Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Los medios de comunicación israelíes fallaron al Estado en su cobertura de los recientes ataques palestinos

Palestinos corren para cubrirse durante los enfrentamientos con las fuerzas de seguridad israelíes en la entrada norte de Ramallah, cerca del asentamiento israelí de Beit El, en la Cisjordania ocupada, el 11 de abril de 2022 [ABBAS MOMANI/AFP vía Getty Images].

Israel no sólo sufrió pérdidas humanas en los recientes ataques de palestinos solitarios en Beersheba, Hadera y Tel Aviv, sino que también sufrió otros daños no menos peligrosos. Entre ellos, la exposición a los medios de comunicación y al público en general de las identidades de los miembros de las unidades de las fuerzas especiales israelíes. Poco después del atentado de Tel Aviv, varias de estas unidades, policías y agentes del Shin Bet acudieron al lugar de los hechos, ofreciendo un regalo a las fuerzas de resistencia palestinas.

El personal de seguridad e inteligencia israelí dio su veredicto en un boletín de noticias en directo tras el sangriento ataque, calificándolo de "histérico e histórico" por haber dañado gravemente el anonimato de las unidades especiales en lo que fue una gravísima violación de la seguridad.

Cuando se supo que el pistolero seguía campando a sus anchas por Tel Aviv, se llamó a las unidades especiales del ejército israelí para que colaboraran en su búsqueda. Se les ordenó que estuvieran preparadas para intervenir rápidamente en circunstancias posiblemente extremas, como un escenario de toma de rehenes. Las unidades incluían la unidad de élite de las fuerzas especiales de la Fuerza Aérea israelí conocida como Shaldag. Los miembros de estas unidades han sido expuestos ahora en televisión, un asunto que se considera la filtración de un secreto de Estado. El ejército y las fuerzas de inteligencia están haciendo grandes esfuerzos para deshacer el daño.

LEER: La creciente geografía de la resistencia en Palestina: por qué Israel no puede derrotar a los palestinos

El hecho de que la operación se proyectara en directo en la televisión nacional ha sido calificado de "violación de la ley" en los círculos de seguridad israelíes. Aunque las bocas israelíes generalmente permanecen cerradas en temas tan delicados, los medios de comunicación han hecho saltar la tapadera de las unidades y han proporcionado a las fuerzas antiisraelíes una información inestimable.

Esto me lleva a lo que puede llamarse el caos en la gestión de la seguridad en Tel Aviv y el fallido discurso de la seguridad. A esto puede añadirse un periodismo irresponsable que ha provocado un aumento de la ansiedad pública, y la transformación del atentado palestino en una cuestión estratégica. Fue un regalo para los que intentan reunir toda la información posible sobre las Fuerzas Especiales de Israel que llevan a cabo operaciones dentro y fuera del Estado de ocupación.

Los israelíes no dudaron en expresar su frustración al ver que estas unidades especiales se enfrentaban a la amenaza de un palestino solitario que llevaba una pistola y quizás varios cartuchos. A primera vista, debería haber sido una tarea relativamente sencilla. Sin embargo, debido a que el pistolero disparó en un centro de entretenimiento lleno de gente, el resultado es que el público israelí siente una amenaza existencial, que afecta a decenas de miles de residentes de Tel Aviv, y a cientos de miles más que ven cómo se desarrollan los acontecimientos por televisión.

El primer ministro israelí, Naftali Bennett, prometió que su gobierno seguirá construyendo asentamientos ilegales en la Cisjordania ocupada - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente].

A pesar de los esfuerzos realizados por el ejército de ocupación y los servicios de seguridad para frenar este tipo de atentados, en Israel existe una creciente convicción de que su objetivo es crear ansiedad entre los israelíes. Todo lo ocurrido en los últimos días debe considerarse, por tanto, como un logro estratégico de los atacantes, gracias a la mala actuación y el comportamiento poco profesional de los medios de comunicación israelíes, y a la falta de conocimientos y habilidades de los funcionarios de seguridad.

De ahí que los expertos en medios de comunicación israelíes hayan criticado a las cadenas de televisión y a sus corresponsales que se desplegaron para cubrir el atentado de Tel Aviv. Todo el mundo vio claramente que los periodistas competían por emitir imágenes lo más emocionantes y aterradoras posibles, y por conseguir primeros planos de las unidades especiales que buscaban al atacante en un estado de histeria. Los medios de comunicación se aprovecharon de la falta de habilidades interpretativas y psicológicas de los funcionarios de seguridad, y la cobertura resultante parece haber dañado la resistencia mental del público israelí.

Mientras tanto, los círculos de seguridad israelíes reconocen que el atacante era muy hábil, porque hizo mucho daño con una sola pistola. Creen que la repetida exhibición de la operación de seguridad aumentó la ansiedad del público. En lugar de explicar que era posible que el atacante se moviera de una casa a otra, los espectadores pasaron largas, agotadoras e innecesarias horas viendo imágenes de soldados apuntando con sus armas a las puertas cerradas de las escaleras.

LEER: Los colaboradores y normalizadores con Israel han sido desenmascarados en el corazón de la nación

La conclusión es que las secuelas inmediatas del atentado de la calle Dizengoff, en el centro de Tel Aviv, revelaron la caótica gestión de la escena por parte de las autoridades, prolongando la ansiedad de la población y convirtiendo una operación táctica en una victoria estratégica. Las imágenes de televisión revelaron una doble pérdida de control: las fuerzas de seguridad no controlaron al atacante, entre otras cosas porque hubo una mala coordinación entre la policía y las unidades especiales del ejército; además, la cobertura de los medios de comunicación examinó muy de cerca la labor de las fuerzas de seguridad. No sólo estamos hablando de un posible daño a la inteligencia al exponer los rostros de los soldados y su forma de operar, sino también del fomento deliberado del pánico público.

En el exterior, algunos grupos israelíes también han expresado su descontento en los foros políticos, diplomáticos y de seguridad por la forma en que los medios de comunicación internacionales cubrieron los acontecimientos. Los medios de comunicación de todo el mundo señalaron que en Israel aumenta el temor a que se intensifiquen este tipo de atentados. Además, no se habló del atacante como "terrorista" o "militante", sino como "hombre palestino". Como era de esperar, el gobierno israelí ha calificado este hecho como un ejemplo de parcialidad de los medios de comunicación internacionales hacia los palestinos.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de Opinión

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines