquía se sintió amenazada por la Unión Soviética, que pretendía tener el control de los estrechos turcos que conectan el Mar Negro con el Mediterráneo, una ruta fluvial esencial para las exportaciones rusas, así como pretendía ceder tierras turcas a la Unión Soviética.

Desde entonces, Turquía se definió como un aliado occidental y se situó junto al bando occidental frente al bando oriental soviético. Turquía hizo grandes contribuciones al bando occidental, empezando por la Guerra de Corea de 1950 a 1953, y luego uniéndose a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) en 1952 y permitiendo que se establecieran bases militares y de inteligencia en los territorios turcos para hacer frente a cualquier amenaza soviética.

LEER: Turquía y Armenia reiteran su objetivo de "alcanzar la plena normalización"

A pesar de las numerosas contribuciones de Turquía al campo occidental durante el periodo posterior a la Segunda Guerra Mundial -reconocidas por muchos de los líderes estadounidenses y europeos-, sin embargo, Turquía no fue recibida con la gratitud que corresponde a sus contribuciones y a su papel en el éxito del campo occidental. Durante los periodos de la Guerra Fría y la posguerra fría, hubo muchos reveses del mundo occidental hacia Turquía.

La cuestión de Chipre fue un ejemplo de la posición occidental contra Turquía. Estados Unidos, y muchos de los gobiernos europeos, se pusieron del lado de la narrativa griega en el caso de Chipre e impusieron sanciones a Turquía, incluido un embargo militar, tras su operación militar en 1974 en Chipre para proteger a los turcochipriotas de la represión de los grupos terroristas grecochipriotas que intentaban sistemáticamente obligar a los turcochipriotas a abandonar sus tierras. Sin embargo, Turquía siguió siendo un aliado sincero del campo occidental y se mantuvo atado a sus compromisos en el marco de la alianza.

En otro desprecio por las amenazas a la seguridad de Turquía, Estados Unidos denegó la importación de capacidades de defensa a Turquía, que las necesitaba urgentemente en el curso de su lucha contra el grupo terrorista PKK, un grupo responsable del asesinato de decenas de miles de turcos en las últimas cuatro décadas.

Un helicóptero de ataque AH-1W Super Cobra de fabricación estadounidense el 16 de julio de 2020 [SAM YEH/AFP vía Getty Images].

En 1996, EE.UU. bloqueó la venta de los helicópteros de ataque Cobra, de fabricación estadounidense, a Turquía; en 2012, EE.UU. también rechazó una solicitud de Turquía para adquirir drones armados Predator. Además, EE.UU. rechazó la provisión a Turquía de un sistema de defensa aérea, tras lo cual se dirigió a Rusia para comprar su sistema de defensa aérea de última generación S-400 y, finalmente, EE.UU. lo retiró del programa de producción conjunta del caza estadounidense F-35.

Además, la administración estadounidense, incluida Francia, no comprendió las preocupaciones de seguridad de Turquía en el norte de Siria, donde la anterior administración de Donald Trump amenazó con aplastar la economía turca si continuaba con sus operaciones militares en el norte de Siria.

Estados Unidos no se detuvo en este punto. Dos grupos considerados por Turquía como grupos terroristas -el grupo YPG/YPJ y la entidad FETO- no son considerados por EEUU como grupos terroristas. En cambio, Estados Unidos les proporciona su apoyo y respaldo. EE.UU. proporcionó a los grupos YPG/YPJ -la rama siria del PKK- cientos de millones de dólares en armas, a pesar de la advertencia de Turquía contra dicho apoyo, y EE.UU. sigue acogiendo a Fetullah Gulen -jefe de la Organización Terrorista Fetullah (FETO)-, una entidad terrorista acusada de ser el cerebro del golpe de Estado derrotado en 2016 en Turquía.

El caso de Armenia: la última hoja de parraLos consecutivos presidentes de EE.UU. fueron cautelosos al evitar el uso de la palabra "genocidio" para describir lo ocurrido a la comunidad armenia que vivía en el este de Anatolia bajo el Imperio Otomano en 1915, que fue testigo de los horrores de la Primera Guerra Mundial. En ese período, el pueblo armenio, los musulmanes y los kurdos del Imperio Otomano sufrieron las penurias y la tragedia de esa guerra, y cientos de miles de personas fueron asesinadas de todos estos grupos de personas.

Las comunidades armenias en el extranjero insistieron en negar las tragedias que les ocurrieron a otros y presionaron para que su propia narrativa de genocidio fuera adoptada por los gobiernos. Las administraciones anteriores de Estados Unidos, en virtud de sus vínculos estratégicos con Turquía, se resistieron a los intentos de los grupos de presión armenios, junto con los intentos de los congresistas pro-armenios, de reconocer lo sucedido a los armenios como genocidio.

En octubre de 2019, el Congreso de los Estados Unidos aprobó una resolución sobre el "Genocidio Armenio", haciendo que su reconocimiento forme parte de la política de los Estados Unidos. Además, el presidente Joe Biden, en un evento para recordar la tragedia armenia el 24 de abril de 2021, se refirió a la tragedia armenia como "genocidio" en una declaración publicada por la Casa Blanca y, recientemente, el 24 de abril de 2022 en el mismo evento, el presidente Biden también emitió una declaración conmemorando el 107º aniversario del inicio del "Genocidio Armenio."

LEER: Orientalismo, Ucrania y la enfermedad social de la solidaridad selectiva

La declaración de Biden fue recibida con duras críticas por parte de los dirigentes turcos, con el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, diciendo que la declaración del líder estadounidense estaba "basada en mentiras e información falsa". "El Sr. Biden debería primero aprender y conocer muy bien la historia de los armenios. No podemos perdonar este intento de desafiar a Turquía, a pesar de carecer de tal conocimiento", dijo el presidente Erdogan en un discurso televisado, comentando la declaración de Biden.

En definitiva, la adopción por parte de Estados Unidos de la narrativa armenia, y la ignorancia del llamamiento turco a examinar los acontecimientos basándose en las verdades históricas, puede considerarse como la última hoja de parra en las relaciones estratégicas entre ambos. Turquía ya no puede calificar sus relaciones con EE.UU. de "socio estratégico" y, por lo tanto, deberá buscar el fortalecimiento de las asociaciones estratégicas con otras potencias del mundo, incluidas Rusia y China, sobre la base de una política de diversificación y apertura hacia socios de diferentes partes del mundo, no sólo de Occidente.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArmeniaArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaEuropa y RusiaRegiónTurquía

Ahmed Asmar está doctorando en Relaciones Internacionales en la Universidad Yıldırım Beyazıt de Ankara (Turquía).

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines